Páginas vistas en total

sábado, 7 de diciembre de 2013

MIRANDO A NUESTRO MUNDO...


ojalá

 

En la calle   

los coches corren.  

En la tele 

las chicas lucen  

sus ricas prendas.

 

Y en China 

las niñas mueren 

abandonadas 

tiradas al suelo

como papeles

rotos  

en medio de las calles 

¡la vida deshecha 

como una flor

cortada 

que nadie pone, 

siquiera, 

en un vaso de agua 

para que no se mustie 

en unas horas...!

 

En la esquina 

un desolado inmigrante,   

bajo el peso del sol 

ofrece pañuelos 

y prensa diferente...

 


Los recursos del planeta

abundan, hasta hay

excedentes ¡de todo!

Pero la gente  

se muere 

¡a chorros! (¡muere

medio mundo!)

¡de hambre!

¿En nombre 

de que dios?

¡me cago en el demonio!

Y en las leyes   

malditas... que permiten

y promueven

y aplauden  

la muerte de inocentes.

 

¿Un barril de petróleo 

es, acaso, 

más valioso que la vida

de cualquier ser humano?

 


Yo me niego a aceptar

que una vida,

aún la del más olvidado

de los seres humanos,

aún la vida de algún indeseable

que se seca entre rejas...

valga menos

que un trocito de papel,

¡aunque sea un billete de quinientos!

  

La abuela del kiosco,  

vende y mastica  

chicles USA.

Y el buzón  

del vecino del quinto 

está que desborda  

publicidad...

 

Una indigente 

pide y suplica 

algunos céntimos  

en la puerta de una iglesia... 

mientras su hija, a un lado,

mal-vestida,

a cambio de nada,

ofrece una sonrisa

que enternece a quien la mira.

 


Las drogas, las armas,

la “trata” de inocentes víctimas 

para el porno-cine 

y los prostíbulos,...

y la venta engañosa 

por telefonía 

de trozos de Edén 

que incluyen una ración

de la rica tarta 

que hace Eva... de

las más dulces manzanas 

del paraíso...

 

La justicia y la paz

han de estar

por encima

de los “negocios” de los violentos.

Por encima de los ladrones

con chaqueta y corbata,

pero sin escrúpulos.

Por encima de las medallas

de los criminales vencedores...

digo, héroes de las guerras.  

La vida digna 

de todos los seres humanos  

ha de estar por encima.

La alimentación básica

para todos y cada uno

de estos seres humanos

tiene que estar

por encima. Por encima de todo.

 


La vida   

no es la misma...

¿o sí es la misma?

¿Para los ricos

que para los pobres?, 

¿para los varones que

para  las chicas?,  

¿para los turistas de Holanda,

de Suiza, de Alemania...

que para unos refugiados de algún país  

en guerra?, 

¿que los “sin papeles” que vienen

de cualquier país del Sur?.

Yo no lo entiendo. Me niego

a comprender lo incomprensible.

Así nomás. 

 

Yo hoy  suplico  

con este amargo dolor

sin lágrimas  

que tantos seres humanos

sin voz

ni nombre

tienen como único sabor en sus bocas

sedientas de justicia...

 

Yo suplico (repito)

por un Orden Nuevo

para el Mundo.

Un Mundo más humano

¡para toda criatura,

sin distinción

de raza, de credo,

de sexo o estatura!

 


Pero ¿por qué no?

¡¿Es que tanto nos duele ser personas?!

 

Las guerras... ¡siempre

son derrotas!.

Crueles son...  en Angola,

en Armenia, en Chechenia,

en Colombia, en Etiopía,

en Ruanda, en Zimbabwe...

Incluso en Irak.

 

¿Por qué a una guerra

se le llama preventiva?

¿Puede ser una guerra preventiva?

¡El aborto es preventivo  

de la vida!  

¡Es agresión   

a la vida! 

¿Quién castiga a esos

crímenes anónimos, escondidos

detrás de unas banderas?

¿quién justifica la sinrazón

de esta locura?

 

Empresarios-políticos que venden

sus almas y sus programas

al diablo,

por unos votos...

¡Oh, el poder!...!!!

¿Qué es el poder?

Poder... ¡hace cosas!.

Llegar a acuerdos y hacer

realidades

de los proyectos que son posibles...

 

¡Eso sí es política!

Poder impedir... que otros

hagan las cosas... Es

más que “oposición”...

¡eso es derrotismo,

eso es tiranía,

eso es, quizá,

“sucio negocio” sin escrúpulos.

 

La carrera de armamentos

¡el gran negocio!.

Esa si

que es una plaga... intolerable.

 

Es, acaso, la única;

desde luego, la más profunda

razón...  para las guerras.

 

Y parece que no hay remedio:

el anhelo más profundo,

el clamor más universal

queda acallado

por el egoísmo productivo

de unos pocos.  

 


Me da hasta miedo

decirlo.

Me da hasta pena pensarlo...

Este Mundo, nuestro mundo

que avanza ya...

por el Tercer Milenio

de la Historia de esta Era cristiana...,

en vez de estar

llena de convivencia ética

y armónica   

hasta los confines de la tierra...

está sembrada

de esclavos.

¿Es que no ha encontrado aún

la alegría de compartir

la vida entera,

en justicia,

en libertad,

en paz?

 


Mientras tanto, yo

repito:

“Bienaventurados

los que construyen la paz”.

Malditos

quienes la ahogan.

 

Ojalá

que detrás de esta noche,

que mañana

en la mañana... salga el sol

por el Este... e ilumine

con luz nueva 

a todos los Hijos de la Tierra.

Que este mundo que tenemos

es Patrimonio

y Herencia

de todos los humanos.

También de los cientos de críos

que, este rato, están muriendo...

sin el “pan nuestro”

que no tuvieron 

este día.

 

Ojalá que mañana

amanezca de verdad.

Y haya Paz  

y Justicia 

y Alegría...  

¡en todas partes!. 

 

Ojalá.

 

 

 (Poema publicado en

“EL HEMISFERIO OLVIDADO”)

                       

 

7 comentarios:

  1. Eminente certero y determinante tu poema Jsé-Maria. Estoy de acuerdo con tigo como
    creo que lo esté todo el que se precie de ser humano. Mi última humilde y sencilla publicación, tiene similares matices. De nada vale las relevantes fechas que entramos
    con ceremonias y agasajos si luego tdo va a seguir igual.

    ResponderEliminar
  2. Grandioso poema, José!
    O nosso mundo é muito difícil de olhar! Talvez por isso, e por cobardia, muitos fecham os olhos e não querem ver o que se passa à sua volta.
    Gostei muito.
    xx

    ResponderEliminar
  3. Sí, mi querido José María, nos hemos deshumanizado a pasos gigantes. Estoy contigo en todo lo que dice tu poema, solo nos queda ser fuertes y luchar para que el bien venza. Aún somos muchos los locos que creemos en Dios y seguimos el camino del amor.
    Gracias
    Un abrazo
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  4. Comparto la ira y el dolor que vierten tus letras…lo has dicho todo y siento el desgarre que se produce en la gran masa que sufre por culpa de otros. Es en estas fiestas cuando más se me cierra el espíritu…"ojalá que mañana amanezca de Verdad". Redondo poema protesta.
    Un abrazo José María.

    ResponderEliminar
  5. Lo dices todo en este poema, José María. Un completo repaso de las miserias de esta sociedad.Mi felicitación por este tirón de orejas que todos merecemos por acepar que estas cosas ocurran ante nuestra mirada y nuestro cerebro repleto de información. No podemos decir: no lo sabía.Lo sabemos y somos cómplices pasivos pero necesarios para que la injusticia impere en el mundo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muy cierto lo que dices y lo comparto.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por estos comentarios de reconocimiento positivo. Abrazos.

    ResponderEliminar