Páginas vistas en total

martes, 23 de octubre de 2012

NUECES Y CASTAÑAS



NUECES Y CASTAÑAS 
PARA EL OTOÑO

Cada estación tiene sus encantos, mucho el otoño. 

Para mucha gente son la primavera, con la belleza de la naturaleza “revive”, o el verano, con sus días más largos, el clima que invita a acercarse al mar…

Pero no cabe duda de que también el otoño y el invierno son estaciones muy adorables. 

A mí, especialmente,  me encanta el otoño, lleno de colores combinados, con esas noches estrelladas…

Y también este período nos llega con el regalo de diversas frutas y frutos que son únicas: Los frutos secos son una importante fuente de nutrientes para los seres humanos y la vida silvestre. 



Como ya hemos comentado antes, en otra ocasión (http://jose-maria-naturalmente.blogspot.com.es/2011/06/somos-lo-que-comemos.html), somos lo que comemos, con lo cual nuestra salud tiene mucho que ver con lo que llevamos a la boca:

En general, pienso, mucha gente come pensando más en darle gusto a la lengua que bienestar a nuestro organismo.  Y, otras veces nos dejamos llevar por la comodidad, buscamos comidas rápidas o poco laboriosas; dejando a un lado lo que nos ofrece la tierra, en cada estación.

Si comemos sano, pensando en lo que nos hace bien (y no es difícil poniendo un poco de interés en informarnos) nuestro organismo nos lo agradecerá. 


Si nos alimentamos comiendo de acuerdo al orden natural (que tiene sus “leyes”) tendremos el secreto del rejuvenecimiento y la llave para lograr una vida más larga. Ya que la Naturaleza es sabia... y generosa, regalándonos, en cada momento del año lo que es mejor para más nos beneficia.

Las más comunes y saboreadas son las naranjas y mandarinas (con alto contenido de vitamina C), buenas como antioxidantes y que ayudan a quemar grasas; las manzanas (muy digestivas) y las peras (buena fuente de potasio y vitaminas C y E; las uvas (magníficas como antioxidantes);  los plátanos (más dulces en esta época del año); la piña (rica en fibra y cantidad de vitaminas y minerales); la granada (digestiva, diurética, astringente, depurativa), el membrillo, etc.   



Pero no podemos olvidar los frutos secos del otoño:

LAS NUECES

Al llegar el otoño, más el mes de noviembre, parece que nos sentimos con la necesidad de disfrutar de nueces y castañas, además de las frutas ya mencionadas.  

Pero,  seguramente, la mayoría de las veces lo hacemos sin conocer todos los beneficios que, al comerlas, aportamos a nuestro organismo.

Las nueces contienen los ácidos grasos esenciales linoleico y linolénico, y las grasas en los frutos secos en su mayoría son grasas no saturadas , como las grasas monoinsaturadas

Distintos estudios  epidemiológicos  han revelado que las personas que consumen nueces regularmente tienen menos probabilidades de sufrir de enfermedad cardíaca coronaria.


Así pues, consumir nueces es una de las maneras más fáciles que tenemos para ayudar a mejorar nuestra salud. Pues, por ejemplo,  un puñado de nueces (unas 5) al día nos aporta una gran fuente de vitamina B6, ácido fólico, fósforo, magnesio y cobre, además las nueces contienen antioxidantes, como la melatonina o el selenio, sustancias primordiales para reducir el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer y otras enfermedades crónicas. Las nueces son además ricas en proteínas y regulan el nivel de colesterol malo en sangre.


LAS CASTAÑAS

Quizás sean el fruto por excelencia del otoño.

Las castañas vienen a ser uno de los frutos por excelencia del otoño, un momento y una época de cambio, de recogimiento interior, y un tiempo en el que podemos comenzar a disfrutar del frío, de la lluvia, y de todo aquello que representa esta estación del año.


Hablando de sus propiedades: Las castañas son un alimento saludable con importantes beneficios nutricionales que podemos encontrar en el otoño. De hecho, casi podríamos decir que se trata del alimento más característico del otoño, una época en la que es común comerlas asadas para mitigar el frío que es habitual que haga durante esta bella época del año.

Se trata de un fruto seco tremendamente rico en nutrientes, aportando sobre todo hidratos de carbono y fibra, así como vitaminas del grupo B, ideales para reducir la sintomatología propia del otoño, en la que es común sentirnos apáticos o melancólicos.

Lo más destacable, entre las propiedades de las castañas, es que se trata de un alimento con muy pocas calorías, algo que se combina muy bien con su alto contenido en fibra, proteínas e hidratos de carbono.


Precisamente gracias a su alto contenido en fibra se convierten en unos alimentos adecuados contra el estreñimiento. Resultan muy útiles en dietas de adelgazamiento porque ejercen un importante efecto saciante. Y, además, tienen propiedades vasculares reconstituyentes y antiinflamatorias.

Son una buena fuente de minerales, entre los que destacamos el magnesio, potasio, hierro y fósforo, y según algunos estudios se les atribuyen propiedades tanto anti-inflamatorias como vasculares.

Si se mastican bien y no se abusa al comerlas, no tienen por qué ser pesadas de digerir.

Lo más importante es su alto contenido en hidratos de carbono, proteínas y fibra; su bajo contenido calórico; y su contenido en minerales (magnesio, potasio, hierro y fósforo).



El otoño es una buena época para disfrutarlas, sobretodo porque puedes ir al campo en compañía de tu familia, pareja o amigos, armarte con una bolsa y un palo de madera y pasar un día inolvidable buscando castañas en las jornadas más hermosas de esta bella época del año.


¡Disfrutemos del otoño y sus regalos naturales!








11 comentarios:

  1. Una entrada muy interesante, instructiva y para abrir el apetito,jaja. Y es muy cierto que somos lo que comemos.

    Un fuerte abrazo Jose Maria

    ResponderEliminar
  2. Vaya me quitate la indiferencia al otoño, ahora pienso que es interesante. un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Interesante reportaje sobre los alimentos otoñales. Me estoy poniendo muy gordo, y preferiría no mirar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Yo me quedo con el Otoño.. Me encanta su luz.. Interesante explicación y bonitas imágenes..

    ResponderEliminar
  5. Todas las estaciones tienen su encanto, solo hay que saber observar como tu bien nos has mostrado.

    B E S O S

    ResponderEliminar
  6. Es la estación del año que más me gusta,El otoño,con sus colores sus frutos y su temperatura.Y con lo que nos has mostrado en tu entrada,nunca tendríamos que pasar de el .Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Hermosa entrada! Me encanta el otoño y disfruto de todos los frutos que nombras tan acertadamente. Un placer conocerte.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por visitarme y dejarme tu comentario, yo ya me he quedado por aquí y mas con esas imágenes tan lindas. A mi me encanta comer sano y variado pero también me gusta el chocolate, es mi debilidad. Un saludo =))

    ResponderEliminar
  9. Los frutos de otoño son increíbles.
    Me quedo con las nueces

    Gracias
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Lo comparto con tu permiso en la página de Dieta Sana, muy instructivo...
    http://www.facebook.com/DietasanaNUT3

    ResponderEliminar