Páginas vistas en total

martes, 11 de diciembre de 2012

ES IMPORTANTE

Acaso muy importante:




AL FINAL DE 2012...

Quizás no pase nada. Pero puede pasar. De hecho, “algo” ya está sucediendo.

Las premoniciones de los mayas, las profecías de San Malaquías, las revelaciones de Nostradamus…, están siendo:



Si nos fijamos bien, si dejamos de estar distraídos con las tonterías que nos ofrecen los “mass media” (en castizo “medios de comunicación de masas”), podemos darnos cuenta de que hay un cambio cósmico ¡que está sucediendo ya!

Acaba el 2012, termina un ciclo. Según el calendario maya, el 21/12/2012 finaliza la llamada “Cuenta Larga” que se inició en el año 3113 a. C.; coincidiendo exactamente con el solsticio de invierno de este año.

Es el fin de una era. No es el apocalipsis del fin de todo. Aún quede un largo trecho por andar.



Según los mayas (creo que es interesante escucharlos), no sin sufrimiento para muchos, estamos en un camino abierto de muchos cambios…

Es a tener en cuenta que:  los mayas fueron, durante más de 17 siglos, una civilización avanzada, brillante y asombrosa, dominaban y conocían a la perfección las ciencias del mundo, eran grandes matemáticos, artistas, constructores, astrónomos… Fueron grandes medidores del tiempo y definieron los ciclos de los planetas y del Sol. Nos dejaron su conocido calendario y las profecías del 21 de diciembre del 2012.



Y los mayas nos dejaron un mensaje en su calendario y nos dejaron una fecha de finalización el 21 de diciembre del 2012.


Es, al menos, curioso.

También nos dejaron “en herencia” unas profecías en las que nos anticipan ciertos acontecimientos futuros, como el aumento de la temperatura del planeta, y también que nos llegará una época de paz y armonía para toda la humanidad, pues el mundo de odio y materialismo terminará y con ello el final del miedo; que todos iremos teniendo ciertos cambios de conciencia y actitud más positivas para avanzar a una mayor perfección, llevándonos a cambios físicos en el sistema solar y cambios psicológicos en los seres humanos, transformando nuestro pensamiento y comportamiento. Siendo capaces, así mismo, de controlar nuestras emociones, haciéndonos personas más tolerantes y comprensivas, alcanzando un más alto nivel de energía interna…




Consiguiendo, paralelamente, una perfecta estructura de comunicación mundial, dando paso a un gobierno mundial para el bien común. Un gobierno mundial y armónico con los seres más sabios del planeta, donde no existirán fronteras ni nacionalidades,  ni se necesitará el dinero como medio de intercambio;  poniendo fin a la pobreza de siempre. La excelencia y el desarrollo espiritual serán el resultado de seres humanos en armonía.



Podemos creérnoslo o no. Esperarlo o temerlo. Tomárnoslo en serio o reírnos, sin más…

Bien. Quizá el 22 de diciembre, o el 1 de enero de 2013, todo siga igual…

¿Y si no es así?, ¿esperamos, pasivamente, para ver qué es lo que va a suceder?



Os invito a seguir la “hipótesis”: Si resulta que las “previstas” explosiones solares (“bomba solar” que, según parece dice la NASA, equivaldría a la energía de 10 millones de bombas de hidrógeno; que nos llevarían, con la destrucción de los transformadores de las centrales eléctricas, a un retroceso de nuestra “civilización”, en unas horas,  de unos 100 años…), no sólo fueran verdad que va a suceder, sino que, además, realmente nos afectaran (efectivamente) de gran manera, y nuestra actual “manera de vivir” al vernos abocados a retroceder en la historia como un siglo atrás, perdiendo muchas der las cosas que ahora tenemos como tan “necesarias”; como sería todo lo que funciona con electricidad, el agua entubada, la posibilidad de viajar  en tren de alta velocidad o en avión… ¿Qué haríamos sin frigoríficos, sin agua caliente, sin Internet ni correo electrónico, sin televisión?, ¿cómo viviríamos sin alimentos precocinados, o sin lavadoras ni microondas?



Y…, aquí va mi pregunta abierta: si todo esto fuese a suceder, aparte de hacer acopio de todo aquello (¿qué cosas materiales?) que, razonablemente, nos puede hacer falta “un día de necesidad”… ¿qué es “eso” que nos gustaría no haber dejado de hacer antes de que sucedan estas cosas de las que se nos está hablando…?

¿Qué realización personal, que sueño realizable, que aventura aún por llevar a cabo… no nos gustaría que nos quede sin vivir…, antes de que sea tarde?

Creo que es bueno que lo pensemos. Y que, sea o no sea lo que pase en este “incierto futuro” por llegar… ¡nos planteemos (y arrostremos), en serio,  realizarlo!


Concluyendo:

Con esto yo no quiero decir (ni digo) que crea que el mundo se va a acabar la semana que viene, ni tampoco en esta década o la siguiente… Lo que sí planteo es que no estaría de más (como hipótesis) pensar sobre esa posibilidad de que en un corto plazo (el que queramos), cada uno de nosotros se encuentre en una situación, diferente a la actual, en la que muchas de las cosas que hoy tenemos al alcance de la mano, dejen de ser lo cotidianamente lograble…; como si de un “paso atrás” en un también hipotético “túnel del tiempo” nos haya llevado a vivir de manera parecida a como lo hacían nuestros bisabuelos…

¿Seríamos capaces de vivir de ese otro modo? ¿y qué “cosas” son las que no nos perdonaríamos haber perdido la posibilidad (actual) de vivir…, ahora que sí podemos?



Es un juego. No pretendo otra cosa, con este post. Pero, ojalá, esto nos puede llevar a pensar que cosas son las que más valoramos y no nos gustaría dejar “sin hacer”, antes de que sea tarde).

Feliz entrada en el solsticio de invierno, felices entrañables familiares fiestas navideñas y próspero año nuevo 2013.

        Un abrazo abierto,  José-María




11 comentarios:

  1. Hola, felices fiestas y año 2013. Todo cambio trae cosas buenas y malas, me quedaría con las buenas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me ha parecido muy interesante tu post. Tanto se ha hablado del fin del mundo ....que las predicciones mayas pasan a ser una más de tantas, pero hay que reconocer que fue una civilización muy avanzada.
    Que tengas unas felices fiestas y un genial año 2013....y espero podamos seguir por este mundillo de la glogosfera.

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  3. Esta mensagem e’ para todos aqueles que vivem com desejos de ajudar alguém, nem que seja com uma simples presença. Gostaria que visitasse e seguisse este bolg, onde o autor precisa de publicidade para o seu trabalho. Vale a pena ver. Este seu gesto pode ajuda-lo. Obrigado.
    Desenh.ar.te
    dsnharte.blogspot.com

    Muito obrigado
    Fernanda

    ResponderEliminar
  4. Si te gustan los blogs gastronómicos, te invitamos a pasarte por nuestra cocina!
    http://juegodesabores.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Lo único claro que tengo, José María, es que el mundo siempre se acaba, en cuanto uno muere. Lo demás... leyendas más o menos curiosas.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  6. Hola Jose Maria, comparto tu opinión que el mundo no se va a terminar, los descendientes mayas lo han explicado y esta muy buena toda la información de esta entrada
    Hay que hacer algo, o terminaremos nosotros con el mundo
    Abrazo

    ResponderEliminar
  7. Pues creo que lo prioritario es encontrarme con la gente querida, conversar, tal vez tomar una copa o un café. También decidirme a pedirle perdón a esas personas quienes creo que ofendí, que esas heridas me dañan a mi tanto como a ellas. También perdonarme a mi misma...

    ResponderEliminar
  8. No creo que pase nada, ojalá sí pase en nuestras conciencias y se acabe tanta injusticia que existe en esta humanidad. Creo que el cambio ha de ser humano, de reflexión, paz y más justicia. Te mando un abrazo, es un lujo entrar a leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julie. Pues sí, ojalá que pase... dentro de nuestros corazones.

      Eliminar
  9. Lo que sí está claro es que: mañana día 21 de diciembre, al finalizar la tarde, el cielo se oscurecerá... hasta el amanecer del día siguiente, el 22 de diciembre. Y, como en cada jornada, naturalmente..., después del atardecer, de nuevo volverá a caer la noche. Ojalá que sepamos disfrutar, siempre, sin miedo, de este fenómeno natural.

    ResponderEliminar