Páginas vistas en total

martes, 16 de julio de 2013

FRUTAS PARA TODO EL MUNDO


FRUTAS DEL VERANO

Llega el verano y con él el calor, la sed y la necesidad de comer cosas frescas y refrescantes.

Nunca había sido posible ver, en los mercados,  lo largo de todo el año, a nuestra disposición,  tanta oferta de frutas, autóctonas y exóticas. Pero en esta época del año, la oferta es esplendorosa; porque, sobre todas están las maravillosas frutas de verano, que por sus características son una muy buena opción alimenticia para todas las edades.

El aumento de las temperaturas que conlleva el verano trae consigo pequeñas modificaciones en los hábitos de vida que permiten adaptarse mejor a los calores estivales. Es el caso de la nutrición, que se fundamenta en comidas frescas, productos ligeros y mucha hidratación. La fruta, sin duda alguna, es uno de nuestros mejores aliados.


Con la llegada del verano,  la huerta nos brinda una gran variedad de frutas y verduras, ideales para paliar el sofocante calor y ayudarnos a lucir una piel bien nutrida e hidratada, o lo que es lo mismo, una piel bella y sana.

Esta es una buena época para consumir fruta local (alimentos de proximidad o kilómetro cero) y aprovechar la amplia disponibilidad de frutas con precios relativamente más bajos.

La fruta y la verdura de la temporada del verano, además de agua, son ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes y lo mejor de todo es que NO ENGORDAN.  




Por su cantidad de agua (rondan el 85 a 90%) quitan la sed, aportan sales minerales que ayudan a reponer las eliminadas por el sudor, contienen azúcares que proporcionan energía y vitaminas y factores de protección para los pequeños y mayores.

La fruta es una de las mejores formas de alimentarse en verano: es fácil de comer, se puede disfrutar a cualquier hora, como tentempié o desayuno, y permite elaborar deliciosos zumos.

En el mercado, además de encontrar las habituales piezas de fruta que están presentes todo el año, también están las tan deliciosas frutas de verano: melocotones, sandías, melones, albaricoques, cerezas... Pero es que, sumando ventajas, en esta época del año podemos encontrar una gran variedad a precios muy bajos, ya que la producción es muy elevada.


Todas ellas están exquisitas y tienen algo en común: son sanas, nutritivas, hidratantes y, si se toman adecuadamente (entre comidas), no engordan. No después de las comidas principales, sino por la mañana o a media tarde.

Por si fuera poco, sus propiedades alimenticias son muchas y de calidad: su gran cantidad de vitaminas y minerales hacen de este producto un aliado fresco contra las altas temperaturas. La fruta es hidratante también gracias a su alto contenido en líquido, además de favorecer el tránsito intestinal por su aporte esencial de fibra.

Puede decirse que comer fruta previene la aparición de enfermedades crónicas y el cáncer. La fruta permite, asimismo, reponer fuerzas cuando estamos agotados gracias a sus dosis moderadas de hidratos de carbono y azúcares. Por eso, para aprovecharte todas las propiedades beneficiosas de la fruta, es mejor tomarla entre horas y no como postre, ya que su gran proporción de agua y azúcares hace que fermente rápidamente en el estómago.


Los ricos albaricoques tienen un muy alto contenido en vitaminas y minerales.  Los albaricoques frescos son ricos en vitamina C, betacarotenos (vitamina A) e hierro.  Tiene  excelentes propiedades diuréticas y beneficiosas para el tránsito intestinal.

Las cerezas son una de las frutas más consumidas en verano, por su intenso sabor y su reducido tamaño, lo que las convierte en ideales tentempiés para picar entre horas. Son una de las frutas más energéticas del verano. Son diuréticas así como antioxidantes. Con importantes dosis de vitamina C; contienen un alto contenido en silicio, provitamina A, hierro, magnesio y potasio. Además, reducen los niveles de ácido úrico, lo que constituye un remedio natural contra la gota.

Los melocotones son un excelente aliado contra el sobrepeso. Se trata de una fruta muy fresca, rica en fibra, y muy pocas calorías. Nos aportan sodio y vitamina C.


Las ciruelas son ricas en vitamina A, menos en vitamina B y C, y en minerales como el hierro, calcio, fósforo, magnesio, potasio, sodio y manganeso. Muy indicada en casos de anemia, abstemia, gota, reumatismo, arteriosclerosis, estreñimiento, intoxicación intestinal y para combatir las deficiencias hepáticas. Tomadas en ayunas ayudan a eliminar el estreñimiento.

Las fresas son una importante fuente de vitamina C ya que contiene más que las naranjas. Contiene ácido elágico, que tiene actividad antibacteriana y antivírica.

Los arándanos contienen antocianinas, que son pigmentos que mejoran la sensibilidad de la retina y alivian trastornos circulatorios. El zumo de arándanos, muy apetitoso, mantiene intacta las características de la fruta.


Las frambuesas  aportan mucha fibra y antocianinas (como los arándanos) y garantiza una buena cantidad de sales minerales. Tiene también ácido salicílico (como la aspirina) por lo que ayuda a combatir la fiebre.



Las uvas, una de las frutas más deliciosas, son fuentes ricas de vitaminas A, C, B6 y ácido fólico, además de minerales esenciales como el potasio, calcio, hierro, fósforo, magnesio y selenio.

Las uvas contienen flavonoides que son antioxidantes muy potentes, que pueden reducir el daño causado por los radicales libres y retrasar el envejecimiento.


Las son muy útiles para tratar el estreñimiento, la fatiga, la prevención de cataratas, la indigestión, los trastornos renales, y la degeneración macular. Son, así mismo, muy válidas para curar el asma, reducir el colesterol y los coágulos en la sangre, la anemia, la fiebre  y la debilidad sexual.



Los melones son otra de las frutas más ligeras que existen, además de refrescantes, ideales para los meses de verano. Sin duda, es mejor disfrutar del melón entre horas o antes de comer, y apenas aportan 50 calorías por cada 100 gramos. Son Los melones son ricos en vitamina C  (más los de pulpa naranja) y proporcionan importantes dosis de pro-vitamina A (betacarotenos). Son altamente diuréticos y favorecen el tránsito intestinal.

Las sandías, al igual que sus parientes los melones, contienen mucho líquido, con lo cual son excelentes como depurativo y diurético.  Además de que tienen un alto poder energético y mucho contenido en agua.
Así que, no sólo no engorda, sino que, además, poseen propiedades saciantes y calman la sed. Por si esto fuera poco, son  muy nutritivas, con alto contenido en vitamina C, sin menospreciar su aporte de vitamina A, B1, potasio y fibra.


A las sandias se las conoce como "la fruta del riñón". Limpia el organismo, la piel y la sangre. Es muy diurética y muy recomendable para enfermos de próstata, riñones y vías urinarias, así como para los que sufren retención de líquidos, acidez de estomago o presión arterial elevada.

Como el melón, al estar compuesta por agua fundamentalmente, tiende a fermentar si se toma después de la comida, por eso debemos tomarla como desayuno, merienda o simplemente entre horas.

Como dice el refrán: “El melón y la sandía, con la barriga vacía”.


Ambas frutas, pues, son un lujo para el verano: ayudan a limpiar el organismo y eliminar desechos, estimulan el apetito, favorecen la piel, son mineralizantes.  Por todo ello, muy aconsejables, para las anemias, el estreñimiento, las hemorroides, la gota y el reumatismo. Y también,  dado su bajo contenido en azúcar, resultan muy recomendables para personas diabéticas, para combatir la obesidad y para quienes padeces de ciática o sufre hipertensión.



Así que ¡A DISFRUTAR DE LAS MARAVILLAS DE LA HUERTA!




9 comentarios:

  1. Una entrada redonda, como el melón y la sandía.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Disfrutemos Jose María, disfrutemos.
    Soy más de melocotón en esta época que de otra cosa, no me atrae ni el melón ni la sandía y bueno, algún plátano también cae pero ese más que apagar la sed, la produce, aunque es muy bueno para inyectar energía inmediata al cuerpo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Nada hay como al fruta, sabrosa, natural y fresquita. Al menos en esta época del año que donde yo estoy, el calor es intenso poder disfrutar de la fruta es toda una delicia.

    Saludos y feliz verano!

    ResponderEliminar
  4. Completísima entrada sobre las frutas. Este verano me he propuesto comerlas fuera de las comidas, sobre todo el melón y la sandía. Ay, la sandia fresquita es un manjar refrescante.

    Felices vacaciones, disfruta de la fruta y de todo lo demás.

    ResponderEliminar
  5. Beleza de frutas. Bom alimento para a vida toda....

    ResponderEliminar
  6. Me gustó mucho la entrada. Yo estoy empezando a escribir ahora, ¿te pasas y me dices que te parecen mis textos? http://cuandoelcorazondejedelatir.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. Un verdadero placer para los sentidos este post dedicado a las frutas de verano.
    José María, mis felicitaciones.
    Pero es que además, viviendo como vivo en una zona eminentemente hortofrutícola, (el Valle del Jalón, La Almunia de Dª Godina)el interés se hace mucho mayor si cabe.

    Un abreazo

    ResponderEliminar
  8. Lo mejor de lo mejor es comer muchas frutas. Acá en Argentina estamos terminando en invierno, pero en poco tiempo comienza la primavera y qué mejor que disfrutar esta estación comiendo variadas frutas en nuestras comidas diarias.. A mi gusto, el mejor postre: "Ensalada de frutas" (allí creo que es "jardinera de frutas").

    ResponderEliminar
  9. Es muy interesante todo lo que compartes, dan ganas de comer ahora mismo una fruta; voy por un melocotón de postre.
    Gracias, es un placer leerte.
    Y gracias también por tu visita y palabras en mis versos, hace ya tiempo, :)
    Saludos.

    Ío

    ResponderEliminar