Páginas vistas en total

lunes, 15 de noviembre de 2010

FRASES PARA PENSAR

              
               La amistad danza
               alrededor del mundo
               pidiéndonos a todos
               que nos despertemos
               para dar las gracias.
                                       (Epicuro)


                          Si no se espera,
                          no se dará
                          con lo inesperado.

                                                (Heráclito)



                      La vida se contrae
                                       o se expande
                      en proporción
                                       al propio coraje.

                                                          (Anaís Nin)




                      Albert Schweitzer



Frases y pensamientos de Albert Schweitzer:

El dolor es para la humanidad un tirano más terrible que la misma muerte.

Los años arrugan la piel, pero renunciar al entusiasmo arruga el alma.

Debemos luchar contra el espíritu inconsciente de crueldad con que tratamos a los animales. Los animales sufren tanto como nosotros. La verdadera humanidad no nos permite imponer tal sufrimiento en ellos. Es nuestro deber hacer que el mundo entero lo reconozca. Hasta que extendamos nuestro círculo de compasión a todos los seres vivos, la humanidad no hallará la paz.

Mientras el círculo de su compasión no abarque a todos los seres vivos, el hombre no hallará la paz por sí mismo.

Teniendo respeto y reverencia por la vida, entramos en una relación espiritual con el mundo.

Ninguna religión o filosofía que no se base en el respeto por la vida no es una religión o una filosofía verdadera.

La conciencia tranquila es un invento del diablo.

El miedo reina sobre la vida.

Desde una ingenua simplicidad se llega a la más profunda sencillez.

La bondad puede hacer mucho. Como el sol que derrite el hielo, la bondad evapora los malos entendidos, la desconfianza y la hostilidad.

La ética no es otra cosa que la reverencia por la vida.

Cualquiera que ha sido acostumbrado a cuidar de la vida de cualquier criatura viviente tiene una chance insignificante de arribar a la idea de que la vida humana es despreciable.

Soy solamente un médico vulgar y silvestre. Todo lo que quise fue fundar un pequeño hospital. Pero los pacientes comenzaron a llegar interminablemente y hubo quienes donaron tierras y otros que quisieron ayudar, de modo que creamos una gran familia.

Vivimos en una época peligrosa. El ser humano ha aprendido a dominar la naturaleza mucho antes de haber aprendido a dominarse a sí mismo.

Ejemplo es liderazgo.

Todo lo profundo es también sencillo y se puede reproducir simplemente, siempre y cuando su referencia a toda la verdad se mantenga. Lo que importa no es que sea ingenioso sino que sea cierto.

Siempre he celebrado con firmeza la idea de que cada uno de nosotros puede hacer algo para disminuir la miseria.

El hombre es un animal inteligente que se comporta como un imbécil.

Los ideales se parecen a las estrellas en el sentido de que nunca los alcanzamos, pero como los navegantes, con ellos dirigimos el rumbo de nuestras vidas.

El conocimiento de que somos todos seres humanos se pierde en la política y en las guerras.

El gran secreto del éxito es pasar por la vida como si nunca se hubiera conseguido nada.

El hombre debe poner fin a atribuir sus problemas al entorno, y aprender de nuevo a ejercer su voluntad, su responsabilidad personal en el ámbito de la fe y la moral.

El éxito no es la clave para la felicidad. La felicidad es la clave del éxito. Si le gusta lo que está haciendo, usted será un éxito.

La única cosa importante en la vida son las huellas de amor que dejamos atrás cuando tenemos que dejar las cosas sin preguntar y decir adiós.

La tragedia de la vida es lo que muere dentro de un hombre mientras vive.

El verdadero valor de un hombre no se encuentra en el hombre mismo, sino en los colores y texturas que cobran vida en otros.

Hay dos medios para refugiarse de la miseria de la vida: la música y los gatos.

No hay mayor religión que la ayuda humanitaria. Trabajar por el bien común es el mayor credo.

Afirmar la vida es para mí profundizar y exaltar la voluntad de vivir.

Según vamos adquiriendo conocimiento, las cosas no se hacen más comprensibles, sino más misteriosas.

Con veinte años todos tienen el rostro que Dios les ha dado; con cuarenta el rostro que les ha dado la vida y con sesenta el que se merecen.


Como un ciego no puede
negar la existencia de los colores... ,
como el sordo no puede decir
que la música no existe,
por no comprender la belleza
de una melodía...
Así, el incrédulo no puede negar
la existencia de Dios;
sólo puede decir que él no lo ha visto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario