Páginas vistas en total

domingo, 1 de mayo de 2016

¿POR QUÉ TRABAJAR?



 TRABAJAR PARA
DIGNIFICAR
LA VIDA

 

A veces, nos equivocamos. Casi siempre nos equivocamos cuando hacemos las cosas sin razonar los porqués…

 
Es algo que, tantas veces, suele sucedernos cuando hablamos del trabajo. Para mucha gente, el trabajo es como un castigo…; si bien también es considerado un derecho: ¡tantas personas luchan por lograr un trabajo digno, suficiente para alcanzar los medios económicos para vivir dignamente!

 
Entonces trabajar ¿es premio o castigo?

 
Pues creo que es importante llegar a la razonable conclusión de que el trabajo es un derecho y también un deber. Es algo que, en primer lugar, nos hace útiles y nos da sentido en la vida.

 
El Papa Francisco lo dice así:

“El trabajo es una necesidad, parte del sentido de la vida en esta tierra, camino de maduración, de desarrollo humano y de realización personal.”                                                            (“Laudato Si”, 128).

 

No vivir para trabajar. No trabajar para mal vivir, para subsistir. El trabajo es, debe de ser, como el aporte que toda persona hace a la Historia de la Humanidad. Es una contribución a la Creación: trabajar es creer que el futuro es posible; es la consecuencia de razonablemente pensar que el Mundo puede ser Mejor, cada día. Confiar en que no vamos caminando a la autodestrucción de la raza humana y de nuestro planeta Tierra, sino al logro del Cielo entre nosotros: vivir siendo Familia de armónica Amistad.  

 

Y eso es lo que nos toca celebrar en un día como hoy, 1º de mayo, Fiesta del Trabajo. Y es lo que también hemos de festejar cada día que hacemos algo por el bien de la sociedad en la que vivimos.

Ojalá que siempre estemos alegres.