Páginas vistas en total

viernes, 25 de febrero de 2011

VIDA SANA

HÁBITOS DE VIDA SALUDABLE,
UNA TAREA COTIDIANA

La vida es un regalo... ¿qué hacemos con la vida?

A veces, hasta nos maltratamos. Es lo que vemos, nos agredimos con el estrés, el tabaco, los malos rollos, el ruido, los excesos de alcohol, los divorcios...

Una vida sana es: el fruto de bienestar físico, mental y emocional.

Una vida sana (saludable) es el fruto de consumir unos alimentos sanos y naturales. Lo que necesitamos, lo que nos da salud, lo que nos llena de vitalidad (según Cristóbal Colón: el trigo, la uva, la oliva y el áloe).

Una vida sana es el resultado de sentirse realizados, con capacidad creativa, teniendo la libertad de saber lo que se quiere en la vida (en búsqueda de un Ideal), tener un “credo” que nos orienta y nos hace tener una actitud de vida positiva...

Una vida saludable, sana, está haciéndose, cotidianamente, realidad con fruto de tener unas vida llena de relaciones positivas (de sentirse querido, de saber amar; de gozar con la sexualidad que se vive, que sea gratificante; de tener un círculo de amistades que nos llena de satisfacciones, en armonía...). Una vida sana es el fruto de una actitud de vida.

Respecto a lo primero, al bienestar físico, creo que de lo que se trata es de darle al cuerpo “la física” y “la química” que el cuerpo necesita: alimentos sanos que produzcan bienestar. Es una verdad casi “de Perogrullo”, pero que mucha gente no se cree: si “envenenamos” nuestro cuerpo, aunque sólo sea gota a gota, al final se resentirá. Si lo cargamos de “calidad” responderá positivamente.

Los productos de origen natural son algo que hemos utilizado de siempre... (son esa “botica de la abuela”) y que tanto nos ayudaron en casa: desde el regaliz, la manzanilla o la tila hasta el eucalipto, la menta o el limón. Pero los siglos no han hecho más que darle la razón a nuestras abuelas; y, ahora, en la actualidad (y avanzando más y más en los países más desarrollados) la tendencia, la fuente y la raíz de la medicina moderna, es volver a tomar como base para resolver, como los remedios más efectivos, para muchas de las enfermedades, la “medicina natural”.

Actualmente (es evidente), los nutrientes naturales están tomando mucho valor, al comprobarse día a día que nos proporcionan una buena respuesta a los cotidianos problemas de salud, de una manera económica y sin tantos efectos secundarios como suelen tener los medicamentos sintéticos de la farmacopea.

Las más recientes investigaciones van demostrando que las vitaminas, los minerales, las plantas curativas, los productos de las abejas, los ácidos grasos polinsaturados (OMEGA 3) y otros productos naturales, tomados en dosis adecuadas, producen una salud óptima y evitan la mayoría de las enfermedades, ayudando a reforzar las defensas del organismo (sistema inmunológico) a la vez que combaten las enfermedades en forma directa y efectiva.

Dentro de las plantas que se encuentran en la naturaleza hay muchas que han logrado impactar dentro del medio de médicos naturistas por sus propiedades curativas y nutritivas.

Así, como ejemplo, podemos nombrar:

- El Aloe Vera, que contiene asombrosas propiedades curativas como la de inhibir el dolor, desinflamar, excelente como coagulante, cicatrizante, regenerador celular, digestivo, desintoxicante, rehidratante y nutritiva; además de contener muchos de los aminoácidos requeridos por el organismo,

- El ajo, que también ha servido a la humanidad por milenios por sus propiedades antibióticas, revitalizantes y curativas.

- Algo maravilloso, para muchas cosas es la lecitina de soja, muy indicada para el cansancio físico o psíquico, para dificultades de memoria o concentración, envejecimiento precoz, etc.

- También maravilloso es el famoso Ginseng, planta con funciones adaptógenas y energizantes.

- Otras maravillas de la naturaleza son la miel de abeja, el polen, la jalea real y el propóleo de abeja. Tanto la miel como el polen contienen la mayoría de las vitaminas y minerales que el cuerpo humano necesita para su correcto funcionamiento. La jalea real y el propóleo, además de los elementos esenciales, contienen sustancias sintetizadas por las abejas que son de mucha utilidad para la regeneración celular, además de otras propiedades curativas. El propóleo es un magnífico antibiótico natural.

Y bueno, podríamos también seguir hablando de lo sano que es tener un Ideal en la vida o de lo importantísimo que es el saber dar y recibir amor; de todo el bien que nos hace tener cosas que hacer y compartir nuestros sueños e ideales con otras personas.

En la vida estamos para ser felices ¿nos atrevemos a aceptar este reto? Es una tarea para todos y cada uno de los días de nuestra existencia.

JMF

4 comentarios:

  1. esta asturiana te da infinitas gracias por compartir tan valioso y bellisimo texto, un besin muy grande.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó lo que escribes, tan cierto, traes una refrescante ráfaga de conciencia...Gracias Lía.

    ResponderEliminar
  3. Sólo puedo deciros una cosa: muchas gracias. Estamos en contacto, JM

    ResponderEliminar