Páginas vistas en total

viernes, 31 de octubre de 2014

A PROPÓSITO DE HALLOWEEN


 

EL CULTO A LOS MUERTOS

Me tocó en un examen de historia. El tema del culto a los muertos en el mundo egipcio lo tenía bien estudiado y puedo decir que tuve suerte, pues me lucí.

Como bien es sabido, los egipcios (del 3.150 al 31 antes de Cristo) creían en la otra vida y, por consiguiente, en la supervivencia de una parte esencial del hombre. Las pirámides, los textos que en ellas quedaron, el Libro de los Muertos son, por ejemplo, testimonios patentes de sus creencias. Para ellos, el hombre era un compuesto del cuerpo, el alma y el Ka (una especie de genio invisible o sombra que les acompañaba desde el nacimiento y que les sobrevivía después de la muerte). Y, como consecuencia, había que atender.
 
Pero yo siempre me he preguntado cómo es posible que, después de tantos siglos, aquella “devoción-respeto” a los difuntos siga estando “tan viva” en nuestra cultura en la que, supuestamente, creemos en otras cosas.
 
 
Supuestamente el "culto a los muertos" tan relacionado con las creencias del mundo egipcio, tendría que haber quedado superada por otras creencias, históricamente posteriores, de la trascendencia (para los judíos, cristianos y musulmanes, después de la muerte, al morir el cuerpo se corrompe pero el alma sobrevive; para los hinduistas, está la reencarnación y para los budistas, aferrados a las Cuatro nobles Verades, la muerte no es más que un tránsito).
  

Se puede decir que todas las sociedades, con sus correspondientes creencias, dan respuestas al misterio de dejar de ser y organizan sus diversas ceremonias para conmemorar, celebrar o despedir a los seres queridos. 

Y también afirmar que la celebración del día de difuntos ha sido, siempre y tradicionalmente, algo exclusivamente religioso, como ocasión para recordar a los seres queridos que han muerto. Una ceremonia, más o menos solemne, que incluye pocos detalles lúdicos; aunque también es verdad que hay países dan a la fecha un carácter mucho más festivo, aún cargado de contenido ritual. 
 

Al respecto, hay que hablar de la celebración de Halloween. ¿Qué significado tiene?, ¿por qué su difusión año tras año en nuestras sociedades?
 
 

¿Quizás es una manera de no querer mirar a la realidad de la muerte, de asumir el hecho inevitable de nuestra caducidad humana, limitada por el espacio y el tiempo, que nos lleva a acabar convirtiéndonos en polvo, sólo en polvo?
 


Pero esta celebración ¿es un fenómeno nuevo, propio de las sociedades más avanzadas económicamente… o es una vieja tradición histórica, con viejas raíces en otros razonamientos más espirituales? 
 

Lo que hoy conocemos como la Noche de Brujas o Halloween se celebraba hacen más de 3.000 años por los Celtas, un pueblo guerrero que habitaba zonas de Irlanda, Inglaterra, Escocia y Francia. Precisamente el 31 de octubre, los Celtas celebraban el fin de año con el Samhain, una fiesta pagana.

 
Los Celtas celebraban en el 1º de noviembre, como inicio del año,  la fiesta de SAMONIS (significa "reunión"), y es el equivalente a nuestro 1° de noviembre. Marcaba la finalización del verano y la cosecha, y el comienzo del oscuro y frío invierno, momento del año que a menudo asociado con la muerte humana.

Con la llegada del cristianismo, se transformó en el día de Todos los Santos (y todos los Difuntos).

 
Los celtas creían que la frontera entre los mundos de los vivos y de los muertos se volvía incierta en la noche antes del Año Nuevo. La noche del 31 de octubre celebraban Samhain, fecha en la cual se creía que los espíritus de los muertos regresaban a la tierra.
 
 
Para ahuyentar a estos malos espíritus, los celtas se vestían con cabezas y pieles de animales mientras que los sacerdotes de druida realizaban sacrificios con fuego para conocer el futuro de los siguientes meses.
 
 
Así mismo, se celebraba el "sabbath" o fiesta de brujas. En ella, las brujas y brujos se reunían para ofrecer sacrificios a Satanás, señor de la muerte, mediante ritos, actos sexuales y muerte.


Tras la invasión de las Islas Británicas por los romanos (46 a.C.), esta festividad de los druidas fue adoptada por los invasores, que contribuyeron a propagarla por el resto del mundo.

Siglos después, cuando el emperador Constantino decretó que los habitantes de su imperio se convirtieran al cristianismo, muchos ritos paganos se introdujeron dándoles un sentido religioso. Y esta fue una “norma” que se utilizó en muchas ocasiones. Así, hacia el siglo VIII, la Iglesia Cristiana convirtió el día 1 de noviembre en el día de Todos los Santos para rendir homenaje a todos los santos que no tuvieran un día particular de celebración.

 

A lo largo de los años, estos festivales se combinaron, y la mayoría llamó "All hallowmas" (la masa de todos los santos, de las personas santas) al Día de Todos los Santos. La noche anterior se conoció como "All Hallows Eve" (Víspera del Día de Todos los Santos). Con el tiempo, su nombre se convirtió en Halloween.
 

 
Mucha gente piensa que Halloween es una celebración americana que estamos importando más y más cada año. Pero no, la realidad es bien diferente: fue con la inmigración europea a los Estados Unidos, principalmente la de los irlandeses católicos en 1846, llegó la tradición de Halloween al continente americano.
 
 
 
Lo que hoy se celebra por millones personas de todas las edades, es una actividad que ha pasado de lo malo que era, a un asunto folclórico que se celebra, sanamente, compartiéndola entre amistades, familias y hasta en centros escolares.
 

 
Pero mi pregunta inicial (mi duda y sospecha) sigue en pié: la vieja historia del culto a los muertos, que se inició hace ya más de cinco mil años ¿cómo es posible que hoy sigamos haciéndole tanto eco?, ¿acaso seguimos pensando-sintiendo que los difuntos puedan venir a molestarnos si no nos preocupamos y ocupamos de ellos suficientemente?

 

Porque bien está que recordemos a nuestros antepasados que, seguro, fueron seres que nos dieron mucho, nos aportaron sus ejemplos y muchas de las tantas  motivaciones que han hecho de nosotros que seamos quienes somos. Pero no tenemos que tener con ellos (tantas veces) más atenciones que las que tuvimos con ellos mientras vivían con nosotros y, quizás, ahora tenemos con las personas con las que convivimos.  

 

Ojalá (es lo que a mí me gustaría) que sepamos valorar más la vida que la muerte y atender más a quienes nos rodean en vida que quienes ya sólo pueden ser recuerdo.

 

 
 

(Las fotografías son del Cementerio Modernista de LLoret de Mar, Girona, España)

 

 

jueves, 23 de octubre de 2014

CRISIS DE OTOÑO PARA PAREJAS

 

Acabado el tiempo de vacaciones, al volver a la rutina, a muchas parejas les cuesta retomar el ritmo de lo cotidiano y, muchas veces, aparecen “crisis” que hacen destapar sentimientos ocultos o resentimientos no olvidados del todo.
 

A esas parejas…, y a tantas que puedan, alguna vez, caer en la tentación de obedecer instintivamente a la sinrazón de dejarse llevar por la apetencia (gana o desgana) yo les dedico hoy esta historia-relato; desenado que les ayude a ver alguna nueva luz ilusionante y esperanzadora en su relación de “vida a dos”.
 

Pero, de todos modos, como la narración creo que es amena y todos los seres humanos somos “animales sociales” y nos tocará consensuar puntos de vista y opiniones con otras personas, pues ánimo… ¡que leer es afición buena y saludable!


 
DE CAMINO AL PARAISO,
PASANDO POR EL PISO DE ABAJO
 
Martha, Helen  y Lola era muy amigas; tanto que la gente decía que parecían o hermanas o trío lesvis. Pero no, a Martha le encantaba todo lo que olía a macho, Helen había tenido novio desde muy jovencita, aunque había roto recientemente) y Lola era una enamorada del amor que soñaba con formar una familia con el hombre de sus sueños (que aún no había encontrado) y tener muchos hijos...

 
El caso es que un día, mientras tomaban una granizada en una heladería, se les acercaron dos chicos con el consabido “oye, nos parece que os conocemos, ¿de qué puede ser? Y, así, empezaron a charlar de diferentes temas coincidentes, de manera que ni cuenta se dieron de que se les hacía tarde.

 
 
Bueno, simpatizaron los unos y las otras, ellos las acompañaron, se dieron los teléfonos y quedaron en “quedar”...

 
A partir de ahí, fue creciendo una amistad compartida y un cierto “enamoramiento”... de Martha y Lola hacia Ramiro, no el más guapetón, pero si el más afable de los tres. Bueno, en realidad era Lola la que  verdaderamente se sentía “motivada” a seguir a Ramiro hasta el fin del mundo; porque a Martha también le caía bien el chistoso de Ramiro y le encantaba el aspecto físico de Dani (que, dicho sea de paso, tenía mucho éxito con las chicas, pero lo pasaba mal porque todo el mundo lo consideraba mucho más superficial de lo que era).

 
Pero el caso es que a Ramiro la que, enseguida, le cayó mejor fue Martha, que además era la que siempre lucía más generosamente sus encantos de mujer.

 
 

Un día de San Valentín, Ramiro trajo un ramo de rosas a Martha... ¡y Martha le dijo que estaba dispuesta a comerse todas las flores y capullos de aquel y de cuantos  ramos él le regalara!

 
La parejita, a veces se distanciaba del grupo, al llevar otra dinámica. Entonces el grupo no siempre salía junto; además como resultó que Helen, que había estado embarazada del novio, ya había dejado de salir con el grupo hacía unos meses. Ahora había tenido a su niña, y sólo se veía con las amigas cuando iban a verla a su casa. Por cierto que Dani era quien más iba a visitarla...

 
Un poco empujada por las circunstancias, Lola y Dani eran los únicos que quedaban para seguir con sus salidas habituales, haciendo las cosas que antes hacían y yendo a los sitios que siempre frecuentaban..., sin incidir en lo que hacían Martha y Ramiro, por no molestarles en su “etapa” de vivir “en el paraíso”...

 
 
Y como la gente los fue considerando novios, ellos se lo fueron creyendo. Y como Lola echaba mucho de menos sus conversaciones con Ramiro, pensó que haciéndose novia de Dani... así recuperarían la etapa feliz del grupo.  El caso es que, aunque ella seguía enamoradita del novio de se amiga, se lo guardó para ella y su almohada y formalizó sus relaciones con el “cuerpo-adonis” de Daniel. 

 
Pasaron los años, unos años bonitos de relación de amistad y amor, de ir a bailar, a la playa, a jugar a la cancha y a conversar de muchos temas. Los cuatro eran íntimos y no había nada que no hicieran juntos... Sólo que Lola nunca manifestó claramente cuales eran sus sentimientos respecto a su mejor amigo, su confidente, Ramiro. Ella sentía un cariño muy especial para Dani, su novio, pero había algo, ese algo que surge de lo más adentro,  que sólo lo sentía por la pareja de su amiga.

 
Eran como dos parejas gemelas, ambas buscaron sus pisos en la misma urbanización y en el mismo bloque de pisos, compraron juntos los muebles, las cortinas y los cuadros... y, por fin, hasta decidieron la misma fecha para casarse. Luego, fueron juntos al Caribe y juntos disfrutaron de aquellos atardeceres paradisíacos para hacer juntos el amor sobre la arena..., si bien, acaso, el entusiasmo en el juego, en más de una ocasión, vino de sentir cerca a la otra pareja que llegaba ya...

 
Lola quedó embarazada enseguida, no así Martha que ni se lo planteaba ni lo temía, pero no fue el caso. Y, antes del año, Lola y Dani tenían dos varoncitos en el mundo. Demasiado pronto para una pareja que todavía no había madurado en su relación “a dos”. 

 
De todos modos, aunque Dani pasaba olímpicamente del tema familia y casa, Lola que era una mujer responsable y consciente de que tenía que echar para adelante con sus dos hijos, la relación se mantenía...
 
Sin embargo, la situación de sus amigos era muy diferente: aunque Ramiro era un tipo muy comprensivo y abierto, los comentarios de la gente sobre su mujer (que seguía siendo una coqueta y no ponía reparos a las demostraciones cariñosas de sus compañeras y compañeros de trabajo, así como tampoco en lucir siempre 3 ó 4 centímetros más de carne que el resto de sus compañeras o amigas) le fueron molestando cada vez más. Y no se atrevía a decirle nada a Martha (y menos en estos momentos que recién les habían conformado que estaba embarazada); pero él lo pasaba muy muy mal.

 
Todo esto, le llevó a que, un día, llorándole a su amiga y vecina Lola, le confesó que necesitaba un tiempo de descanso-sosiego en su relación... Que no sabía lo que quería, pero que no podía seguir así...

 
Aquella confidencia, le rompió el corazón a Lola; pero es que, además, ella sintió como que una parte de la culpa era suya... pues ella, en su día, sintió que debía haberle confesado y demostrado su amor, diciéndole aquello que sentía: “mi corazón sabe que somos el uno para el otro...”

 
Ahora, se daba cuenta de que era demasiado tarde para deshacer el camino andado, además que ella... bueno, ya se había hecho la idea de aceptar su realidad.

 
Pero ella recién había participado en un cursillo sobre “Asertividad y manejo de emociones” y estaba leyendo el libro “SER UN SER ASERTIVO” que le habían recomendado. Y, quizá por ello, tuvo claro que ahora debía hablar asertiva y abiertamente.
 
 
Entonces, pidiéndole a su amigo que se sentara junto a ella, le dijo:

 
- Mira, Ramiro, te voy a ser muy clara. Yo, honestamente te lo digo, siempre he ido por la vida disimulando y hasta negando mis sentimientos. Unas veces, me reprimí por miedo, otras porque no quería arriesgarme a escuchar a nadie opinar mal de mí...  Y ¿sabes qué? Pues que mi vida, ahora, es una pura rutina; no me puedo quejar, lo sé: tengo unos hijos preciosos, un marido que no me hace mucho caso pero que tampoco me molesta, él va a sus cosas y me deja... Esto nuestro, no es ningún ideal de pareja ni de familia, pero no nos estorbamos. Desde luego, no es lo que yo soñaba cuando joven, pero la cuestión es que cuando debí decir lo que tenía que haber dicho, pues no lo hice... y perdí la oportunidad de haber vivido, acaso, la historia de amor que yo... Bueno, eso ya es pasado.

 
Calló un momento y tragó saliva; haciendo un esfuerzo por controlar sus emociones, continuó:

 
- Por esto, aquí y ahora, mi querido amigo, te voy a pedir una cosa.

 
- Dime...

 
- Pero, por favor, hazme caso: no dejes de decir lo que piensas, con todas las palabras. Y si hay cosas que no te gustan, que no aguantas, dilo también.

 
Ella, mentalmente, se decía, para sus adentros, “qué fácil es aconsejar, qué difícil es hacerlo”...

 
Continuó:
 
- Yo me pongo en tu situación y comprendo, pero si sigues callando, ¡seguirás teniendo los mismos resultados!. Mira, supongo que tú sabes que tu felicidad es muy importante para mí, pues yo lo que te sugiero es que te vayas un día con Martha a un lugar tranquilo, dónde nadie os vaya a interrumpir y le hagas una propuesta seria...

 
- Una propuesta ¿de qué?

 
- Espera que me explique: una propuesta de viabilidad de vuestra vida en pareja...

 
- Si no te explicas mejor...

 
- Pues sí que me voy a explicar, y además me voy a ayudar de unas notas que he estado escribiendo, porque es algo que me estoy planteando que también le voy a decir, un día de estos a mi Dani...

 
- Venga, soy todo oídos.  

 
- Mira, te voy a hablar como si tu fueses mi marido...:

 
Yo te elegí  como pareja. Tú me elegiste a mí. Hubo razones... Ahora, como tantas parejas, la nuestra está pasando una situación de “crisis”.  No es ni la primera ni la última. Al menos así lo veo yo. 

 
Podemos: no hacer nada, o afrontar la realidad, asumir que nos toca y hemos de hacer algo. Lo que hagamos, puede llevarnos a: un volver a intentarlo, de nuevo o a una ruptura.

 
Si queremos ruptura: habrá que intentar que sea lo menos dolorosa, para todos; procurando que acabemos bien, incluso manteniendo lazos de familiaridad y amistad, ¿de acuerdo? 

 
Pero, antes que nada, ¿por qué no hacemos un “análisis de la realidad”?

 
Y podemos hacerlo, en primer lugar, desde la realidad global, si quieres; antes de pasar a nuestro caso concreto. ¿Te parece?

 
Pues, mira: lo primero, te invito a que vayamos  sentando premisas en nuestro caminar:

 
El amor humano es un camino a andar. En realidad,  siempre es nuevo, es una “aventura” siempre por aprender. Y esto es así desde que nacemos: cuando niños, amamos como niños; con los años, con las experiencias de la vida, vamos comprendiendo que amar es darse, es pensar el uno en el otro, y también es aprender a mirar los dos juntos en la misma dirección... 

 
 

Referente a la vivencia del amor “a dos”, en pareja, igualmente hemos de entenderlo como un permanente camino en el que hay futuro, en el que siempre hay un horizonte..., camino que está por delante..., por andar. Ni hemos de pretenderlo ni va a ser posible, lograr el amor total en unas semanas. En realidad, cuando nos conocimos y nos gustamos y nos enamoramos... casi todo era “una ficción”.  Por eso, seguramente, hemos de creer eso de que la fidelidad, la mutua fidelidad de la pareja, no es algo que se pueda perder, sino que es algo por lograr, siempre es por ganar. Pues “fidelidad” viene de tener fe en la otra persona... y eso es algo a conseguir, a base de experiencias... Nadie puede serle “fiel” a alguien que aún casi no conoce.

 
En este “viaje” del amor..., todas las parejas atravesamos (durante los años que dure nuestra convivencia), diversas “crisis”, pues el camino siempre está “por descubrir”: no es una película que compramos y podemos saber, de antemano, que es lo que pasa, como acaba, si está propuesta para un “oscar” o si es de lo más mediocre...  No lo sabíamos. Lo que sí podíamos suponer es que no iba a estar libre de obstáculos ni de sorpresas.  Y lo que sí podemos garantizar es que “el final feliz” o “desastroso” depende mucho de lo bueno o malos actores que seamos y del “guión” que queramos escoger, del camino que tomemos.

 
 
Tantas veces, a tantas personas y por qué no a nosotros, cuando nos lanzamos a vivir un proyecto de pareja, pensamos que nuestra historia a ser mejor que ninguna... pero, luego, las cosas no suelen ser como las soñamos o imaginamos... y vienen las crisis; tal como nos pasa ahora a nosotros. Pero hemos de pensar que lo nuestro tiene futuro, si no, ya dejó de tenerlo.  Si pensamos ante las dificultades la solución es la ruptura,  ya habremos escogiendo el camino que nos lleva a ese “destino”.

 
Yo creo que es mejor pensar que sí podemos mejorar, individualmente y como pareja. Claro que para eso tenemos que charlar más de lo que lo hacemos,  escucharnos mutuamente (yo a ti, tú a mí) y decirnos lo que pensamos y queremos: somos quienes mejor nos podemos corregir y  aconsejar, ¿no te parece?

 
El amor no se posee, de una vez por todas, permanentemente, en serenidad y sin sombras. Y ahora estamos metidos en esa “rutina” y la falta de dinamismo de una vida que tiende a la mediocridad. Nuestro matrimonio está como “al 50%”... Tú metido en tu “vida profesional”, yo en “mi mundo” y con cientos de  “compromisos” con los demás.

 
Así estamos, en nuestra relación, con la tan frecuente fórmula de vivir a lo “pareja quebrada”, dónde tanto tú como yo vamos “a lo nuestro”; ya sin esperar ya nada del otro, de la otra.
 

Pero mira: yo creo que es el momento de preguntarnos, muy  sinceramente: ¿Qué es lo que no marcha bien entre nosotros?, ¿qué te ocurre a ti, a mí...?, ¿por qué estamos sufriendo?, ¿por qué no vemos porvenir?, ¿por qué me siento frustrada, por qué estás tú frustrado?, ¿por qué hemos dejado de regalarnos aquellas manifestaciones de amor?, ¿por qué ya apenas ni nos contamos nada, ni casi nos hablamos...?

 
Bueno, es un buen momento para volver a mirar la realidad, esa realidad que tenemos delante: un hogar, unos hijos, un montón de “proyectos” (acaso dejados a un lado, como “aparcados”...) Y también nos tenemos mutuamente: tú me tienes a mí, yo te tengo a ti. ¿A quién mejor para confiar mis problemas? ¿Por qué no apoyarnos mutuamente?. No hay mejor ocasión para demostrarnos... que creemos el uno en la otra, la una en el otro...

 
Bueno, y después de lo dicho, concretando: yo, a ti, en este momento, te propongo:

 
No creas que sea lógico, ni de personas civilizadas, romper con todo; porque estemos viviendo una mala racha. El conflicto es parte de la vida. Pero el conflicto no puede impedirnos vivir nuestras vidas con dignidad. El conflicto surge, pero las personas razonables y responsables, buscamos soluciones. Pienso que sería más razonable: analizar nuestra  situación actual; ver qué es válido y qué cosas son muy negativas. ¿Qué se pude resolver, qué hay que quitar?

 
Pero como también necesitamos un “descansar”, apartarnos de la realidad para verla desde otra perspectiva y darnos verdaderamente  cuenta de: qué es lo que nos une y qué es lo que nos separa; o dicho de otro modo, ¿qué cosas no nos gustaría perder... y qué situaciones no nos gustaría volver a vivir?

 
Y, para esto, yo te pido que nos tomemos un tiempo..., hasta que el cuerpo nos pida el reencuentro. Yo creo que lo necesitamos. Durante este período, podemos vernos o charlar, pero sin tocarnos, ni besarnos, ni nada físico entre nosotros.  Después de este tiempo, el que determinemos, nos volvemos a encontrar y a revisar.

 
Durante este “paréntesis”, cada uno (tú por tu lado, yo por el mío), yo me lo monto a mi manera y tú como mejor te parezca... Durante estas semanas o meses,  ambos analizaremos “la situación”. Si nos parece adecuado, a la vuelta de este receso, ambos, cada quien, pondrá sus “condiciones” (tú las tuyas y yo las mías),  para una posible restauración de nuestra vida de pareja y familia; en la que incluyamos algunos mínimos para que la convivencia sea posible y gratificante.
 
Si la convivencia es imposible, mejor dejarla; antes de que el conflicto cotidiano nos lleve a impedirnos vivir con dignidad.
 
Nuestros hijos tienen unos derechos, es verdad; pero nosotros también. Además, ellos lo que quieren es una “estabilidad emocional”, no vivir en “estado de alerta” permanentemente.

 
Durante este período, acordemos cómo vamos a “atender” los asuntos que son irreemplazables, esas cosas que tenemos que atender sin más; como los pagos y gastos fijos, el cuidado y la alimentación de los hijos, el mantenimiento de la casa...

 
Puede ser que nos queramos, y podemos seguir queriéndonos por mucho tiempo. Y éste puede ser un buen momento para reinventarnos otra “luna de miel”; lo que sea para volver a reencontrarnos, a relanzar nuestra vida en pareja.

 
Aunque también puede ser que descubramos que sólo nos necesitamos, que es otra cosa. O puede que descubramos que nos estorbamos.  Tenemos que ver en qué punto estamos. Yo necesito saberlo, pienso que tú también. 

 
Lola acabó de mirar sus anotaciones y dejó de hablar.

 
Hubo un largo silencio.

 
Ramiro se levantó y cogiéndola a ella de las manos, la invitó a ponerse de pié también.

 
La abrazó, diciéndole al oído:

 
- Te quiero, creo que me equivoqué al elegir mujer, debí escogerte a ti...

 
- Gracias, pero seamos razonablemente civilizados y empecemos por aceptar la realidad tal cual es.

 
- Gracias a ti. Mil gracias, por todo: tus palabras, tu sinceridad, y sobre todo tu amistad.

 


(De mi libro de relatos “DESDE EL ALFÉIZAR”)

 

 

 

 

 

 

sábado, 11 de octubre de 2014

FIESTA DE LA HISPANIDAD


12 de octubre, para celebrar lo que nos une, no lo que nos separa.

 
 ¿DÍA DE LA RAZA?
 
Las fronteras naturales
no nos hacen
ni distintos ni distantes.
Los caminos, las cañadas,
los senderos… 
son el fruto, el resultado,
de tantas pisadas dadas
para acercarnos, día a día,
los unos a los otros: caminando,
haciendo, con nuestros pasos,
las travesías anchurosas
que nos llevan al encuentro
con la diversidad
de tantos seres humanos.    


Y también por ríos y los mares
y por cielos azulados,
achicando las distancias
de los espacios geográficos.

Y también con las manos:
escribiendo cartas,
creando versos... o, acaso,
haciendo caricias.
 


Y también con los brazos:
empujando piedras
y dando abrazos.

Y también con los ojos:
observando gestos,
lanzando sonrisas…

 

A la vez que escuchando
palabras que dicen
las bocas de las otras gentes.

Y también oliendo perfumes,
aromas, efluvios personales…

 

 
Y, así, todo gesto que lleva a acercarnos
¡es logro trascendente!
que nos hace amigos,
hermanando vidas de toda
la única raza que somos: ¡la humana!
 
No hay fronteras para la luz,
no hay fronteras para el aire ni los vientos,
no hay fronteras para el agua
que nos trae la lluvia,
no hay fronteras para las aves
que surcan los cielos,
no hay fronteras para los maremotos,
los huracanes…,
no hay fronteras para el día ni la noche.

 
 
Mares, océanos, ríos,
cañadas, precipicios y montañas
dibujan las geografías de toda la Tierra;
pero nunca impiden la vida
de cualquiera y todos los seres vivos.

Nada impide a los bancos de peces
cruzar océanos
y llegar a otros continentes.
Ningún problema tiene el viento
para soplar las ramas
de los árboles de Grecia
y luego mover las caprichosas
hojas de palmeras del Levante español
o quizás las arenas
del desierto del Sahara…
Por ningún motivo la luna
dejará de pasear por encima
de las cabezas de los africanos,
los asiáticos, los europeos,
los oceánicos,
ni los americanos del Norte,
del Centro o del Sur.

 
 
Pero, yo no lo entiendo
(aunque quiera comprender
que todo tiene, es seguro,
unas razones históricas
que lo justifican)
que, para quienes
conformamos
la raza humana,
la cosa es diferente…
pues nos cuesta asumir
que la diferencia no lo es tanta
si miramos complacientes
el don de la diferencia
de ese otro ser humano
(mujer, varón, blanco o negro,
de piel cobriza o mestiza)
que, aunque distinto,
es un hermano.

 
 
Celebremos, ¿por qué no?,
EL DÍA ¡DE LA RAZA HUMANA!

 
José - María Fedriani
                               (“Somos”)