Páginas vistas en total

miércoles, 27 de febrero de 2013

DESDE LO PROFUNDO DEL NUESTRO ADN


Y QUISO Y LO HIZO


Allá en el principio,
creó Dios los Cielos y la Tierra.

Quiso hacerlo, y lo hizo.
Y quiso que fuera la luz, y la hizo.
Y quiso las aguas, y los campos...,
y los hizo.
Y quiso la hierba y los árboles
que dan flores y frutas, y los hizo...

Y Dios quiso los días, y las noches,
y los amaneceres y atardeceres
que los acompañan...

Y con cada cosa que hacía,
se sentía feliz de haberlo hecho...


E hizo a los animales vivientes,
e hizo al ser humano: al hombre y a la mujer,
con las capacidades de amar y ser amados,
de ser creativos y creadores...

Nada de lo que creó lo hizo distantes,
ni ajenos, ni extraños entre sí:
ni el sol de la luna, ni la noche del día,
ni los mares de las tierras,
porque Dios siempre quiso
que todo tuviese la irresistible inclinación
a ampliarse, a unirse a todo lo demás,
a alcanzar la armonía en la plenitud...

Por eso, tenemos adentro
el deseo de comunicación.
Porque fuimos creados
a imagen y semejanza de un Dios
que es Comunicación, que es
Amor solidario y compartido,
que es Vida.


Quizá la luna sepa que ha de seguir al sol;
quizá la nube sepa que ha de seguir al viento;
quizá el agua sepa que ha de viajar
constante y perennemente;
quizá la flor presienta que ha de lucir
perfume y color ante la primavera;
quizás... ¡la Vida está para encontrarse!

Pero quizá los humanos aún no sepan,
o no lo sepan siempre,
o lo olvidan con frecuencia...
que estamos hechos para ir
en búsqueda mutua,
para seguirnos ¡hasta encontrarnos!
Y encontrarnos
para hacernos Comunión,
para ser, solidariamente,
vida compartida...


Sí. Todo es encuentro.
Todo es invitación permanente
a llegar a ser Unidad, universalmente.
Total. En plenitud.
Como Dios: que hizo lo que quiso,
y quiso lo que hizo.
Desde el su Amor vital 
que nos dio... ya para siempre.

 (del poemario “Ácido desoxirribonucleico”) 



5 comentarios:

  1. Ufff!!! tremenda entrada espectacularrr,y las imagenes divinas,todo super emotivo.

    Mil gracias.
    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  2. Si nos diéramos cuenta de lo maravilloso que es este mundo, actuaríamos de otra manera, me ha encantado recordar en la lectura de este poema, todo lo que hizo Dios para que fuéramos buenos... Preciosa entrada.

    ResponderEliminar
  3. Gracias José María por acompañarme, estoy contigo.
    Te felicito además por tu blog tan hermoso.

    Un cariño grande.

    ResponderEliminar