Páginas vistas en total

martes, 7 de abril de 2015

AGUAS MIL...


REFRANEANDO

Cuando decimos “en abril aguas mil”, quizás que lo que hacemos es aceptar la realidad de que en plena primavera nos está lloviendo… O, caso, si hace mucho sol, manifestar que el refranero no siempre tiene la razón.
 
Es más, yo soy de las personas que está convencida de que hay “dichos” o refranes para todos los gustos y que lo mismo podemos argumentar que “a quien madruga Dios le ayuda” que “no por mucho madrugar amanece más temprano”…

El refranero, compendio de “sabiduría popular” nos ofrece multitud de enseñanzas:

Hay “dichos filosóficos” que bien nos sirven para reafirmarnos en algunas posturas (“Cada maestrillo tiene su librillo”,  “El que algo quiere algo le cuesta”,  “La esperanza es lo último que se pierde”,  “A palabras necias, oídos sordos”, “El que la sigue la consigue”,  “De músico, poeta y loco, todos tenemos un poco”, “Agua que no has de beber, déjala correr”, etc.)
 

 
También encontramos en los refranes normas para la vida (“Es de bien nacidos ser agradecidos”, “Cada oveja con su pareja”, “Piensa bien y acertarás”, “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”,  “El que mucho abarca poco aprieta”, “No solo de pan vive el hombre”,  “El saber no ocupa lugar”,   “Cuando menos se piensa salta la liebre”,  “Lo prometido es deuda”, “No todo el monte es orégano”, “Nunca digas de este agua no beberé”, “Vísteme despacio, que tengo prisa”, “Obras son amores y no buenas razones”, “Haz bien y no mires a quien”, etc.)

Otros que nos sirven para excusarnos (“Ande yo caliente y ríase la gente”, “Donde hay patrón no manda marinero”,  “El que avisa no es traidor”, “Donde las dan las toman”, “El que roba a un ladrón tiene cien años de perdón”,  “El que tiene boca se equivoca”,  “Más vale prevenir que curar”, “Muerto el perro se acaba la rabia”, “Más vale pájaro en mano que ciento volando”,  “Al pan, pan y al vino, vino”, “Nunca es tarde si la dicha es buena”, “Más vale malo conocido que bueno por conocer”, etc.)
 


Los hay que sirven para criticar o censurar (“Aunque la mona vista de seda, mona se queda”, “Del dicho al hecho hay mucho trecho”, “Genio y figura hasta la sepultura”, “Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces”, “Hechos son amores y no buenas razones”, “Bicho malo nunca muere”. “Cree el ladrón que todos son de su condición”, “La avaricia rompe el saco”, “Mal de muchos, consuelo de tontos”, “Nadie escarmienta en cabeza ajena”, “No es oro todo lo que reluce”, “Tanto va el cántaro a la fuente que al fin se rompe”, “La ociosidad es la madre de todos los vicios”, “El que se pica ajos come”, etc.)

Y consejos para la salud o una adecuada nutrición (“Más vale prevenir que curar”,  “Comer verdura es cordura”,  “Una manzana cada día mantiene al médico fuera de casa”, “El melón y la sandía con la barriga vacía”,  “Ajo crudo y vino puro pasan el puerto seguro”, “Más mató la receta que la escopeta” “El mejor médico es la naturaleza”, “Boticarios y médicos, no toman medicinas cuando están enfermos”, “A cualquier dolencia es remedio la paciencia”, “Come bien y caga fuerte, y no tengas miedo a la muerte”, “Come para vivir y no vivas para comer”, “De grandes cenas están las sepulturas llenas”, “Ajo, cebolla y limón, y déjate de inyección”, “Aceite de oliva, todo mal quita”, “El queso y el melón, con moderación”, “Después de la leche, nada le eches”, “La naranja por la mañana es oro, por la tarde plata y por la noche veneno que mata”, “Menos plato y más zapato”, etc.)  

Para acabar diré que, dentro de los dichos populares o refranes hay frases que, utilizadas con “agudeza” pueden molestar cuando se dicen: “cree el ladrón…”, “a perro flaco…”, “genio y figura…”, “dime con quién andas…, o “a quien le pica…”

Pues, claro, “Nunca llueve a gusto de todos”.

Ojalá que sepamos aplicarlos y utilizarlos, siempre, adecuadamente.
 

 
        Nada es verdad ni es mentira...

No hay comentarios:

Publicar un comentario