Páginas vistas en total

viernes, 11 de noviembre de 2011

ENTREGA

Arriésgate en  la  vida


La vida es
para hacerla realidad,
cada día, en cada paso que damos,
arriesgada pero conscientemente,
cabalmente.

Cuanto más la valoramos,
a veces, nos pasa
que menos la disfrutamos.
Cuanto más miedo tenemos a perderla,
menos la desarrollamos,
menos vivimos.

Arriesgarse es avanzar:
no se puede crecer,
no se puede avanzar...
sin arriesgar.

Quién guarda algo,
lo olvida ¡hasta lo pierde!

Quien busca conservar
lo que posee,
y lo guarda todo
(a bien recaudo,
por no perderlo),
deja de disfrutarlo (pues es
como que no lo tiene)...

Conservar... ¿para qué
tener las cosas,
sin darle utilidad?

Quien se entrega
a causas nobles, dando
todo lo que tiene;
quien piensa más
en quien más necesita...
Quien se da a los demás,
se encuentra
a sí misma, a sí mismo, enteramente;
quien da, incluso, la vida
por la gente, por las personas que ama,
vive más enteramente.

Por no arriesgarla, nos arriesgamos
a perderla, a no tenerla de verdad.
Quien da la vida, la recibe.
Quien se entrega, se encuentra.
Quien se da,
hasta el final, generosamente,
se encuentra, y se abre
a lo infinito, se hace eternidad.

Si por miedo nunca te lanzas al mar,
no llegarás a gozar
el placer del abrazo de las olas;
si por miedo no te montas en globo,
no podrás disfrutar
de sentirte como volando entre las nubes.

Si temes decir la verdad,
por una u otra razón,
nadie sabrá lo que piensas;
si temes demostrar tus sentimientos
y los callas, quizá nadie sepa
responderte a ellos;
si temes comprometerte
con las causas por las que crees
merece la pena luchar,
nuca verás resultados halagadores.

Si por miedo no abres
los ojos a la vida, nunca verás
su grandeza y maravilla.

Por no arriesgarla, nos arriesgamos
a perderla, a no tenerla de verdad.
Quien da la vida, la recibe.
Quien se entrega, se encuentra.
Quien se da,
hasta el final, generosamente,
se encuentra, y se abre
a lo infinito, se hace eternidad.

Quien no arriesga su vida,
es seguro que la perderá
mucho antes
que quien la arriesga dándola...

¿Para qué la vida...
sin vivirla de verdad?


                             José-M. Fedriani

4 comentarios:

  1. Asi es amigo Jose Maria , la vida es para vivirla, somos humanos y como tales imperfectos , con nuestros errores y aciertos , pero la vida es un puro aprendizaje , un camino que labramos día a día con tesón y valentía.Excelente reflexión.

    Buen fin de semana.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Hola José María, he descubierto tu blog por casualidad, paseando y leyendo de unos a otros.

    Me gusta como te expresas, me ha impresionado, así que, con tu permiso, me quedaré por aquí, siguiéndote...

    Gracias por compartir tanto.
    Nos leemos

    Un fuerte abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  3. ¡El que nada arriesga nada gana! Además, nos arrepentimos de lo que no hemos hecho, no de lo que hemos hecho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muy sabias tus palabras José Maria, acertadas y duras...como la vida.

    Gracias por la deferencia de hacerte seguidor de mi blog.
    Un saludo...

    ResponderEliminar