Páginas vistas en total

domingo, 11 de septiembre de 2011

SOBRE LA NUEVA MEDICINA

La Nueva Medicina


La Medicina Naturista es la medicina originaria de la Humanidad, preconiza enseñar a vivir en armonía con las Leyes de la Naturaleza que gobiernan la salud, tales como: la ley del aire puro, la ley del agua pura, la ley de los alimentos sin manipular, la ley del ejercicio físico,  etc. Son leyes granatizadas por los millones de años que tiene la Vida en el planeta Tierra, para todos los seres vivos.

La Medicina Alopática, tiene poco tiempo de desarrollo, se basa en el uso de químicos para controlar síntomas específicos.

La milenaria Medicina Naturista ahora es considerada “la novedad” y para mucha gente es considerada una moda.




Pero, bueno, vale: a pesar de su antigüedad, aceptamos llamarla “La Nueva Medicina”, pues es una “opción válida” con futuro; aunque en realidad se trata de un retorno a lo natural, la sencillez y la adopción de hábitos más acordes con las necesidades biológicas para aprender a disfrutar más y mejor de la vida.
                  

La alimentación y el sistema de vida en general que los seres humanos estamos llevando tanto individualmente como especie, nos esta acercando al borde de la extinción. Es urgente que las personas que aprecian su salud se informen de los millares de “trampas sabrosas” que hemos inventado contra nosotros mismos, sólo por el afán de lucro.


 Paralelamente, podemos añadir los descubrimientos, relativamente recientes del Doctor en Medicina Ryke Geerd Hamer.

El Dr. Hamer recibió su grado médico en 1961 por la Universidad de Tübingen, Alemania. Esta especializado en Medicina Interna y ejerció en diferentes clínicas universitarias en Alemania. El Dr. Hamer también ejerció práctica médica junto con su esposa, Sigrid. Juntos criaron a cuatro niños. Estaba considerado en Alemania una eminencia científica... hasta el momento en que presentó las conclusiones de sus investigaciones y de las nuevas teorías, al respecto.

El 18 de Agosto de 1978 fue, en las propias palabras del Dr. Hamer, el día más oscuro de su vida. En ese día, el Dr. Hamer recibió la impactante noticia de que su hijo mayor, Dirk, había sido herido de bala accidentalmente. Dirk falleció cuatro meses después en los brazos de su padre.

Poco después de la muerte de Dirk, al Dr. Hamer le fue diagnosticado un cáncer testicular. Debido a que él nunca había estado seriamente enfermo, asumió inmediatamente que el desarrollo de su cáncer podría estar directamente relacionado con la trágica pérdida de su hijo.

La muerte de Dirk y su propia experiencia con el cáncer, llevaron al Dr. Hamer a un viaje científico extraordinario. En aquel tiempo siendo internista en jefe de una clínica oncológica alemana, el Dr. Hamer comenzó a investigar las historias de sus pacientes y pronto aprendió que, como él, todos ellos habían sufrido un estrés emocional inesperado previo al desarrollo de sus cánceres.

Pero llevó su investigación aún más lejos. Sobre la base de que todos los eventos corporales son controlados desde el cerebro, analizó los escáneres cerebrales de sus pacientes y los comparó con sus registros médicos. Ésta fue una aproximación enteramente nueva. Hasta ese entonces, ningún estudio había examinado el origen de la enfermedad en el cerebro y el rol de éste como mediador entre nuestras emociones y un órgano enfermo.

Lo que descubrió el Dr. Hamer fue asombroso. Encontró que cuando sufrimos un estrés emocional inesperado, como una separación no prevista, la pérdida de un ser amado, o preocupaciones o enojos repentinos, el cerebro acciona un programa de emergencia biológico para responder al impacto del conflicto exacto que se esta experimentando.

El Dr. Hamer también descubrió que cada ”enfermedad“ se lleva a cabo en dos fases. Durante la primera, la fase activa del conflicto, nos sentimos mental y emocionalmente estresados. Típicamente, estamos totalmente preocupados por lo que ha ocurrido, tenemos las extremidades frías, poco apetito, sufrimos alteraciones en el sueño, y perdemos peso. Si resolvemos el conflicto, entramos en la fase de curación, durante la cual la psique, el cerebro y el órgano afectado pasan por una fase de recuperación.

Debido a que la medicina convencional falla en reconocer el patrón bifásico de cada enfermedad, muchos de los síntomas de la fase de reparación tales como inflamaciones, fiebre, aumento de volumen doloroso, pus, descarga, sangrado en las heces, la orina o el esputo (particularmente cuando el crecimiento canceroso es degradado), o infecciones, son clasificadas como enfermedades a pesar de que son, de hecho, manifestaciones del proceso natural de curación.
La investigación del Dr. Hamer desbarata radicalmente la doctrina central de la medicina convencional, la cual dice que las enfermedades son el resultado del mal funcionamiento del organismo. Al proveer evidencia científica clara de que las enfermedades, como el cáncer, no ocurren al azar, sino como resultado de programas de supervivencia que han sido practicados exitosamente por millones de años de evolución, el Dr. Hamer echa por tierra a la medicina convencional (incluyendo a la industria médica) desde su esencia.

En 1981, el Dr. Hamer presentó sus descubrimientos a la Facultad de Medicina de la Universidad de Tübingen como tesis pos doctoral. Pero hasta el día de hoy, la Universidad ha rehusado probar la investigación del Dr. Hamer a pesar de su obligación legal a hacerlo.
Poco después de que el Dr. Hamer hubo entregado su tesis, le fue dado el ultimátum de renegar de sus descubrimientos o ver revocado su contrato con la clínica universitaria. Fue extremadamente difícil para él, entender porqué estaba siendo expulsado por presentar descubrimientos científicos bien fundamentados. Después de su expulsión, se retiró a su práctica privada donde continuó con su investigación.

En 1986, a pesar de que su trabajo científico nunca había sido desaprobado, al Dr. Hamer le fue retirada su licencia médica sobre la base de que rehusó conformarse con los principios de la medicina convencional. Pero estuvo determinado a continuar su trabajo. Para 1987 fue capaz de expandir su descubrimiento a prácticamente todas las enfermedades conocidas en la medicina. En 1997, el Dr. Hamer fue exiliado a España, donde continúa investigando y ha sido capaz de confirmar sus descubrimientos originales con miles y miles de casos estudiados que refuerzan sus teorías.

Pero la prensa y la medicina establecida no paran de difamar al Dr. Hamer y su trabajo; retratándolo como charlatán, como curandero milagroso, como demente que niega a los pacientes con cáncer los tratamientos convencionales (particularmente la Quimioterapia).

Mientras los representantes oficiales de la medicina rehúsen reconocer los descubrimientos del Dr. Hamer,  cada vez somos más las personas que pensamos que merece la pena conocer más y compartir lo que vamos sabiendo sobre este novedoso y completamente distinto paradigma médico.


  
El tema de la influencia de nuestras emociones y nuestras creencias sobre la vida en la aparición de enfermedades es algo de lo que siempre se ha hablado y que está en los dichos de la sabiduría popular: "los disgustos no mantan pero preparan".

La "medicina alternativa" se caracteriza por asumir esto. Incluso en la medicina oficial existe la rama de la psiconeuroinmunología.

En relación con esto, están las investigaciones del Dr. Hamer que, ha conseguido definir, con toda precisión, esa relación cuerpo-mente, respecto de el estado saludable de nuestro organismo.


Ryke Geerd Hamernos aporta los puntos más relevantes, como conclusión de sus investigaciones, que resume en las siguientes "5 leyes naturales de la Nueva Medicina", consideradas leyes porque se cumplen en todos y cada uno de los casos.:

1.    Ley de hierro. Todo cancer se inicia con un choque conflictual psicológico grave (desde el punto de vista subjetivo de quien lo sufre), que te pilla por sorpresa y que vives en soledad. Dicho de otra manera, si no sufres un conflicto de este estilo NO PUEDES TENER CANCER. Hay que decir también que no todos los conflictos psicológicos generan un trauma evidentemente, pero normalmente sí se manifiesta físicamente en forma de problemas más leves. Esta primera ley especifica además otros puntos importantes:

·        En el momento que se produce el conflicto psicológico se produce una modificación en el campo electrofisiologico de un área cerebral concreta, llamado foco de Hamer, observable a través de un escáner cerebral (TAC). 

·        Existe una relación definida entre el tipo de conflicto psicológico sufrido y el área cerebral afectada, y entre esta y el organo concreto donde se manifiesta el cancer.

2.    Evolución bifásica del conflicto. A partir del shock, existe una correlación entre la evolucion del conflicto psicologico, la evolución del foco de hamer y la de la enfermedad orgánicaque básicamente consiste en dos fases:

·        1º fase: Toda aparición de un conflicto es seguido por una etapa de estrés (fase activa del conflicto). En esta fase la persona muestra nerviosismo, manos frías, dificultad para dormir, tensión muscular, falta de descanso, de relajacion, respiración superficial, etc. En este sentido practicar técnicas de relajación, ejercicio suave o estiramientos puede atenuar el impacto del conflicto psicológico.

·        2º fase: En el momento en que se soluciona el conclicto psicológico se entra en la segunda fase (fase resolutiva o curativa del conflicto) en la que el predominio es de relajación/cansancio. Es decir EN EL MOMENTO QUE SE RESUELVE EL CONFLICTO PSICOLOGICO LA ENFERMEDAD INICIA SU PROCESO DE AUTOCURACION. Si el cuerpo tiene un entorno adecuado, libre de tóxicos y la suficiente energía o fortaleza, el proceso de curación se produce solo. Cabe resaltar que muchas veces es en la 2º fase cuando se produce el diagnostico medico de indentificación de enfermedad dañina, como es el caso de la leucemia o el infarto de miocardio, que si bien puede ocasionar complicaciones importantes que hay que tratar, hay que entenerlas como procesos de curación.

3.     Ley de sistema ontogenético de las enfermedades. La manifestación de la enfermedad depende del origen embriológico del tejido afectado:

·        Cuando el impacto se realiza sobre un tejido desarrollado a partir del endodermo o mesodermo embrionarios, durante la fase activa del conflicto se generan proliferación celular o tumoraciones en los órganos correspondientes mientras que en la fase de resolución del conflicto se produce detención del crecimiento, enquistación, reducción bacteriana, etc.

·        Cuando el impacto se realiza sobre tejido desarrollado a apartir del ectodermo, durante la fase activa durante la fase activa se generan necrosis  o ulceraciones en los órganos correspondientes, mientras en en la fase resolutiva hay edematización, hinchazón, crecimiento abundante, cicatrización.

4.    Ley del sistema de ontogénesis de los microbios y bacterias. Los microbios, bacterias y virus colaboran con el organismo durante la fase de curación. Es decir, una gripe, por ejemplo es una manifestación de la resolución del conflicto psicológico:

·        Si el conflicto ha afectado a zonas del endodermo o del mesodermo, durante la fase de resolución aparecerán hongos, microbacterias y gérmenes que ayudarán a eliminar la proliferación celular o la tumoración que se produjo durante la fase activa.

·        Si el conflicto afectó al ectodermo, durante la fase de resolución aparecerán microorganismos y virus que ayudarán a restaurar las necrosis o ulceraciones producidas en la fase activa del conflicto.

5.     Ley de la Quintaesencia o comprensión del sentido de la enfermedad. La enfermedad es un programa biológico destinado a decirle al individuo que está viviendo una situación que no le conviene, que no ha asimilado. Las enfermedades no ocurren por casualidad, ni por caprichos del  "destino". Si observamos lo que la enfermedad nos permite hacer, nos obliga a hacer o nos impide hacer podemos encontrar pistas del conflicto psicológico asociado.


Y lo más importante, que estos principios no se aplican sólo al cancer, sino a TODAS LAS ENFERMEDADES, exceptuando aquellas derivadas directamente de trauma físico, envenenamiento, radiación, etc. Y aún en esas habría que no estaría de más ver los fáctores psicológicos que han propiciado el llegar a ponernos en una situación de peligro.

Este modo de ver la enfermedad implica una concepción radicalmente nueva de la misma, en el ámbito académico , motivo por el que este planteamiento es ya conocido con el nombre de la Nueva Medicina.





PARA VER:


No hay comentarios:

Publicar un comentario