Páginas vistas en total

jueves, 2 de diciembre de 2010

ARTICULOS Y OPINIONES

Aquí, os invito a leer algunos artículos de opinión... escritos por mí:





FEMINISMO  PELIGROSO


Han pasado ya más de 2 siglos... de que la Revolución Francesa nos trajo unos postulados que fueron la base para las Declaraciones del Hombre y de los Derechos Humanos, y también establecidos en la base de las Constituciones de muchos países, incluida nuestra novísima Constitución Europea: Libertad, Igualdad, Fraternidad.

Bueno, incluso hay quienes opinan (yo soy uno de los que pienso así) que ya “La Constitución Mundial del Siglo I en Pro de Un Nuevo Orden”  (o sea, el Evangelio de Cristo) ya hablaba bastante claro sobre estos VALORES FUNDAMENTALES.

Pero ahora resulta que hay quienes se vuelven a dar cuenta de que NO INTERESA un Mundo de IGUALES... que hay “intereses” (de algunos...) que se ponen en “crisis”.

Y se dice que el “orden establecido” está en peligro, que “la familia” se tambalea, que no se cuantas “instituciones” hacen agua, se hunden...  Se buscan “chivos expiatorios”: el laicismo, el feminismo..., antes fueron el materialismo o el comunismo...

Ahora, el Vaticano dice: que el feminismo moderno amenaza a la familia, pues la lucha del feminismo por el poder y la igualdad de géneros está socavando el concepto tradicional de familia.  Y que (¡tremendo peligro!), a los abusos de poder contra las mujeres, ellas responden con estrategias de búsqueda del poder; un proceso que (entiende el cardenal Joseph Ratzinger,  prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe), lleva a una rivalidad entre los sexos; cuya implicación más inmediata y nefasta va en detrimento de la estructura de la familia.

Sí, opina que las mujeres deben ser respetadas y tener los mismos derechos para el trabajo, pero que las diferencias entre los sexos deben ser reconocidas y exaltadas. En el texto se critican frontalmente los intentos del feminismo de eliminar las diferencias de género. 

Me parece que la Iglesia tendría que ser siempre “punta de lanza”. Y es verdad que proclama “Buenas Nuevas” constantemente, y habla de Fraternidad (cosa que ha de ir de la mano de la Justicia y de la Igualdad); pero, luego, resulta... ¡nos viene con un “documento” así y ¡la caga!.

Porque si hay “instituciones” que se ponen en crisis (ante los nuevos movimientos sociales), al intentar instaurar VALORES verdaderamente humanos, ¿no será que no debieran seguir manteniéndose tal cual,  que habría que ir cambiando según los “signos de los tiempos”?

¿A qué estos miedos? El mundo tiene que seguir el curso de la Historia. La historia tienen que seguir avanzando , que mirar atrás es pasado.

                                                             José-María Fedriani

 
 




HACIA UNA SOCIEDAD DIVERSA


La realidad es que marchamos... hacia una sociedad diversa.

Seguramente es que avanzamos hacia una “raza cósmica” que nos explicaba, hace años un antropólogo brasileño: todas la razas del mundo están llamadas a encontrarse-entrelazarse-mestizarse... Y, con ellas, con las razas, las diferentes maneras de ver y entender la realidad.

Está claro que avanzamos hacia una realidad globalizada. Podemos protestar, decir que no nos gusta eso de la globalización, que es algo que está movido por las grandes empresas multinacionales, etc. Pero... ¡esto no tiene vuelta de hoja!, una vez que hemos abierto las ventanas... ¡el aire fresco (o tórrido) ha entrado y ha invadido toda la casa!

Sí, irremediablemente, marchamos hacia una sociedad diversa y plural. Nos guste o nos moleste, esa es la realidad.

Y eso se traduce, cotidianamente,  en muchos y muy diversos aspectos: nuestros hijos e hijas se hacen amigos y amigas de personas muy muy “diferentes” de lo que nos imaginábamos...; incluso, alguna que otra vez, intimidan o hasta se llegan a emparejar con alguna persona de esas que, quizá, si nos la encontráramos por la calle, hasta le habríamos hecho un cerco para no topárnosla muy de cerca, “por si acaso”...

Y, si queremos “entrar” en la realidad que nos ha tocado vivir, y hacerlo éticamente, pues tenemos que “re-plantearnos” muchas cosas que, seguramente, hace unos años las teníamos muy claras y bien asentadas. Pero ¡hemos entrado en el siglo 21 con todos “sus flecos”!

Aunque a veces nos cueste, hasta nos duela, en nuestro planeta Tierra hay muchas y muy diversas culturas (creyentes y paganas)... y maneras de ver-sentir-vivir la realidad. Y como “las fronteras” van cayendo... pues, cada vez más, vamos en el mismo barco.

Como dice Pedro Casaldáliga: “El mundo es pluricultural, y debe serlo, para seguir siendo un mundo humano, y para que las diversas culturas de los diferentes pueblos continúen reflejando la imagen y semejanza de Dios con que van siendo creadas. Como cada persona es una imagen singular del Dios creador, cada pueblo es como una imagen colectiva de ese mismo Dios, que es comunidad trinitaria”.

Por eso, tenemos que abrirnos y adoptar una actitud de escucha receptiva y comprensiva de cómo la misma “realidad” es vista por otra gente...: cosas como ¿qué es una familia?, ¿una mujer y un hombre que deciden vivir juntos para siempre...?, ¿una comunidad de convivencia y amor recíproco?, ¿para siempre... o hasta que la convivencia deje de ser posible..., porque el amor se ha convertido en una larga lista de desencuentros y resentimientos?, o... ¿es un error de la naturaleza el sentir “de otra manera”, el querer vivir la sexualidad de un modo muy distinto a como yo me lo he planteado siempre?, ¿de verdad es un error de la naturaleza o, simplemente, es algo diferente, quizá minoritario...?

Sí, cada ser humano está en la vida porque el Padre-Dios lo ha querido ¿o no?... Y cada persona es “imagen y semejanza de Dios”, aunque se nos haya educado en que hay “imágenes” que mejor que no nos gusten... 

Seguiremos conversando.

                            Un abrazo, José-María

  




ES  INCREÍBLE...

 

Estuve unos día en la playa... Exactamente en Cádiz. Es increíble lo que se puede hacer con las nuevas técnicas... trayendo la arena de algún banco de arena submarina, ¡llenar la playa de arena nueva, hacerla más extensa, mejorarla paso a paso...!

Pero aún es más INCREÍBLE el poco civismo de algunas personas... Y quiero referirme a esa gente que se engancha al tabaco y parece como que, automáticamente, deja de pensar en los demás: es como que al colocarse detrás de un pitillo... ya se creen los dueños del mundo, cómo que ¡ya todo vale!.

Siempre me ha molestado la poca cultura cívica que suelen demostrar la mayoría de las personas fumadoras; muchas veces protestamos de quienes sacan sus perros a la calle y la dejan perdida de excrementos. Pero esto de los fumadores es aún peor: van por la vida ensuciando, quemando, destrozándolo todo, en muchos casos bienes públicos no recuperables.

Sí, me ha dado mucha pena ver como sobre la arena nueva de la playa de La Victoria, increíblemente, orillean ¡millones de asquerosas colillas!, mientras los DESGRACIADORES  FUMADORES van dejando tiradas sus míseras colillas, signo inequívoco de su increíble mísera educación cívica.



                                                      José-María Fedriani




LA EVENTUALIDAD DEL AMOR

Una vez más, hace unos días, he visto como un operario se encargaba de romper los cientos de candados abrochados al puente de hierro que da su comunicación a nuestra Triana.

Son símbolos de “te amaré para siempre” que, día a día, ponen ahí tantas parejas de enamorados y que, luego, lógicamente (pues afean a un monumento de esas características), son retirados.

Candados que quienes los colocaron (echando luego, seguramente, las llaves al cauce del río) nunca volverán a abrir... pero que “las circunstancias” los desharán.

Es verdad que el material con que están hechos (procedentes de tantos lugares del planeta Tierra), después de ser fundidos, volverán a ser útiles... quizá (hasta puede ser y estaría bien) para hacer un monumento al amor.

Pero el amor, vengo hoy a pensar con vosotras y vosotros, es algo que nace, quizá que crece y se reproduce... y que, inapelablemente, tantas veces (problemas que surgen, celos que no se controlan, o el cansancio y la rutina), muere... aún sin haberlo tenido previsto.

¿Por qué no empeñarnos, mejor, en vivirlo intensamente, mientras esté siendo lo que tiene que ser, mientras vibre y lata, como nuestros cuerpos y nuestros corazones... que pretender dejar “señales” para que las vea el mundo que pasa de largo, y ajeno a las vivencias personales de la tanta gente que quiso “demostrar algo” pero que, finalmente, qué fue?


                                                       José-María Fedriani










No hay comentarios:

Publicar un comentario