Páginas vistas en total

martes, 31 de mayo de 2011

INDIGNÁNDONOS

El grito de guerra de Stéphane Hessel
llega a España


El escritor francés presenta ¡Indignaos!, un puñado de ideas dirigidas a los jóvenes europeos del siglo XXI en el que reclama implicación.


Lanza un llamamiento a toda la sociedad, especialmente a las personas más jóvenes, invitándoles a tomar conciencia de su fuerza y capacidad de transformación real de las sociedades del mañana. Un canto a la revolución, pero también a la esperanza.

Stéphane Hessel cuanta con 93 años de sabiduría y esperanza. Un anciano que, sin duda, nos hacen pensar que no todo está perdido, que aún queda algo.


 
Stéphane Hessel ha puesto el dedo en la llaga de un deseo de indignación: “El poder del dinero nunca había sido tan grande, insolente, egoísta con todos...”


Un referente crítico contra la dictadura del mercado (marcada por las miserias del modelo de desarrollo capitalista-consumista), la mayor amenaza a la libertad y la democracia.


 
Stéphane Hessel proclama: “que cada cual disponga de su pequeña dosis de indignación solitaria”.



Un Mundo Mejor sólo será posible si somos capaces de sublevarnos contra el poder establecido. Apelando a la no-violencia y a la convivencia entre las distintas culturas, basándose en la creatividad.


Porque la ética no parte de un orden establecido, sino más bien de la indignación ante un desorden social.


Una invitación a la rebelión pacífica contra el avance de la injusticia, la desigualdad y la pobreza.


 
Una llamada urgente a despertar, desde la indignación, para vender la pereza y la resignación, frente a la tiranía del mercado que lo controla todo. Es el momento histórico de decir NO al “sistema”, a los abusos de la banca, de las empresas multinacionales, del mercado.



A la juventud le toca ahora transformarlo en futuro”. Es hora de participar en la actividad pública, de luchar por la defensa de valores como la igualdad, la justicia, el respeto y la convivencia solidaria.



Es urgente reaccionar para cambiar para cambiar la ideología reinante, con su jerarquía de valores que se nos impone, a todos, en todo.


“Sois responsables en tanto que indivíduos” (Jean P. Sartre).



Al final, se trata de no pasar por el mundo con la mente distraida por los medios... y acabar por sucumbir bajo el huracán delstructor del consumismo que nos hace insensibles a tanta gente que sufre la pobreza... mientras unos pocos lo disfrutan casi todo.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada