Páginas vistas en total

lunes, 30 de julio de 2012

AGRADECIMIENTO



La vida es COMPARTIR. Y, así, una parte de la vida la recibimos de todas esas personas con quienes nos relacionamos. Al convivir, al inter-relacionarnos, nos vamos haciendo personas; vamos llegando a ser quienes somos. Por eso, además de ser un fruto de la madre que nos trajo al mundo, también somos hijas e hijos de todas las personas con quienes convivimos. Parte de una vida humana que, siempre, es comunitaria. Y es sintiéndola como podemos lograr ser felices, cada día.

Este blog, como cada blog, es un espacio abierto a la comunicación: yo digo, comunico cosas que, si no llegan a nadie son sólo palabras vacías o imágenes que nada valen.  Y, compartiendo quien soy y lo que pienso, a través de la red… estoy HACIENDO VIDA con todas y todos quienes me seguís, quienes me visitáis, me leéis.

Por eso, hoy, quiero agradeceros a todas y todos quienes os asomáis a esta ventana mía, por ayudarme a ser más… feliz. GRACIAS.

                                    José-María Fedriani


(hoy 400 seguidores)


viernes, 27 de julio de 2012

MATRIMONIO Y FAMILIA




¿Institución pasada 
de moda?

Según nos dicen las estadísticas, de los matrimonios españoles, un 60 % no llega a cumplir los 10 años. Y, si las cosas siguen así, en los próximos años, se “celebrarán” en España más divorcios que casamientos.

¿Qué está pasando a las parejas de hoy?, ¿ha dejado de tener sentido eso de “casarse” y de hacerlo “hasta que la muerte” las separe…?, ¿o es que hoy nadie es capaz de “sacrificarse” un poco para que un “proyecto en común” siga para adelante, aunque cueste trabajo?

La opción de vivir en pareja y en familia, indiscutiblemente, tiene muchas dificultades. Entre otras cosas porque, casi siempre, cuando decimos o acordamos ir a “vivir a dos” cada quien tiene “su idea” de lo que es el “convivir”… (compartir, con-comer, con-dormir, con-colaborar, con-estar). Y lo mismo pasa luego (si esa relación está abierta a hacer fructificar la vida amorosa que surge y resurge de una relación conyugal), cuando llegan al “ese mundo hogareño”  nuevos miembros para esa “familia”.




No es cosa fácil, porque el convivir nunca es fácil; pero menos si no era algo bien recapacitado y aceptado. Tampoco si, cada quien, se encuentra con unas necesidades (las suyas propias) que pueden hasta ni ser comprendidas ni aceptadas por los demás.


Así las cosas, después de unos cuantos años “aguantando” la realidad que no es lo que se había soñado años atrás, que una y otro ven que, además, sienten (ambos) que les impide ser quienes desean ser y seguir creciendo para serlo a cabalidad…, es fácil llegar a la conclusión de que lo mejor es decidir dar por acabada la relación. O lo que es lo mismo, romper.

Optar por irse cada uno por donde vino, o por algún otro nuevo camino que pueda haber aparecido…, posteriormente.



Ya está definido, etimológicamente: di-vorcio. Di, separación. Verto, dar la vuelta, girar… Se rompe la pareja no para andar enfrentados, sino para iniciar nuevas andaduras.

Y, con ello, surgen nuevos espacios de libertad, se recuperan algunos ya olvidados o perdidos; incluso se puede disfrutar mejor (por cada una, por ambas partes) de experiencias no valoradas suficientemente, en años atrás…

Pero, a su vez, quedan otros espacios vacíos. Son como sombras de “algo” que ya no está…, pero que sigue ocupando un lugar en la vida de cada uno de los miembros de la pareja rota (seguramente más en el caso de la mujer, siempre con su hemisferio cerebral derecho más desarrollado).

En realidad, llega el momento en que aquella, acaso olvidada, opción de vivir “en compañía”, de ser parte de una “entidad comunitaria”, vuelve a estar presente; si no tanto en las mentes o pensamientos, sí en el sentir, vitalmente.




Y surge la nueva “crisis”, la de ¡la soledad!

¿Qué hacer, por dónde tirar?

A cada lado de la cama vacía… surgen preguntas como ¿qué quiero hacer de mi vida?, ¿cómo quiero vivirla?, ¿en soledad?, ¿compartiéndola con otra u otras personas?



Y…
¿Pero qué es lo más fundamental…? ¿a qué tengo que renunciar y a qué he de comprometerme para lograrlo?

El discurso sobre la crisis de familia, no es nuevo. Pero hoy lo vivimos muy fuertemente porque, cuando hablamos de familia, ni siquiera sabemos de qué estamos hablando...
La realidad es que, junto a las familias-matrimonio, se dan las familias-pareja (desde la cohabitación de uniones libres), que dan origen a la familias consensuales, no conyugales.

En el contexto actual, ya no podemos hablar de “uniones de por vida”,  ni de “monogamia” ni de matrimonios abiertos a toda posible descendencia…


Vivir en pareja o en familia no es (no puede serlo nunca) lo que hacen los otros, ni siquiera lo que hicieron nuestros padres. Las reglas del juego pueden y deben cambiar. Porque el juego, aún siendo el mismo, no lo es. Porque los actores son otros, somos otros; también las circunstancias.



Hasta la fidelidad puede ser algo bien distinto para unos que para otros: hay quienes prefieren que sus cónyuges nunca le abandonen, aunque no les amen; mientras hay quienes consideran la fidelidad como el compromiso de estar siempre atento a la otra persona, aunque (aparte) busquen satisfacciones extra-matrimoniales (o como le queramos llamar).

Y hay quienes no quieren saber nada de “compromisos”, ni siquiera de pisos compartidos, sólo de “relación de pareja” ¡con derecho a todo! (cada quien en su casa…, abierta a recibir a la otra persona el día y hora que “haya acuerdo”), así no más…

Con todo esto..., el panorama cambia enormemente: efectivamente, el divorcio es una modificación de la monogamia y se opone tanto a su espíritu como la poliandria, la poligamia y el adulterio. La introducción del divorcio ha dado lugar a familias uni-parentales (la madre o el padre con los hijos) o multi-parentales (con hijos provenientes de matrimonios anteriores) y también uniones entre homosexuales (hombres o mujeres).

Actualmente, está bastante extendido y aceptado lo de las “parejas de hecho”.

De todos modos, el mal uso de las palabras, lleva a muchas CONFUSIONES y malos rollos.


Si queremos aclarar el “concepto”, creo que a la familia podríamos definirla como: un conjunto de personas con unos objetivos comunes y con unos lazos y vínculos afectivos fuertes, cada una de ellas con un papel definido, donde natural y normalmente aparecen los roles de madre, de padre, de hijos y de hermanos.

Pero, a mi manera de entender, se están confundiendo muchos conceptos y en muchos ámbitos. Un ejemplo claro es el del “casamiento” de los homosexuales. ¡Por supuesto que todo el mundo tiene derecho a vivir como quiere! Y nadie (nadie) tiene por qué “meterse” dónde no le llaman...



Pero lo que tampoco podemos hacer ahora es esforzarnos por confundirlo todo. 

Y me aclaro:
Bueno, es verdad que muchas personas padecen “discriminaciones” por razón exclusiva de su preferencia sexual”, efectivamente los homosexuales y transexuales “merecen la misma consideración pública que los heterosexuales y tienen el derecho a vivir libremente la vida que ellos mismos hayan elegido”. Lo mismo (pienso) pasa con todas las “minorías”, que también habría que tener en cuenta... Y si queremos un país de iguales, no estaría de más llevar a cabo todas las modificaciones legales que sean necesarias para reconocer, en pie de igualdad, su derecho a casarse; con los efectos consiguientes en materia de sucesiones, derechos laborales y protección por la Seguridad Social.

Sí, hay que equiparar los derechos de las parejas del mismo sexo con los de los heterosexuales casados ¿y por qué no? Pero lo que no me parece adecuado, es confundir Matrimonio con casamiento. La institución matrimonial está (tiene que estarlo) abierta a la materno-paternidad. Si no, no es “MATRI-monio”. Casamiento sí: una mirada a la etimología de "casa" nos da una perspectiva general, un entramado inicial del término, y una sugerencia de cómo entender lo que se deriva de esta palabra (“casamiento” viene de casa).

Y “ser pareja”, optar por hacer la vida en compañía, siempre tiene que tener bastante (suficiente) de COMPLICIDAD.



Por eso, para acabar, pongo este poema:

Me gustaría ser
tu cómplice.
No siempre puede
hacerse el camino de la vida
sin nadie
que te acompañe.
Seguro que, alguna vez,
habrás notado
la soledad,
habrás sentido la necesidad
de tener alguien
a tu lado...
que te de la mano,
que te diga
una palabra cariñosa,
que te ayude
a llevar una carga
demasiado pesada,
quizá;
que te anime a seguir. 

Sí... puedes
contar
conmigo,
siempre conmigo.
Sábete
que siempre
estaré...,
para lo que necesites. 
Impertérrido. 

Pero es que,
además...
tengo
algo que decirte.
Algo que, para mí,
es importante:
yo también
cuento contigo...:

Quiero
que seas
mi cómplice.


                  José-María Fedriani



sábado, 21 de julio de 2012

MANIFESTACIONES...


PROTESTO
POR LAS PROTESTAS

Manifestaciones callejeras, movilizaciones  de diversos colectivos… Es lo que vemos estos días. Mucha gente no está contenta de cómo van las cosas en este país. Y como decía aquel, “nada me importa de lo que pasa, hasta que me pasa a mí”. Y como, ahora, han llegado los recortes directamente al dinero que llega a muchos hogares… ¡ahora hay que manifestarse! Yo no termino de entenderlo.



Las cosas no son como quisiéramos. Pero, así y todo, creo que no es de razón, ni tan democrático. Exigirle a los que nos gobiernan (porque el pueblo los votó, poniendo en ellos su confianza… o porque casi todo el mundo estaba ya harto y muy decepcionado de las “promesas” hechas, en tono de discurso un tanto “progresista” de los anteriores…), después der sólo siete meses, que todo esté resuelto ¿no es una contradicción?


Ahora,  movida por diversos líderes sindicales (que mayoritariamente son unos impresentables que llevan décadas “chupando” del bote y “apañando” convenios muy “convenientes” a los empresarios) la gente se eche a la calle a pedirle cuentas a un gobierno que aún no ha podido hacer casi nada para resolver el agujero (o socavón) que tenemos debajo de los pies, me parece que no es de recibo. Todavía no.



Quienes me conocen saben que, hablando de política, yo no soy “de derechas” y que, hace años, pienso que el Psoe ha estado haciendo una “política” muy de derechas (o sea es “de derechas”) y que el Pp es casi tan “de derechas” como los nominalmente “socialistas”. Pero, aunque no crea mucho en estas gentes, sí que me considero demócrata (desde la niñez, pues ya mi padre me enseñó a serlo).

Las duras medidas adoptadas por el gobierno, seguramente no les gustan a nadie; posiblemente ni a quienes las están estableciendo. O ¿para qué las toman, para ganas votos en las próximas elecciones? Para eso sería mejor que hicieran como el bueno de Zapatero, que negaba la realidad practicando la “política” del avestruz… y asegurando (falsedades que ni los colegiales se creían) que en unos meses íbamos a salir de la crisis.



Yo quiero creer y espero que vengan soluciones de nuestros gobernantes: para eso están ahí y (se supone) están preparados para ello; aunque, sinceramente, no comprendo qué es lo que están pretendiendo, pues por lo que yo recuerdo de mis estudios de economía…, creo que, para la creación de empleo y levantar un país, lo mejor no es la recesión y el ahorro…, sino todo lo contrario: la inversión (pública y privada), la activación empresarial: el sacar el capital a la calle, no guardarlo para ¿cuándo? No crecen pinos guardando piñones en botes de cristal, sino saliendo al campo y poniéndolos a germinar. Para el problema de la desconfianza de los mercados, por ejemplo,  ¿gastar menos es la solución?

No lo sé, pero creo que, todos, tenemos que colaborar un poco. Cada quien con lo que pueda, aunque nos cueste algún sacrificio.

La mejor forma de creer en el futuro ¡es crearlo! 


miércoles, 18 de julio de 2012

OTRO CONSEJO VERANIEGO


Picaduras  de mosquitos, pequeño y gran problema 
del verano.


En verano,  desde el comienzo del crepúsculo hasta la salida del sol, los mosquitos llegan picando nuestra piel y produciéndonos molestas ronchas… En realidad lo que hacen no es más que alimentarse con la sangre que “chupan” a sus víctimas que, en la mayoría de las ocasiones son varones. Esto es debido a que solo "pica" el mosquito hembra pues el macho se alimenta de néctar.



Ante las “picaduras”, se producen diferentes tipos de reacciones, según la persona que la padece: lo más frecuente es que suceda a personas que padecen cualquier tipo de alergia;  la alérgica, que es más intensa y reviste un potencial mayor peligro, pues afecta a quienes son alérgicos del insecto en cuestión; o también la llamada tóxica, que ocurre en personas a la que se le inocula una gran cantidad de veneno, quizás producida por varios insectos.  


Los mosquitos son más frecuentes en épocas en las que aumenta la temperatura como el verano y en zonas en las que hay humedad de pantanos y ríos.

Afortunadamente, la mayoría de las picaduras solo ocasionan molestias pasajeras, sobre todo ronchas e intensa comezón, que suelen desaparecer en un par de días. Pero siempre  pueden resultar muy molestas.



Aquí van unas sugerencias naturales sobre cómo enfrentar  las picaduras de insectos.



Afortunadamente, mientras que la Madre Naturaleza nos ha dado la presencia de estos latosos animalitos, también nos ha brindado estupendos remedios para tratar las picaduras de mosquitos.


1. Vinagre

Cuando primero note la picadura, póngase un poco de vinagre en la roncha que se forma.


2. Áloe vera
  
El áloe es otro formidable remedio para las picaduras de mosquitos, al igual que para otros muchos malestares. No sólo servirá para aliviar la comezón y la hinchazón de la picadura, sino que también servirá para curar la herida. Se puede usar la gelatina fresca de una planta de áloe, poniendo un trozo de una hoja abierta de la planta directamente en la picadura. 


O, también, utilizando la gelatina que llevamos en un tubo o bote de “gelly” o “gel bio-activo”, que se comercializa por diferentes empresas y que (si es de calidad) conserva las mismas propiedades que la planta (con la ventaja de que estará más higiénico y, sobre todo, resultará más práctico, pues se puede llevar siempre a mano. Homeway, empresa que ya hemos nombrado en alguna otra ocasión tiene el gel bio-activo puro (A 111) de comprobada calidad.


Bueno, los mosquitos son los insectos que más picaduras producen pero, por supuesto, esto que funciona muy bien para dar alivio y curar las posibles heridas de picaduras de mosquitos, es válido para cualquier otra picadura de arañas, abejas, avispas, hormigas y otros insectos en general.   


                                         




PRECAUCIONES

La prevención nunca está de más, por lo que para evitar estos efectos indeseados es conveniente el uso de repelentes,

Usar repelente para mosquitos no es la única medida que puede tomarse para evitar su picadura y combatirlos. Para empezar, es recomendable utilizar camisa con mangas, calcetines y pantalón largo,  en las áreas de riesgo (mejor de colores claros), principalmente en horas de amanecer y crepúsculo, también es conveniente utilizar ahuyentador o repelente.

Pero, de todos modos, aquí va un magnífico (eficacia comprobada) REPELENTE NATURAL:

Mezclar:

- gel bio-activo (o gelly) de áloe.

- aceites esenciales (van bien: albahaca, ajenjo, espliego, eucalipto, melisa, menta, tila, tomillo), o el preparado “Olio del Re”.

- infusión de té y lavanda.  

Ø Mezclarlo todo y aplicarlo.


¡Felices amaneceres y atardeceres crepusculares!

martes, 17 de julio de 2012

ORACIÓN MARINA



FRENTE  AL  MAR

El mar parece que habla.
¿Qué me quiere decir?


Me parece que, realmente,
repite: «Dios existe, existe, existe…
Dios es amor, es amor, Amor… Amor, Amor…


Dios es bondadoso, bondadoso, dadoso…
El es misericordioso, misericordioso…
Es justo, es justo, es justo…
Dios tiene todo el poder.
El merece la gloria.
El es el rey de la creación.
Es nuestro dueño.


Nosotros, mares del mundo,
gozamos
porque El nos ha creado;
porque nos ha hecho
según su voluntad
y nos ha dejado su grandeza.


Somos felices. Dios es maravilloso.
Todo es excelso en El.
Nosotros estamos alegres
de que nos hiciera. Y gozamos
dándole gracias y repitiendo su nombre
y publicando
su gloria y grandeza».


Sí, Dios mío. Tu mar
es grandioso.
¡Cuán Glorioso Tú que lo hiciste…!


   Del libro de poemas “HORAS”
    (José María Fedriani)

lunes, 9 de julio de 2012

SOL PARA LO BUENO... Y PARA LO MENOS BUENO



Ahora estamos
                     en pleno reinado del astro sol.

La playa y el aire libre son unos espacios para disfrutarlo en esta época de buen tiempo y vacaciones.


Pero ¿es bueno y saludable tomar el sol… o es perjudicial?

Como tantas cosas, en la vida, tiene dos caras.

BENEFICIOS DE TOMAR EL SOL

Tomando las precauciones adecuadas es factible sacarle partido a las horas que dedicas a tomar el sol. La piel, el sistema inmune o el descanso se benefician notablemente de su acción.

1. Fortalece huesos y dientes.

El Sol es una gran fuente de vitamina D y nos ayuda a fortalecer los huesos. Cuando tomamos el sol, nuestros huesos se fortalecen: los rayos UV ayudan a producir vitamina D en la piel. Esta vitamina es muy importante para la mineralización de los huesos, al favorecer la absorción en el intestino del calcio y el fósforo y evitar su pérdida en el riñón. 

Aunque la mayoría de las vitaminas y minerales las tomamos en los alimentos, en el caso de la vitamina D, con 8 5 ó 10 minutos de sol, dos o tres veces por semana,  el metabolismo de nuestros cuerpos es capaz de fabricarla en la piel, gracias a la radiación UV del sol. 


2. Mejora en la constitución muscular

Con la luz solar, el cuerpo absorbe plenamente las vitaminas, con lo cual todo nuestro organismo se beneficia: no solo los huesos, también los músculos, incluido el corazón.  Gracias a lo cual se pueden prevenir males  como el raquitismo o la osteoporosis.

Igual que para las plantas, para el organismo humano la energía solar es vital para su desarrollo. Casi que no hay vida sin luz solar: un ser sin recibir el sol se mantendría raquítico. Más si, al tomar el sol, nos movemos, hacemos ejercicio, practicamos la natación.


 3. Mejora el funcionamiento de nuestro sistema inmunológico

Se ha visto que el sol es capaz de estimular y aumentar el número de glóbulos blancos o linfocitos, las células encargadas de la primera defensa frente a la infección. Por eso suele darse el caso que en los inviernos posteriores a unas vacaciones al sol, padecemos menos gripes y resfriados.

4. Equilibra el colesterol

Aunque suene extraño, las grasas se disuelven al sol. Así, las personas que viven en climas soleados presentan menos incidencia de enfermedades cardiovasculares. 

Se ha comprobado que los niveles de colesterol son menores en verano, en parte porque la luz UV es necesaria para metabolizar el colesterol, y cuando tomamos el sol disminuye el nivel de colesterol y evita que pegue a las arterias. 

Claro que otra explicación también está en que en verano nos movemos más y comemos más frutas y verduras de temporada.

5. Disminuye la presión sanguínea

El sol provoca una vasodilatación de los vasos sanguíneos superficiales y aumenta la circulación de la sangre en la piel, disminuyendo los valores de presión arterial. 

En las personas con hipertensión el sol tiene un efecto medicinal. La explicación parece que está, de nuevo, en la vitamina D, pues en presencia de esta vitamina, disminuyen los niveles de hormona paratiroidea, encargada de liberar el calcio de los huesos y de regular la presión sanguínea.

Paralelamente, se conoce el caso de algunos deportistas que, antes de una competición, evitan tomar el sol. El sol aumenta el metabolismo y la depuración de los tejidos. Estos efectos beneficiosos pueden volverse en contra de una persona deportista, pues la bajada de tensión puede provocar una disminución del estado de alerta antes de una prueba.

 6. Protege frente a diversos tipos de cáncer

Es conocido que hay diversos tipos de cánceres que aparecen con más frecuencia en los países con menos horas de sol. Por ejemplo, los países mediterráneos tienen una incidencia menor de cáncer de mama, cáncer de colon, etc. frente a los países nórdicos. 

La explicación a esta protección natural vuelve a estar en el efecto protector de la vitamina D frente a los tumores. Recientes estudios han encontrado que la luz solar ayuda a proteger no sólo del cáncer de mama y colon, también frente a otros tumores como el de ovario, vejiga, útero, estómago, linfomas y próstata.

7. Ahuyenta la depresión

No hacen falta muchos experimentos científicos para saber que el tiempo afecta a las emociones. El sol contribuye en el estímulo de los neurotransmisores cerebrales que controlan el estado anímico.
Parece ser que bajo la luz del sol es más fácil ver el lado positivo de la vida y se aleja el cansancio, la depresión y el estrés. Por eso es que nuestro ánimo está siempre mejor después de tomar un baño de sol.

La explicación está en que los rayos UV aumentan la producción de la serotonina, que interviene en la regulación del sueño, la temperatura del cuerpo,  la conducta sexual y la sensación general de bienestar. 

 8. Mejora la calidad del sueño

En verano los días se alargan y nos resulta más fácil levantarnos descansados a pesar de haber dormido pocas horas. La explicación de nuevo se debe al efecto de los rayos UV en otra hormona: la melatonina que se encarga de muchas funciones, entre ellas regular los ciclos de sueño.  Cuando hay luz, la melatonina desciende y nos sentimos más despiertos y activos.

Así, aunque durmamos menos horas, parece que descansamos lo suficiente, pues es que dormimos mejor.

9. Favorece la vida sexual

Sin caer en los tópicos veraniegos, la realidad es que hay más sexo en verano que en invierno: la vida sexual de la mayoría de las personas es más intensa en verano.

La explicación está en otra hormona: la testosterona, pues el sol tomado con moderación aumenta los niveles de testosterona en la sangre, y esta hormona es una de las responsables del apetito sexual. 

Está comprobado que el esperma masculino es más rico en espermatozoides en la época veraniega...


10. Mejora el aspecto de nuestra piel

A parte del efecto de belleza de un buen bronceado, resulta que algunos problemas de la piel, como el acné, la psoriasis, vitíligo, etc., pueden mejorar bastante al tomar el sol con moderación; basta media hora de sol al día para mejorar.

El aspecto saludable de un cuerpo dorado por el sol ¡suele ser una buena señal de buena salud!


Pero…


INCONVENIENTES DE ABUSAR DEL SOL


Daños provocados por el sol:


Debe tomarse en cuenta que la mayoría de daños que pudiesen afectar a cualquier ser humano son causados por sus propias acciones, como por ejemplo:

- El excesivo aumento en la temperatura en ciertos lugares y cambios de clima, es producto de la disminución de la capa de ozono, lo cual sucede por la contaminación del hombre a través de los años.

- Los problemas físicos como:
1.   Manchas en la piel
2.   Quemaduras de 1er y 2do. grado
3.   Vejez prematura
4.   Cataratas y otros problemas visuales
5.   Cáncer de piel

Todos son causados por problemas de alta exposición al sol con o sin protección, pudiéndose evitar.


Cuidados para la prevención de daños por exposición al sol


Todo el mundo (tanto adultos como niños) deben tener presente que, en las horas centrales del día, en las que el sol calienta más, han de exponerse lo menos posible a los rayos solares; muy importante es tener mucho cuidado durante las primeras exposiciones al aire libre, tanto en la playa como el el campo.

Si la exposición larga es inevitable, tomar las siguientes precauciones:

- Utilizar prendas de vestir holgadas y lo suficientemente gruesas para bloquear los rayos UV-A y UV-B.

- Utilizar protector solar de diferentes factores de protección dependiendo del tipo de piel y, sobre todo del tiempo de exposición.

- Utilizar una gorra con visera o sombrero de ala ancha para protección de la vista.

-  Beber bastante agua o zumos de frutas naturales, preferentemente;  para evitar una deshidratación.
El cuerpo pierde más agua cuando hace calor. Es muy importante no dejar de hidratar nuestra piel tanto por dentro como por fuera.

Las frutas son ricas en antioxidantes y ayudan en la prevención del envejecimiento.


Nada hay peor que permanecer tendidos e inmóviles bajo el sol. Para broncearse adecuadamente, lo mejor es pasear o realizar alguna actividad recreativa, como jugar con las palas o incluso hacer castillos de arena. Así se estimula la circulación y se consigue que la temperatura corporal se mantenga adecuada.

Disfrutar de los beneficios que nos proporciona el sol sin arriesgarnos a sufrir de alguna enfermedad lo lograremos con la prevención; en nosotros está tener una buena salud, prevenir es siempre la mejor opción.



Los dermatólogos avisan

En la "Campaña del Cáncer de Piel 2012", organizada la Academia Española de Dermatología (AEDV) y difundida bajo el nombre "Euromelanoma", el coordinador de la misma, Dr. Julián Conejo, nos recuerda de entrada la importancia de tomar medidas preventivas ya en la infancia, "de manera extraordinaria hasta los 2 años de edad", y luego prolongar estos cuidados especiales hasta los 18.

Los niños que han sufrido más de tres quemaduras solares tienen 10 veces más riesgo de padecer melanoma en la edad adulta. Por eso es tan importante protegerlos del sol con cremas y sombrillas. Ahora sabemos que "la radiación solar es el cancerígeno más conocido, incluso más que el tabaco. En la aparición del cáncer, en más del 80 por ciento de los casos, la responsabilidad es del sol", puntualiza este dermatólogo, cuyo mensaje "¡Estar bronceado no es estar guapo, es dañar la piel!" no se debe echar en saco roto. En otras palabras, bronceado es sinónimo de envejecimiento de la piel, en especial de la cara, cuello, brazos y manos, las zonas habitualmente desnudas y expuestas a los rayos solares UV. Cuando estos se concentran en dichas zonas, la piel se defiende produciendo más melanina (el pigmento que da color a la piel y el tono bronceado), pero lo hace acumulándolo de manera desordenada, dando lugar a las manchas.


 Un dato a tener en cuenta:

 EL FACTOR DE PROTECCIÓN SOLAR


El factor de protección solar o índice de protección solar es un índice que indica el tiempo que una persona puede estar expuesta al sol (sin protección, se entiende) sin sufrir quemaduras. Dicho índice, que se refleja de forma numérica en el envase de los foto-protectores que podemos adquirir en el mercado, es un multiplicador del tiempo que una persona puede estar tomando el sol sin quemarse.


Es decir: si puede soportar media hora expuesta sin sufrir daños, un fotoprotector con factor de protección solar cuatro le permitirá tomar el sol al menos durante dos horas (0,5 x 4 = 2, o sea, cuatro veces más).
·         Piel clara: piel levemente pigmentada, que se quema algunas veces y se broncea ligeramente.
·         Piel oscura: piel que no suele quemarse y que siempre se broncea.

Nivel de radiación (UVI)
Piel Clara
Piel Oscura
Exposición máx. sin protección
Índice protección indicado
Exposición máx. sin protección
Índice protección indicado
0-2 (bajo)
80 minutos
15
110 minutos
8
3-5 (moderado)
40 minutos
25
60 minutos
15
6-7 (alto)
25 minutos
30
35 minutos
25
8-10 (muy alto) Verano
20 minutos
50+
30 minutos
30
11+ (extremo) Verano
15 minutos
50+
25 minutos
50+

Recomendaciones orientativas del Departamento de Sanidad y Seguridad Social según el UVI (Nivel de Radiación).



REMEDIOS PARA LAS QUEMADURAS

Es importante vigilar las quemaduras solares, ya que pueden complicarse con infecciones las cuales pueden facilitar la formación de cicatrices y hasta melanomas.

La primera acción que se debe realizar, después de sufrir una quemadura solar, es refrescar el área con agua fría. Incluso, puede sumergir una tela en el líquido y ponerla sobre la quemadura. Aplicar varias veces al día durante 10 a 15 minutos en cada ocasión.

Una vez enfriada, se puede aplicar los siguientes remedios caseros con el fin de aliviar el dolor y permitir su pronta curación.

REMEDIOS POPULARES

Remedio 1: Mojar una gasa en leche fría y aplicar sobre el área quemada por el Sol durante media hora. Repetir cada dos a cuatro horas.

Remedio 2 Aplicar yogurt a todas las zonas afectadas. Enjuagar en una ducha de agua fría y luego secar con cuidado la piel a base de golpecitos.

Remedio 3: Lavar una zanahoria, cortarla, aplastarla y aplicar directamente sobre la zona afectada. Cubrir con una gasa y deja actuar durante tres horas.

Remedio 4: Mezclar 25 gramos de flores secas de manzanilla  con un cuarto de litro de aceite de oliva virgen. Calentar al baño María, a fuego lento, durante hora y media. Apagar el fuego, colar y dejar que se refresque. Después, aplicar una capa del aceite sobre la zona afectada tres veces al día.

Remedio 5: Aplicar vinagre de vino o de manzana sobre la piel cada hora hasta un total de cinco veces al día lo cual ayuda a aliviar el dolor.

Remedio 6: Mezclar 2 cucharaditas de jugo de tomate y una pizca de bicarbonato y aplicar en la zona quemada. Dejar varias horas puesto. I

Remedio 7: Tomar una hoja de una planta de áloe vera o sábila, extraer su gel o jugo y aplicar directamente sobre la lesión.



Quiero subrayar que, en mi opinión, el ÁLOE VERA es quizá lo más recomendable para aliviar cualquier quemadura no muy grave. Muy especialmente  es ideal para las quemaduras solares. El jugo que conserva en su interior esta planta no sólo nos calmará y refrescará sino que también contribuirá a acabar cuanto antes con aquellas.

A parte de ello, el Aloe Vera es un buen aftersun, pues hidrata en profundidad la piel, calma las rojeces que el sol puede provocar y además tiene un efecto emoliente sobre la piel.
Usándolo después de de tomar el sol notaremos que nos alivia, refresca e hidrata la piel, además ayuda a la regeneración celular: al tomar el sol la piel se castiga mucho y el Aloe Vera ayuda a regenerar las células que están siendo castigadas por el efecto del sol, ayudando a fijar el moreno más tiempo y a que nuestra piel no se reseque tanto.

Alimentos que ayudan al organismo después de exponerse al sol


Hay muchos alimentos que pueden ayudarnos a recobrar la salud de nuestra piel por sus aportes nutricionales, luego que nos exponemos al sol, ya que ayudan a aliviar las quemaduras, la fatiga de la piel, y mejoran la reconstitución celular de la dermis desde nuestro interior:

- Pescados azules, el salmón, la caballa, la sardina y el atún contienen ácidos grasos omega 3 que colaboran con la reparación de los daños producidos por el sol en las membranas celulares.

- La papaya, comerla bien fría mejora las quemaduras solares, así como también utilizándola a manera de emplastos.

- Una infusión de caléndula, tanto bebida como para realizarse lavados con la misma bien fría, alivia la irritación, se la puede mezclar con miel o leche de soja para favorecer mucho más los efectos calmantes sobre la piel.

- Aloe vera, ésta planta además de inhibir la presencia del dolor que a menudo provocan las quemaduras solares, reduce la posibilidad de infecciones sobre la piel, y es un excelente cicatrizante, ya que acelera hasta un 50% los procesos cicatrizantes de la piel, se puede consumir en zumos de aloe vera.