Páginas vistas en total

sábado, 21 de marzo de 2015

POEMA A LA VIDA



PRESENTIMIENTOS


 

El corazón dormido

presiento

que tú estás manteniendo

día tras día,

con sus noches incluidas. 

 


Mirándote...

viéndote como ausente...

presiento que es

que, acaso,

te sientes maltratada

por la vida, 

que no te ha dado

hasta ahora

casi nada

de lo que tú

esperabas de ella.

 


No digas, ni te creas,

que la vida no es

importante

para ti.

No digas, ni te creas,

que ya es tarde

para soñar,

que no puedes creer

en lo nuevo por venir,

que no puedes

esperar mañanas mejores.

 


Mujer, joven mujer,

veinteañera,

no dejes que la vida

se te quede dormitada

en tu pecho,

ni tampoco en tu regazo.

 


Quizá no estés

en actitud de entenderlo,

pero déjate sentir viva.

 


Presiento que tienes

adormilado el corazón.

Presiento

que algún sueño se te rompió

ante los ojos,

como lo hacen las sobras

de la noche

al entrar la luz de la mañana

por tu ventana,

como se deshace

entre los dedos de las manos mojadas

un terrón de azúcar... 

 

A veces la vida es

muy diferente

de cuando todo era

un proyecto... Y, luego,

al paso de las lunas,

vemos que nada es

cómo la hubimos pensado.

Y nos duele comprobarlo.

Pero, siempre es mejor

vivir las cosas

como son.

Siempre es más digno

ser libre sabiendo la verdad

que temer despertar.

 


La vida es una aventura:

tú la tienes

en tus manos. Es tuya.

No la dejes escapar...

 
Tu vida es tu vida.

No estás en el Cielo.

Tampoco en el infierno.

Ni en el Limbo.  

 


Presiento que, a veces, 

no sabes..., que dubitas,

que te dejas llevar...

como las hojas de los árboles

con los vientos del otoño.

 

¿Pero por qué no seguir soñando

con todo lo que soñaste

y aún no te llegó?

La vida no es sólo soñar,

pero sólo persiguiendo tus sueños

podrás mantener

viva la esperanza,

que es la que te llevará

a avanzar

por el camino que te hará

encontrar tu Meta.  

 


Atrévete

a golpearte el corazón;

con cariño, pero con fuerza,

como cuando se golpea

el aldabón de una puerta...

Para que despierte.

Golpéate como lo hacen

las olas del mar contra sí mismas...

Justo para sentirse vivas.

 


Sé tú la protagonista,

haz realidad

tu propia historia personal.

Presiento...

que eres capaz. 

 

No te dejes arrastrar. 

Y serás más feliz.

Estoy seguro.   

No dejes, amor,

que el corazón

se te quede dormido.   

 


 

                   - de mi libro de poemas 

                    "Ácido desoxirribonucleico" -



 
 
¡GRACIAS por vuestros posados, Isa y Carolina!

6 comentarios:

  1. *no debe ser mucho más bella la vida de lo que este poema tuyo es, José María!!*


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. *no debe ser mucho más bella la vida de lo que este poema tuyo es, José María!!*


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Todo lo expresado es atesorable en cualquier etapa de la vida. Hermoso en forma y fondo. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Precioso poema y bien acompañado de esas excelentes fotografías, la modelo muy guapa y elegante. Enhorabuena por tu blog.
    http://misojosasiloven.blogspot.com.es/

    Un saludo.

    ResponderEliminar