Páginas vistas en total

domingo, 27 de febrero de 2011

VISUALIZACIÓN CREATIVA

 

SOBRE LA VISUALIZACIÓN CREATIVA


Cada quien lo pretende y lo busca de una manera, pero toda persona, todo ser humano quiere ser feliz.

La vida, nuestra existencia es todo un misterio. Quizá no nos hayamos parado a pensarlo suficientemente... pero es así.

Nuestra vida, es vida humana, en la medida que se la ama y se la afirma. Y cuanto más apasionadamente la amemos, más intensamente experimentaremos la felicidad de la vida.

El misterio de la vida es sumamente sencillo, aunque suene de manera extraña: el que quiera mantener su vida, la perderá, la está perdiendo ya; pero quien arriesga la vida y la entrega, la ganará, la está ganando ya.

Entregar la vida es salir de una misma, de uno mismo: es amar, es exponerse y darse...

En esa enajenación apasionante, en esa fuerza que es el amor, se hace viviente la propia vida, ya que vivifica a otra vida.

El amor hace de la vida una pasión, un objetivo apasionante que nos hace capaces de sufrir (que dice Jürgen Moltman en “Un nuevo estilo de vida”).

El problema de mucha gente es: lograr saber lo que quiere en la vida.

Lo que verdaderamente deseamos en la vida va a suceder, si lo imaginamos claramente y con total confianza. Con la visualización creativa, podemos conseguirlo. La visualización creativa que no es sino un reforzamiento para que nuestra menta pueda desarrollar todo su poder.

El principio del TAO dice: “Seguir la corriente”.

O sea: no hemos de esforzarnos por llegar a dónde queremos...

Simplemente, exponer con claridad al universo hasta dónde quiero llegar. Y esperar, paciente y armoniosamente, siguiendo la corriente del río de la vida, dejando que me conduzca... a mi destino.

Ir con la corriente significa: perseverar en los propios objetivos, pero de un modo flexible; estando en disposición de cambiar y modificar lo que haga falta... Firmeza y flexibilidad a partes iguales.


¿Sabemos lo que queremos...?

Para lograr que mis sueños se hagan realidad:

Lo primero que he de hacer es DESPERTAR.
Lo segundo, ponerme manos a la obra, confiadamente.

Lo más complicado, a la hora de conseguir lo que alguien quiere en la vida es: el hecho de concretarlo.

Y esto sucede porque nos empeñamos en buscar metas u objetivos que no nos corresponden; pueden gustarnos..., pero no son algo “nuestro”. Pues para empezar: hemos de ser fieles a nuestros principios. Y esto, hacerlo con alegría. No llegaremos a ninguna parte que merezca la pena..., si no es algo que buscamos decididamente y creyendo que lo vamos a lograr.


Pasos importantes a dar:

1.      VISUALIZAR LOS OBJETIVOS (nuestros) de manera frecuente.
2.    VERBALIZARLOS. Para FIJAR LOS OBJETIVOS, es estupendo escribirlos en forma de afirmaciones, como algo ya conseguido.
3.    HACER AFIRMACIONES (constantemente).
4.    CRERLO: INTERPRETACIÓN DEL ROL.
5.    ALIMENTAR NUESTAR MENTE.
6.    NO RENUNCIAR, mantener viva la esperanza.
7.    RODEARNOS DE GENTE POSITIVA.



Porque...

“Vivir es ir poniendo
el corazón y un pié detrás del otro sobre el camino
que se vaya abriendo.”

                                         (Pedro Casaldáliga)


¿Y si fuera posible... ¡todo esto! que sueñas?

Los sueños tienen tendencia a convertirse en realidad...
para aquellas personas comprometidas de verdad en alcanzarlos,
dedicándole el tiempo y el esfuerzo necesarios.


Para ello es CLAVE:

Saber que es lo que NO quiero.
Saber lo que SI quiero.
Anotar todo eso que piensas que YO quiero (no o que quieren los demás).
Buscarlo con tesón, hasta conseguirlo.
Agradecerlo. Agradecer todo lo que ya tienes...


Víctor Hugo dice:

“El futuro tiene muchos nombres:
Para los débiles es lo inalcanzable.
Para los temerosos, lo desconocido.
Para los valientes es la oportunidad.”


El “secreto” de la visualización es: TRABAJAR CON LA MENTE.

Cuando “creo” una realidad subjetiva que aún no he vivido, ello me ayuda a conseguir mis objetivos.

Teniendo la visualización creativa de salud, prosperidad, energía y felicidad... eso es lo que obtendré en mi futuro; así será mi vida futura.

Cargar nuestra vida de positivismo. Aprender a alegrarnos de la propia existencia. No tenemos que “justificar” nuestra existencia (por ejemplo haciendo cosas útiles y aprovechables). Nuestra existencia ya tiene una razón de ser en sí misma y es hermosa antes de que hagamos o dejemos de hacer algo. El sentido de la vida humana es la alegría (alegría en el agradecimiento y agradecimiento como alegría).

Preocuparse no sirve de nada. La mayoría de las cosas que nos preocupan jamás sucederán.

Por eso, es mejor pasar la vida haciendo las cosas importantes que la vida nos ofrece.

Frente a ocupar la mente con preocupaciones inútiles, hacerlo sumergiéndonos en acontecimientos positivos:

Llenar la vida de esperanza y de búsquedas creativas.





PANELES DE ESPERANZA (“mapas del tesoro”)
para reforzar la visualización imaginaria - creativa.


- Hacemos una lista de nuestros deseos, con el fin de definir lo qué colocaremos en nuestro panel o mapa del tesoro.

- Buscamos imágenes.

- Creamos afirmaciones.

- Procedemos a hacer nuestro mapa del tesoro:
Colocamos figuras y declaraciones en una cartulina, en una hoja, un corcho, en el tablero de visión.

El proceso es similar al que se describe en la película El Secreto como Tablero de Visión (un tablón imaginario que también es un mapa del tesoro).


viernes, 25 de febrero de 2011

VIDA SANA

HÁBITOS DE VIDA SALUDABLE,
UNA TAREA COTIDIANA

La vida es un regalo... ¿qué hacemos con la vida?

A veces, hasta nos maltratamos. Es lo que vemos, nos agredimos con el estrés, el tabaco, los malos rollos, el ruido, los excesos de alcohol, los divorcios...

Una vida sana es: el fruto de bienestar físico, mental y emocional.

Una vida sana (saludable) es el fruto de consumir unos alimentos sanos y naturales. Lo que necesitamos, lo que nos da salud, lo que nos llena de vitalidad (según Cristóbal Colón: el trigo, la uva, la oliva y el áloe).

Una vida sana es el resultado de sentirse realizados, con capacidad creativa, teniendo la libertad de saber lo que se quiere en la vida (en búsqueda de un Ideal), tener un “credo” que nos orienta y nos hace tener una actitud de vida positiva...

Una vida saludable, sana, está haciéndose, cotidianamente, realidad con fruto de tener unas vida llena de relaciones positivas (de sentirse querido, de saber amar; de gozar con la sexualidad que se vive, que sea gratificante; de tener un círculo de amistades que nos llena de satisfacciones, en armonía...). Una vida sana es el fruto de una actitud de vida.

Respecto a lo primero, al bienestar físico, creo que de lo que se trata es de darle al cuerpo “la física” y “la química” que el cuerpo necesita: alimentos sanos que produzcan bienestar. Es una verdad casi “de Perogrullo”, pero que mucha gente no se cree: si “envenenamos” nuestro cuerpo, aunque sólo sea gota a gota, al final se resentirá. Si lo cargamos de “calidad” responderá positivamente.

Los productos de origen natural son algo que hemos utilizado de siempre... (son esa “botica de la abuela”) y que tanto nos ayudaron en casa: desde el regaliz, la manzanilla o la tila hasta el eucalipto, la menta o el limón. Pero los siglos no han hecho más que darle la razón a nuestras abuelas; y, ahora, en la actualidad (y avanzando más y más en los países más desarrollados) la tendencia, la fuente y la raíz de la medicina moderna, es volver a tomar como base para resolver, como los remedios más efectivos, para muchas de las enfermedades, la “medicina natural”.

Actualmente (es evidente), los nutrientes naturales están tomando mucho valor, al comprobarse día a día que nos proporcionan una buena respuesta a los cotidianos problemas de salud, de una manera económica y sin tantos efectos secundarios como suelen tener los medicamentos sintéticos de la farmacopea.

Las más recientes investigaciones van demostrando que las vitaminas, los minerales, las plantas curativas, los productos de las abejas, los ácidos grasos polinsaturados (OMEGA 3) y otros productos naturales, tomados en dosis adecuadas, producen una salud óptima y evitan la mayoría de las enfermedades, ayudando a reforzar las defensas del organismo (sistema inmunológico) a la vez que combaten las enfermedades en forma directa y efectiva.

Dentro de las plantas que se encuentran en la naturaleza hay muchas que han logrado impactar dentro del medio de médicos naturistas por sus propiedades curativas y nutritivas.

Así, como ejemplo, podemos nombrar:

- El Aloe Vera, que contiene asombrosas propiedades curativas como la de inhibir el dolor, desinflamar, excelente como coagulante, cicatrizante, regenerador celular, digestivo, desintoxicante, rehidratante y nutritiva; además de contener muchos de los aminoácidos requeridos por el organismo,

- El ajo, que también ha servido a la humanidad por milenios por sus propiedades antibióticas, revitalizantes y curativas.

- Algo maravilloso, para muchas cosas es la lecitina de soja, muy indicada para el cansancio físico o psíquico, para dificultades de memoria o concentración, envejecimiento precoz, etc.

- También maravilloso es el famoso Ginseng, planta con funciones adaptógenas y energizantes.

- Otras maravillas de la naturaleza son la miel de abeja, el polen, la jalea real y el propóleo de abeja. Tanto la miel como el polen contienen la mayoría de las vitaminas y minerales que el cuerpo humano necesita para su correcto funcionamiento. La jalea real y el propóleo, además de los elementos esenciales, contienen sustancias sintetizadas por las abejas que son de mucha utilidad para la regeneración celular, además de otras propiedades curativas. El propóleo es un magnífico antibiótico natural.

Y bueno, podríamos también seguir hablando de lo sano que es tener un Ideal en la vida o de lo importantísimo que es el saber dar y recibir amor; de todo el bien que nos hace tener cosas que hacer y compartir nuestros sueños e ideales con otras personas.

En la vida estamos para ser felices ¿nos atrevemos a aceptar este reto? Es una tarea para todos y cada uno de los días de nuestra existencia.

JMF

¿Y POR QUÉ...?

FEMINISMO PELIGROSO


Han pasado ya más de 2 siglos... de que la Revolución Francesa nos trajo unos postulados que fueron la base para las Declaraciones del Hombre y de los Derechos Humanos, y también establecidos en la base de las Constituciones de muchos países, incluida nuestra novísima Constitución Europea: Libertad, Igualdad, Fraternidad.

Bueno, incluso hay quienes opinan (yo soy uno de los que pienso así) que ya “La Constitución Mundial del Siglo I en Pro de Un Nuevo Orden”  (o sea, el Evangelio de Cristo) ya hablaba bastante claro sobre estos VALORES FUNDAMENTALES.

Pero ahora resulta que hay quienes se vuelven a dar cuenta de que NO INTERESA un Mundo de IGUALES... que hay “intereses” (de algunos...) que se ponen en “crisis”.

Y se dice que el “orden establecido” está en peligro, que “la familia” se tambalea, que no se cuantas “instituciones” hacen agua, se hunden...  Se buscan “chivos expiatorios”: el laicismo, el feminismo..., antes fueron el materialismo o el comunismo...

Del Vaticano vienen opiniones como que el feminismo moderno amenaza a la familia, pues la lucha del feminismo por el poder y la igualdad de géneros está socavando el concepto tradicional de familia.  Y que (¡tremendo peligro!), a los abusos de poder contra las mujeres, ellas responden con estrategias de búsqueda del poder; un proceso que (así más de una vez lo ha manifestado Joseph Ratzinger, quien fue cardenal prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y luego ostenta la autoridad máxima en la Iglesia Católica), lleva a una rivalidad entre los sexos; cuya implicación más inmediata y nefasta va en detrimento de la estructura de la familia.

Sí, la opinión vaticana es que las mujeres deben ser respetadas y tener los mismos derechos para el trabajo, pero que las diferencias entre los sexos deben ser reconocidas y exaltadas. Por eso se critican frontalmente los intentos del feminismo de eliminar las diferencias de género. 

Me parece que la Iglesia tendría que ser siempre “punta de lanza”. Y es verdad que proclama “Buenas Nuevas” constantemente, y habla de Fraternidad (cosa que ha de ir de la mano de la Justicia y de la Igualdad); pero, luego, resulta... ¡nos viene con  “estas cosas” así y ¡la caga!.

Porque si hay “instituciones” que se ponen en crisis (ante los nuevos movimientos sociales), al intentar instaurar VALORES verdaderamente humanos, ¿no será que no debieran seguir manteniéndose tal cual,  que habría que ir cambiando según los “signos de los tiempos”?

¿A qué estos miedos? El mundo tiene que seguir el curso de la Historia. La historia tienen que seguir avanzando, que mirar atrás es pasado.


                                                     José-María Fedriani

ALGUNOS POEMAS (MIOS)

    




ANHELO


Quién pudiera ser
como el ave que vuela
y va hasta ti.

Quién pudiera ser
como los sueños tuyos
y ser para ti.

Quién pudiera ser
como deseas tú
y, así, ser mejor.

Quién pudiera ser
como el ave que canta
junto a tu balcón.

Quién pudiera ser
como el sol que nace
y te hace despertar.

Quién pudiera ser
como las estrellas
que tú gustas mirar.

Quién pudiera ser
como la luna blanca
que te hace suspirar.

Quién pudiera ser
como la brisa que ligera
pasa acariciándote.

Quién pudiera ser
como el agua fresca
que te llega a besar.

Quién pudiera ser
como un poema que nace
y vive junto a ti.

Quién pudiera ser
el hombre que viva
y muera para ti.




PENSARES


                                  Piensas...
                                  que yo pienso
                                  que tú piensas...
                                  que yo pienso
                                  que tú vas a pensar...
                                  que yo pienso
                                  que tú estás pensando
                                  “eso que yo pienso”.
                                  Y por eso,
                                  piensas que
                                  para que yo no piense
                                  que tú lo piensas,
                                  es mejor
                                  hacerme creer...
                                  que tú no piensas
                                  lo que piensas;
                                  aunque yo esté pensando
                                  que piensas...
                                  lo que, en verdad,
                                  piensas.

                                                                        (en "El Hemisferio Olvidado")




La niña del cubito

                                                                                   
Guardando arenas voy
de todas las playas
en las que,
por alguna causa,
alguna vez,
aunque sólo sea
un rato,
yo estoy.

Así, tengo
guardadas mil
ciento seis tarritos,
dónde fui poniendo,
con cariño
y con esmero,
rotulando ese sitio
en que
alguna vez
estuve,
las más
o menos
diferentes arenas...
de los más o menos
diferentes océanos
y mares 
de donde las cogí...

Arenas... ¡tantas!
he llevado en mi cubito, cada vez...
Puedo decirte
que
las hay más finas,
más gruesas,
más claras,
más obscuras,
doradas, plateadas,
rojizas
o acarameladas...

Son arenas, todas
pero no son
todas la misma arena,
ni siquiera tienen
la misma antigüedad,
pues las hay
con mucha historia y también
con muy pocas horas de,
por las aguas, danzar.

Ciertamente, cada arena
viene con su historia,
desconocida casi siempre,
pero no por ello menos real:
unas salieron
de las más inmensas rocas
que, rotas en pedazos
más y más pequeños,
se deshicieron en el mar;
otras vivieron
con las olas
desde el otro extremo del planeta,
quizá fueron hijas
de un meteorito que calló al agua
hace miles de años...

De igual modo, están
ellas...
compuestas
de tan diferentes minerales
como tan diferentes fueron
sus procedencias...

Unas tienen hierro, otras grafito,
o con pirita o malaquita,
las hay con cobre o plata,
con mica y con topacio,
con mica y con turquesa,
también con oro o diamante...

Una importante cosa
aprendí yo de ellas:
Siendo tan múltiples y diferentes,
saben, siempre,
hacerse montoncillo,
conjunto o grupo, comunidad.
Sin contar con las otras
no son nada,
se pierden, se extravían,
dejan de ser lo que son.

Así como ellas, como las arenas,
he sabido que la vida
es saber estar juntos;
pues sólo junto a los demás,
llegaremos... a cada playa del mundo,
o acaso,
a lo profundo del mar.

Por eso, cuando las guardo,
cuando las cojo
de las playas a las que voy
yo estoy haciendo
un tesoro
para incluir
a mi baúl de recuerdos;
pero también,
lo sé,
voy consiguiendo entender
que la vida es entregarse
y convertirse en plural.


         (en “El Hemisferio Olvidado”)





  

       QUIERO TENERTE



Quiero tenerte más cerca.
Más de lo que tú nunca hayas pensado:
más que las manos que se aprietan,
más que unos labios que se besan,
más que dos cuerpos que se abrazan...

        Más cerca deseo tenerte:
        más que el trueno al relámpago,
        más que el tallo a su flor,
        más que la espuma a sus olas,
        más que la brisa a tu rostro...

Tenerte más cerca... necesito:
tanto como las estrellas al alto cielo,
tanto como las semillas a su flor,
tanto como la luz al sol brillante,
tanto como los sentidos a la vida,
tanto como tú lo estás
de mis pensamientos...

       Tan cerca
       quisiera
       tenerte...
       que quisiera tenerte en mí:
       siempre en mi vida;
       tenerte...
       aquí,
       en mi adentro:
       ¡tan cerca!

                 
                  (en “Rodrigo de Triana”)


            

  

 OJOS PARA VER

Dame, Señor, unos ojos limpios.
Quiero ver lo que Tú ves, sentir
lo que Tú sientes cuando ves…

Ojos para ver la realidad.
Ojos para descubrir toda la belleza
que existe y está viva… ahí, delante de mí.
Ojos para ilusionarme. Ojos para esperar.
Ojos para sanar. Miradas
para perdonar y para brindar amistad.

Te pido unos ojos que sepan llorar
cuando hay que llorar;
que sepan emocionarse siempre
que la ocasión lo merezca;
que sean capaces de enternecerse
ante las muestras palpables de lo sencillo y tierno.

Ojos para que, además de ver,
sepan soñar con la Verdad total.
Ojos que no se me distraigan
a la hora de vislumbrar cuando
los campos “ya están amarillos para la siega”…

Padre: más que ver, quiero ser visto…
en primer lugar por Ti.
Necesito sentir que Tú te has fijado en mí.
Padre, Tú lo sabes, ver y también
ser visto: Que lo que viven y hacen
todos los hombres y mujeres del mundo,
no me pase desapercibido.
Y, también, que mi opción de vivir
como Tú quieres, amando,
sirviendo, compartiendo…, sea vista
por quienes buscan
una orientación para sus vidas.


Quiero ser testigo de ese modo de vivir
al que Tú nos invitas;
para, así, hacer de esta Tierra
un Camino de Amor eternizante.   
Te lo digo porque hay a quienes
les gustará saber, Señor, que tu Luz
es la luz que va conmigo:
que la historia de mi vida es:
estar contigo.

Amén.


   





PADRE DE LA VIDA

 

Padre nuestro, que estás en la Vida.

Santificado seas, en nuestras vidas.

Venga a nosotros lo que Tú quieres:

tu Reino de amistad y fraternidad,

de justicia y de paz, de alegría

y esperanzas fundamentadas...;

tu Reino de los Cielos comenzado

en Nazareth,

aquella tarde hermosa

de la encarnación del tu Amor

en la historia humana.

Hágase, Padre-Dios, tu voluntad:

que sea,

que sepamos ver y aceptar;

aunque, a veces, nos resulte difícil,

como el dolor, o la soledad,

o la incomprensión.

Que tu voluntad de que vivamos

según tus planes

también la vayamos haciendo realidad.

Y que también hagamos efectivo

el derecho de todos

de tener para comer, siquiera

una vez cada día:

lo mínimo para subsistir y poder

alegrarse con la cotidiana salida del sol

desde el oriente,

desde cada horizonte que tengamos...

 

Empújanos, Señor, a la lucha.

Te necesitamos

hasta para comprender

que el pan sabe mejor

cuando es compartido...

Perdónanos, Señor.

Perdónanos, cada día, Padre.

Perdona nuestras ofensas...

¡que son tantas...!

A Ti y tus otros hijos,

hermanos nuestros...

 

Y enséñanos a perdonar. A perdonar

sin heroísmos, sin esperar

reconocimientos de nadie...

A perdonar amando...,

ayudando a quien nos ofendió

para que pueda ser mejor

y hasta un ser más cercano, más amigo.

 

No nos dejes caer en tantas tentaciones

como el mundo nos ofrece cada día,

como manzana sabrosa,

como felicidad sin límites en potencia,

como poder capaz de gobernar

toda la tierra y conocer

todas las ciencias del bien y el mal.

No nos dejes claudicar

ante las “delicias” del consumismo,

o el reinado del “todopoderoso” dinero...

En una palabra, Señor,

líbranos del mal. De lo malo.

De lo alejado a Ti.

 

Y auméntanos, cada día, la fe;

la confianza en Ti;

la Esperanza en que tus proyectos

son posibles... tan sólo

con que te digamos SÍ

y echemos a andar sin miedo.

 

AMÉN

 

 

                     José-María Fedriani (Abierto a la Esperanza)





 

CONTIGO... LA AMISTAD


Voy a hacer una fiesta en mi corazón:
la fiesta de la Amistad.
Porque verte me da alegría, porque
saber que existes me entusiasma, porque
escuchar tu voz y las cosas que me dices...
me ilusiona y llena de gozo todo mi ser.

Porque saber que estás... me hace sentir
que la Vida tiene sentido, que
todo tiene una razón de ser...

Yo contigo... me he encontrado.
Tú, conmigo... te has encontrado.
Nos hemos encontrado... en la vida.

Tu amistad me es necesaria para poder
avanzar en la esta aventura de vivir.
Yo te ofrezco mi mundo... personal.  

Invítame, por favor,
a la experiencia de tu amistad.

Ven. Vamos a construirla: aquí, ahora. ...
Vamos a hacer vividera la vida...
¡hasta la Eternidad!.

Vivir es convivir. No hay nada
como tener experiencias comunes
con alguien que te quiera y te comprenda.
Ven conmigo... ¡Vamos
a compartir el destino de la Vida!. 

No quiero más ser yo,
solamente yo, en el mi caminar, a solas...
Yo necesito ser más: alguien más:
ser plural, ser... “coexistencia”.


Yo, contigo, siempre disponible... para andar
cada uno y todos los caminos.
Contigo, por que sé que, contigo, sabré siempre
a dónde ir y porqué hacerlo...

Yendo por el camino de la vida, paso a paso,
hemos ido fundiendo nuestras almas...
y cómo que ya no somos tan diferentes.
Somos dos, no somos la misma persona,
pero somos iguales..., como “almas gemelas”.

Ahora ya sé que eres lo más importante
de la vida: lo mejor que me ha podido ocurrir.
Conocerte ha sido
saber que estabas... para quererte.

Mi corazón está dispuesto, está
abierto... “de par en par”.
No me importa hacer de mi vivir una entrega,
sabiendo que estás tú para acogerme.

Estamos siendo “regalo” permanente:
yo para ti, tú para mí...
Desinteresadamente... Aunque tú eres
lo que más me interesa de la Vida.  Y, quizá
yo lo sea para ti... 

Cada vez más, quiero “ser contigo”. Ser dos...
“siempre incondicionales”.  
Ni ser tú, ni ser yo: ser “tú y yo”, en reciprocidad.
Y estar cada día, y cada hora,
y cada minuto, y cada segundo...
“a tu entera disposición”. Creciendo
en la comunión de sentimientos y afectos.

Te necesito para decirte mis confidencias.
Quisiera escuchar tu voz y tu palabra,
sentir tu aliento y también oler
el perfume de tu piel.

Porque te conozco, porque
me conoces, tenemos ¡confianza!

Cada día que pasa te necesito más: eres
como el alimento que nutre mis células...

Vamos... ¡a compartir la vida!.
Sin distinguir entre lo que está a la vista
de todo el mundo y lo que es la intimidad.
Yo quiero tener “cosas en común” contigo.
Te necesito para llorar, para reír,
para esperar y para soñar... Para seguir creciendo,
para olvidar pasados tristes, para proyectar
futuros nuevos; para entusiasmarme
cada día, al ver salir el sol, para contar contigo
mientras observo un hermoso atardecer...

Cada paso que damos, lo damos
en capacidad para crecer... en el gozo
de nuestra Amistad.

Por eso conviene que celebremos,
cada día, una fiesta:
¡la fiesta de la Amistad!.

En esa mutua seguridad... de poder
contar siempre contigo: de vivir sabiendo
que cuento contigo, y de que tú
cuentas conmigo...  Eso es Amistad.

                (Vivencias felices – Desde el Alféizar)