Páginas vistas en total

jueves, 5 de febrero de 2015

UNA FRUTA MUY COMPLETA

 
 
PLÁTANOS
PARA VIVIR MEJOR
 
El plátano es uno de los alimentos más milagrosos que nos ofrece la naturaleza, riquísimo en nutrientes. El plátano tiene la combinación perfecta de energía con vitaminas y minerales para el buen funcionamiento del organismo.
 
 
Esta fruta tropical posee una excelente combinación de energía, minerales y vitaminas que la convierten en un alimento indispensable en cualquier dieta, incluidas las de diabetes y adelgazamiento.


Los plátanos (o bananas) además de su sabor es dulce y delicioso,  son el complemento perfecto para personas con gran actividad física, como niños y deportistas. C
ombinados con su fibra, los tres azúcares naturales que contiene (sucrosa, fructosa y glucosa) son una inyección instantánea y sostenida de energía.



Los árabes y los griegos definían al plátano como "un árbol frutal extraordinario", por sus propiedades beneficiosas para la salud. En la India recibía el nombre de “la fruta de los sabios”, ya que, según una antigua leyenda, los más insignes pensadores hindúes meditaban bajo su sombra mientras comían de su fruto, símbolo de fecundidad y prosperidad. El plátano no es sólo de una de las frutas más consumidas en el mundo entero, sino también una de las más sanas.
 

Contiene vitamina A, vitamina B6 (fundamental para el desarrollo de tejidos y crecimiento), ácido fólico (protege la médula ósea y su maduración), potasio (importante para la función muscular), magnesio (para el sistema nervioso) y hierro (ya es sabido que la falta de este mineral en el organismo puede dar lugar a sufrir malhumor, cansancio, debilidad, dolor de cabeza, problemas de concentración, etc.).
 

Merece subrayar que son los plátanos las frutas que contienen más magnesio (mineral que actúa de relajante natural de los músculos y del sistema nervioso) y, por tanto, es muy recomendable para aquellas personas con problemas de nerviosismo, estrés, insomnio, calambres musculares, deportistas, etc.
 

El plátano, posee una combinación excelente de energía, vitaminas y minerales siendo un alimento idóneo para tomar entre las comidas. Su energía no sólo es útil después de hacer deporte; sus hidratos de carbono te ayudarán a hacerle frente a tu día a día.


Sus cualidades nutricionales lo convierten en un complemento energético ideal para todos, especialmente para los que necesitan una aportación extra de energía como niños, adolescentes, deportistas o cualquier persona con una vida activa. Un complemento nutricional ideal; único como fuente de energía natural.
 

Su porcentaje de hidratos de carbono complejos frente a los simples es mayor que en otras frutas, por eso, se absorbe de forma más lenta, lo que resulta favorecedor para el perfil glucémico e insulinémico.



A diferencia de la mayoría de postres industriales y otros preparados alimenticios elaborados con grasas y azúcares refinados, los plátanos son un alimento desprovisto de grasas o lípidos. A pesar de la falsa creencia de que engorda, tiene un 0% de grasa, sólo unas 80 Kcal. en los100 gramos.

Comparado con otras frutas, su aporte calórico es similar. Aunque por cada 100 gramos el plátano tenga un aporte calórico superior a otras frutas como la manzana o naranja, la cantidad de calorías ingeridas por pieza de fruta son similares entre el plátano (que pesa alrededor de 150 gramos) y, por ejemplo, una manzana o naranja medianas que pesan más de 250 gramos. Y como el plátano tiene la cualidad de un mayor poder saciante que otras frutas, al tener un contenido importante de fibra e hidratos de carbono (simples y complejos), siendo un alimento bajo en calorías, lo convierte en la fruta ideal para llevar una alimentación equilibrada.


Los plátanos son muy ricos en hidratos de carbono, por lo cual constituyen una de las mejores maneras de nutrir de energía vegetal nuestro organismo. Su riqueza en azúcar es compensada por su casi nulo contenido en grasas y por la presencia de fibra, que ayuda a regular la absorción de los azúcares.

Son muy indicados para la dieta de los niños, que precisan muchas veces de un alimento que pueda saciar su hambre rápidamente. Igualmente para los deportistas o para cualquier persona que requiera un sano "tentempié" en cualquier momento.


Esta capacidad saciante del plátano no debe llevar a confusiones y hacer pensar que es una fruta que engorda y que es mejor no comerla para mantener un cuerpo delgado. Evidentemente, el plátano es una de  los frutos tiernos que proporcionan más calorías, sobre las 90 Kcal. por cada 100 gramos, lo que equivale al peso medio de un plátano de los que recibimos de Canarias.

Comerse un plátano equivale a comerse una manzana grande. Así, pues los plátanos no engordan. Muy al contrario, por su riqueza en potasio ayuda a equilibrar el agua del cuerpo al contrarrestar el sodio y favorecer la eliminación de líquidos por lo que resulta una fruta muy adecuada para los que quieran eliminar peso, favoreciendo los regímenes de adelgazamiento.


Personas que hacen dieta, suelen evitar el plátano por el convencimiento de que engorda, pero es un error; pues con sólo 100 calorías es uno de los alimentos con más valor nutricional. La fécula del plátano es difícil de digerir mientras no esté madura y no se haya transformado en azúcar. Ya maduro, el plátano se convierte en un alimento de fácil digestión con mucha fibra soluble. Es adecuado, por lo tanto, para el tratamiento tanto de estreñimiento como de diarrea, mientras que también ayuda a eliminar la grasa que se acumula en las arterias.

Pero la energía no es la única forma en que el plátano puede ayudarnos a mantenernos saludables. También nos puede ayudar a sanar o prevenir un número impresionante de enfermedades y condiciones, haciéndose imprescindible en nuestra dieta diaria. Para mejorar los estados de depresión, para sanar los casos de anemia, para combatir la presión arterial y reducir el riesgo de infarto, para estimular el poder mental, para restaurar la acción normal de los intestinos y superar el estreñimiento, para aliviar la acidez estomacal, para ayudar a las personas que quieren dejar de fumar, etc., etc.


Es una fruta muy digerible, rica en componentes que estimulan la digestión, por lo que, además de ser muy digestiva, es muy adecuada para combatir los casos de inapetencia, entre ellos la anorexia.
 

Buenos para curar todo, desde cólicos premenstruales hasta úlceras y nervios alterados. El plátano favorece la recuperación en estados de nerviosismo y depresión, previene los calambres musculares, fortalece los músculos, mejora la circulación, previniendo las embolias y aumenta el ritmo cardíaco en casos de debilidad cardíaca.

Su riqueza en cinc puede aprovecharse para fortalecer el cabello, ayudando a prevenir la caída. Su contenido en pectina, que es más grande que el que posee la manzana, y fibra resulta muy interesante para el acabar con eso que llaman “colesterol malo”.

 
 
El plátano, que recibimos de Canarias y podemos disfrutar cada día, nos es beneficioso para la flora intestinal por contener azúcares que son fermentados por las bacterias intestinales ayudando a aumentar su número. Además, como posee hidratos de carbono complejos, nos ayudan a mejorar el tránsito intestinal y retrasan la absorción de azúcar y el aumento de glucosa en sangre.

Tradicionalmente esta rica fruta ha sido recomendada para personas que padecen alteraciones en el estómago. Esto se debe a un compuesto flavonoide que posee propiedades antiinflamatorias e induce a una disminución de la secreción de ácido clorhídrico.



Si quieres levantar tus niveles energéticos, no hay nada mejor que comerte un plátano entre comidas.

Comer plátanos resulta muy adecuado en las personas mayores para retrasar problemas de senilidad en los estudiantes para mejorar el rendimiento y aumentar la memoria, especialmente en épocas de exámenes.

Y es perfectamente recomendable para las embarazadas por su aporte de ácido fólico.
 

Así, podríamos concluir que el plátano es una fruta muy beneficiosa para la salud, dadas las importantes propiedades y beneficios que cuenta. Es una de esas frutas deliciosas que, entre otros principales aspectos, destaca generalmente porque cuenta con una importantísima serie de beneficios y propiedades, siendo ideal a cualquier edad.
 

Fotografías tomadas en Agrocantour (El Platanista)

 

7 comentarios:

  1. Sin lugar a duda tu reportaje, el mejor plátano el de Canarias, lo puedo certificar desde mi tierra.
    Un saludos desde Canarias.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada y muy rica fruta. Muchas propiedades que desconocemos que no tienen desperdicio. El plátano de canarias insuperable en calidad y sabor.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. En este lado del charco también hay bananas, perdón, plátanos muy buenos. Soy adicta a ellos, como casi todos los días (y no engordo) y a veces, 2 por día. Realmente sustanciosos y además muy ricos. Aunque un pequeño pecado cometo, 1 vez por mes de doy el gusto de comerlos con Dulce de Leche, poquito, pero lo suficiente como para hacer un postre perfecto.
    Muy interesante tu información. Gracias y un abrazo lleno de energía natural.

    ResponderEliminar
  4. ¡Estupenda tu entrada! siempre como un plátano al día y con pan, es una combinación que me encanta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Magnifica y provechosa entrada, enhorabuena. Es mi fruta preferida, sus virtudes las describes perfectamente y la tomamos en casa, aparte del natural y sin otros ingredientes, otras más elaboradas para postre de más "postín", jeeeeee...

    Es de agradecer tu aportación, José María.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Interesante post!!!! por lo visto el plátano posee muchas propiedades beneficiosas para nuestro organismo. Yo no puedo comerlo pues me cae pesado, pero me gusta.
    Gracias por tu bonito comentario!!! feliz San Valentín!!! y mi g+ para tu post!!!:)))
    Besos, Marcela♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema de la pesadez suele surgir cuando se toma de postre, después de haber comido otros alimentos que, seguramente, no son "compatibles" (lo cual te sucederá con la generalidad de las frutas dulces). Muy posiblemente si optas por comerlo entre comidas no tengas ese problema. Y también mejor de día que de noche. Ya lo decían nuestras abuelas: "oro de día, plata de tarde y plomo de noche".

      Eliminar