Páginas vistas en total

miércoles, 11 de diciembre de 2013

NAVIDAD Y GRATUIDAD




VIVIR  NAVIDAD
(LA VIDA EN AMOR)

 Las fiestas de la Navidad se proponen, como su nombre indica, celebrar la Natividad; es decir, el “nacimiento(del latín “nativitas”) de Jesús de Nazaret.




La Navidad, así, es una de las festividades más importantes del cristianismo, pues conmemora, como es sabido, el nacimiento de Jesucristo en Belén. Se celebra el día 25 de diciembre en la Iglesia católica, en la Iglesia anglicana, en algunas comunidades protestantes y en la Iglesia ortodoxa rumana. En cambio, en otras iglesias ortodoxas (que no aceptaron la reforma hecha al calendario juliano para pasar al calendario conocido como gregoriano), se festeja el 7 de enero.

Los angloparlantes utilizan el término “Christmas”, cuyo significado es “misa de Cristo”. Y en algunas lenguas germánicas, como el alemán, la fiesta se denomina “Weihnachten”, que significa “noche de bendición”.
 

Navidad es tiempo de ser felices.

Pero la felicidad es una cuestión de fe, como la infelicidad es el resultado de temer lo desconocido por venir, es desesperanza, es miedo.

Pues sí; pues, como ya hemos dicho en otras ocasiones, siempre es mejor confiar que temer. Y la confianza (contar con la fe) lo que nos hace poder ir por la vida sintiéndonos libres. Rebosando ternura y alegría multiplicadoras. Puesto que las buenas noticias ni pueden ni deben ser ocultadas a nadie: son motivos causantes de alegría para TODOS.


Por eso cuando decimos Navidad estamos proclamando: Es hora de convertirnos ¡a la Vida en Amor!
 



Y… ¿Qué celebramos?

Fundamentalmente, se trata de un hecho salvífico: es el Amor de Dios que está fructificando: la Navidad es más que un hecho histórico. Es la realización del Shalom: la paz, la justicia, la armonía, la hermandad... ¡se van haciendo más y más una realidad universal!

 
Sí, éste es el “mensaje” navideño: Declaramos que el Hijo de Dios viene, porque quiere VIVIR con todos nosotros, los humanos. Y, al hacerse hombre, nos hace hermanos a todos los seres humanos, sin distinción.
 

 

La gran noticia navideña no es otra que TODOS SOMOS HERMANOS.

Bien. Vivimos inmersos en una cultura “cristiana” y la celebración la hacemos social; pero hay personas que no celebran nada. Hasta puede ser que se contagien de esa “alegría que reina” en nuestras ciudades (ciudades llenas de adornos y bombillas de colores formando guirnaldas e imágenes alusivos a la Navidad.



 










Creyentes y no creyentes se dedican a gastar dineros estoy en hacer compras en estas fechas, para comer mejor que el resto del año, o para regalar a familiares y amistades objetos mil, como “reconocimiento” al amor y la amistad que les une y hace que siga viva esa relación tan importante para la vida.

  

Pero ¿por qué?, ¿qué nos empuja, en estos días, a ser diferentes, a actuar de otra manera, a estar y sentirnos de otra manera que el resto del año?

La clave está (pienso) en que hemos llegado a saber (aunque no siempre a comprender a cabalidad) que el Dios de la Vida nos quiere hermanados,  muy llenos de “genética” de Fraternidad universal.

 
Celebrar la Navidad, o sea: el nacimiento de Cristo, es celebrar la manifestación de que Dios vive entre nosotros. Es todo un “sacramento”: un “signo” de que Dios nos ama y ha optado por habitar entre nosotros”.
 

Y esto, que es motivo de gozo profundo, está bien celebrarlo.

 
Pero es algo que nos tiene que llevar a vivir, cada día del año y durante toda la vida, con unas actitudes de compromiso solidario con TODO EL MUNDO, para que “todo el mundo” vaya sintiendo que, verdaderamente, somos Familia-Comunidad.
 


Si lo que decimos y si lo que regalamos lo hacemos “para quedar bien” o “por compromiso”, lo único que desarrollamos es estupidez e hipocresía. Y eso, de verdad, ¡nada tiene que ver! con el espíritu de la Navidad.

Podemos ahorrárnoslo, que es absurdo gastar tiempo y dinero en algo que no nos lleva a nada positivo (aunque los grandes almacenes y muchas campañas publicitarias nos digan otra cosa).  
 

Para entrar en la Casa de la Navidad hace falta tener, muy a mano, la llave del Amor solidario.

Se trata de ser felices pero compartiendo. Más que dando cosas, dándonos, regalándonos, entregándonos. Eso es… vivir en Amor.

Así es la Navidad.    

 


 

18 comentarios:

  1. ... y eso es lo que tiene la navidad, esa magia que desprende que hace que por unos momentos te olvides de tus problemas y te sumerjas en pura felicidad.
    ¡SE MUY FELIZ!
    PD: Ya te sigo ^^

    ResponderEliminar
  2. La Felicidad Forzada, por que sea el momento, no cuela.
    Todas las personas tienen, tenemos, momentos felices y momentos amargos, Hay que poder asimilarlos y gestionarlos, todo el año. o cunado suceden. También es verdad que hay que adaptarse a lo social, A veces, sin ninguna gana, celebras fiestas por los otros y acabas parsicipando de ella.

    ResponderEliminar
  3. Maravillosa tu entrada Tengo ganas de NAVIDAD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abre tu corazón ¡y la Navidad te llegará! Felicidades.

      Eliminar
  4. Olá Jose Maria,

    Obrigada por tua especial presença no blog, seja Muito Bem vindo sempre e volte quando quiseres!
    Te desejo Boas Festas, Feliz Natal repleto de Alegrias, Saúde, Felicidades, Prosperidade, Paz, Luz e muito Amor em tua vida, hoje e sempre.

    Forte abrazo Amigo!

    Lecy'ns

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente, também, parabéns. Esperemos que, no ano novo é o melhor.

      Eliminar
  5. Para los buenos momentos, gratitud.
    Para los malos, mucha esperanza.
    Para cada día, una ilusión.
    Y siempre, siempre, felicidad.
    Esto es lo que te deseamos para el 2014.

    EL EQUIPO DE ACOMPÁÑAME

    y no te olvides de presentarte a nuestro reto navideño, queremos tu compañía en estas fechas.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena entrada José María…hay que dejarse de los compromisos arreglados que por obligación se extiende la mano o se da un abrazo. Se ama al prójimo con la mano abierta, con la solidaridad y amor.
    Te deseo felices días de compartimiento…unión familiar…salud y mucho Amor.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Mi querido José María, mucho se ha desvirtuado esta fecha tan especial, sí hay regalos, algo más de sonrisas y se reúnen las familias, pero son las menos que el motivo sea celebrar que Dios se hizo hombre como uno de nosotros para darnos la salvación y fuerza para alcanzarla.
    Pero ...la Navidad, debería ser cada día de nuestra vida.
    Te deseo una Santa Navidad y un Año Nuevo mejor de este que ya estamos terminando.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  8. Hola José María...
    Feliz Navidad también para ti y mil gracias por compartir...
    Un saludo

    Marga

    ResponderEliminar
  9. Buenos tardes¡¡ ¡Feliz Navidad! mi querido amigo

    Te deseo una FELIZ NAVIDAD

    Que tengas un feliz día

    Un abrazo en la distancia pero cercanía de los corazones.

    - “Si piensas que en esta Navidad la pasarás sólo, no reniegues ni tampoco te sientas triste, mejor comparte con aquellas personas que están pasando la misma situación que tú. Recuerda que cuando sirves a los demás, estás viviendo realmente la Navidad.”

    ResponderEliminar
  10. Ya queda poco!!!! Si, ya queda poco!!!! Esta noche llega Papa Noel jejejeje, bueno que yo no hice la carta, confío en mandar mis propios regalos, así que te quería mandar algo super especial para esta Navidad, pero me he encontrado con un problema ¿Cómo envuelvo un abrazo y un beso?

    Lo he solucionado con un comentario jejejeje, así que Felices fiestas!!!!!!

    Y no te olvides pasar por mi blog a por el regalito navideño, mi libro gratis.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  11. Felices Fiestas y Buen Año Nuevo lleno de felicidad.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Um NATAL FELIZ e um ANO NOVO repleto de grandes realizações, muita PAZ e SAÚDE!!!!
    Abraços

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tantos buenos deseos. Felicidades para todas y todos quienes me visitan. Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Creo que a Cristo no le gustaría que celebrásemos la Navidad como lo hacemos. Es más, imagino que se comportaría con nosotros como lo hizo con los mercaderes en el templo. Hemos convertido la Navidad en un circo de regalos y comida, sin más y eso no tiene nada que ver con Jesús.

    ResponderEliminar