Páginas vistas en total

viernes, 29 de julio de 2011

SOBRE LA DESINTOXICACIÓN



JUSTIFICACIÓN:

Es importante saber que, en la actualidad, la intoxicación orgánica (de todos los seres vivos) está propiciada desde fuera (o sea, externamente) por la excesiva contaminación del medio ambiente con los procesos y desechos industriales, y por la industria alimenticia y farmacológica (las cuales no ven más que sus intereses económicos), donde los elementos han sido alterados por tal acción; y que también existe la autointoxicación o intoxicación interna (la que se da por la formación de toxinas que se generan dentro del propio cuerpo, en uno o en varios órganos).
El cuerpo tiene órganos y sistemas que debemos de cuidar con más esmero, pues son los responsables de la limpieza de las impurezas y desechos orgánicos así como la desintoxicación del mismo; éstos son: el hígado, los riñones, la piel y los pulmones, correlacionados con la sangre y la linfa e indudablemente el sistema inmunológico.





Si bien el organismo se encarga de eliminar normalmente las toxinas,  muchas veces no puede con ellas, bien porque son muy poderosas o porque no tiene suficiente fuerza vital.


Si nuestro cuerpo no logra dominar la situación, entonces intentará deshacerse de lo que le resulta pernicioso a través de la inflamación, intentando la combustión de las toxinas. Y entonces producirá eczemas, urticarias, abscesos, forúnculos, flemones, exudados, etc.


Si las dos fases anteriores de la enfermedad, resultan insuficientes,
aparece la fase de formación de depósitos de toxinas, en un intento defensivo de que no se distribuyan por el resto del cuerpo afectando a cualquier otro órgano.


Así se originan ateromas, verrugas, cálculos, etc.

Cuando el cuerpo fracasa también en esa etapa, las homotoxinas pasan al interior de las células. Comienza a alterarse el funcionamiento y metabolismo celular, dando origen a fases realmente tóxicas.

Más adelante, ya dentro de las células, las homotoxinas realizan una reacción de tipo degenerativo y finalmente, esa situación degenerativa mantenida en el tiempo da lugar a neoformaciones con crecimiento y comportamiento celular aberrante, como es en el caso del cáncer.

Actualmente se conoce la importancia que tiene la función del aparato digestivo en la producción de enfermedades tan diversas, como la artritis, el reumatismo, la embolia, etc. Se sabe que cuando se encuentra alterado en su función (diarreas o estreñimiento, infecciones frecuentes, residuos alimenticios, inflamaciones, gastritis, etc.), se generan otros problemas que van a alterar la función de diversos órganos del cuerpo como los riñones, el hígado, los pulmones o el sistema inmunológico etc., por lo que es necesario tener en cuenta su limpieza y por consiguiente: DESINTOXICAR AL CUERPO.

Así, es de máxima importancia ayudar a los sistemas principales de desintoxicación, ya que de ellos depende la limpieza de nuestro organismo, si nuestro organismo no realiza su función satisfactoriamente, todo nuestro cuerpo no sera mas que un basurero “biológico”.
El aparato digestivo, es el sistema de abastecimiento de nutrientes a todo el organismo. Comprende el estómago, el páncreas, el hígado y los intestinos delgado y grueso. La parte del sistema digestivo preparada para recoger la mayor cantidad de toxinas y productos residuales es el intestino grueso.
Debemos asegurarnos de que tenemos una buena eliminación de la heces (una despúes de los alimentos), de que no padecemos estreñimiento, porque eso hace que se retenga más tiempo los residuos tóxicos que nos van envenenando lentamente.






La flora intestinal (bacterias que se encuentran en nuestra mucosa intestinal) debe estar sana y ser suficiente. La piel es el órgano más externo y el más grande. Además de protegernos del mundo exterior, es una vía importante de eliminación de toxinas. Si la piel está en mal estado (celulitis), las toxinas permanecerán en la sangre y serán depositadas en otros órganos.
Por último, tenemos los riñones que realizan un trabajo asombroso de limpieza y filtrado de toxinas. Por su red de capilares fluyen cada día mil quinientos litros de sangre y se eliminan diariamente de uno y medio a dos litros y medio de orina, esto representa, que filtra toda nuestra sangre diariamente 300 veces.
La ingestión de excesivas proteínas animales, así como la toma de muchos fármacos modernos, sobrecargan y estropean con el tiempo esta planta purificadora de nuestro organismo.


¿QUÉ ES LA DESINTOXICACIÓN?

La desintoxicación es una limpieza del organismo. Los expertos creen que actualmente el cuerpo humano está expuesto a unas diez mil substancias tóxicas provenientes de la polución ambiental, los productos de belleza, las comidas modernas, etc. Los órganos tienen la función de identificar estas substancias, metabolizarlas y eliminarlas. Sin embargo, a diario entramos en contacto con más químicos tóxicos que los que el cuerpo puede tolerar. Cuando el cuerpo está saturado de toxinas, las almacena en los depósitos de grasa mientras adelanta el trabajo acumulado y las puede eliminar.

Es como una persona que tiene sobrecarga de trabajo y cuando ya no puede más, lo deja guardado en un cajón o almacenado en una bodega, hasta que tenga tiempo para ponerse al día.

Desintoxicar es quitarle la sobrecarga al cuerpo, como darle vacaciones, consumiendo cosas que son fáciles de digerir (como jugos), con lo que libera la energía que normalmente se concentra en los procesos digestivos y el cuerpo puede re-dirigir esa energía para desintoxicar las substancias acumuladas hasta el momento.


Para ello, puede ser una buena norma, buscar periódicamente la ayuda de algún DRENANTE natural que estimule a una limpieza interior de nuestro organismo.  Es bueno que contenga, por ejemplo: zumo de dátil y ciruela (como diuréticos y suave laxante), de tamarindo (que depura eliminando grasas y rsíduos) y plantas como la Pilosella o Hierba de la Salud (diurética y depurativa), Abedul, Ortositón, Vara de Oro, Cola de Caballo, Trébol o Meliloto (son diuréticas, depurativas, eliminan grasas, combaten la urea y el colesterol, disminuyen la retención de líquidos y cálculos renales, etc.), Diente de León (que etimula la función hepática y biliar), etc.




SINTOMAS DE INTOXICACIÓN ALIMENTARIA


La intoxicación alimentaria suele producir náuseas, dolores abdominales, diarrea, vómitos y, a veces, fiebre. Por lo general, se manifiesta de forma rápida e intensa, pocas horas después de la ingestión del alimento contaminado, aunque cabe señalar que los síntomas de las intoxicaciones causadas por la ingestión de productos tóxicos se manifiestan con mayor lentitud. 

Un peligro común a todas las intoxicaciones que cursan con vómitos y diarrea es la deshidratación, que, si no es tratada a tiempo, puede causar la muerte. 

Como es natural, la intoxicación alimentaria de los niños es más grave y peligrosa que la de los adultos.

En ellos se presenta con los mismos síntomas, aunque, además de causar fiebre elevada, también puede producir hipotermia, es decir descenso de la temperatura corporal por debajo de los 35º C; además, el riesgo de deshidratación es más elevado y grave en los niños. En caso de producirse, se puede observar alteraciones en el rostro del niño, como la poca elasticidad de la piel, persistencia de pliegues o de arrugas al pinzar o pellizcar la piel entre los dedos, nariz afilada, ojos hundidos y lengua seca; la respiración se vuelve profunda y acelerada, y el pulso es rápido y débil. Ante este cuadro se debe actuar con rapidez, pues la vida del niño corre peligro.
 

¿Qué hacer ante una urgencia?

Cuando una persona padece diarrea durante más de 24 horas o manifiesta una combinación de fiebre, diarrea, vómitos y dolor abdominal, debe consultar al médico, quien determinará el tratamiento a seguir tras identificar el origen de la intoxicación alimentaria. 

El tratamiento consiste en aliviar los síntomas y en la administración frecuente de pequeñas cantidades de agua y de sales minerales para prevenir la deshidratación. Es conveniente que el paciente no ingiera ningún tipo de alimento. 

Si se trata de una intoxicación alimentaria leve, el enfermo se suele recuperar por completo en las 24 horas siguientes a la manifestación de los síntomas. 

En el caso de una intoxicación por Salmonella es conveniente no administrar medicamentos para detener la diarrea sin prescripción médica, ya que requiere un tratamiento específico. Los antibióticos pueden ver disminuida su eficacia al existir problemas de absorción de éstos, si se administran por vía oral. Por otra parte, pueden destruir la flora intestinal, lo que favorece el desarrollo de las bacterias patógenas, empeorando así el cuadro clínico. 

Es recomendable aislar siempre al enfermo, quien debe reposar en cama e ingerir gran cantidad de líquidos, sobre todo agua. 




Si se sospecha que la intoxicación alimentaria es un caso de botulismo, la persona afectada debe ser trasladada con urgencia a un hospital, donde se le administrará la antitoxina botulínica y se le efectuará un lavado de estómago. 

Ante una intoxicación por setas ha de administrarse el antídoto adecuado, que depende del tipo de seta u hongo que la haya causado. El enfermo debe permanecer en cama y seguir una dieta blanda. Asimismo se debe vigilar la función hepática, ya que podría deteriorarse. 



DESINTOXICAR  EL  CUERPO PERMANENTEMENTE


Uno de los medios más fáciles para ayudar a desintoxicar el cuerpo es una alimentación natural, sana, de fácil asimilación y que no deje residuos. No necesariamente una alimentación vegetariana,  pero sí naturista.


Aquí van unas sugerencias para una limpieza del cuerpo, a fin de iniciarnos en el descubrimiento de la sensación de bienestar, ligereza, vitalidad, que se pueden recuperar; claro, sin menospreciar los métodos de desintoxicación que se dan bajo un control médico.

Sólo se trata de que recordemos que la naturaleza contiene todo lo necesario e indispensable para mantener los cuerpos sanos, dentro de un ambiente higiénico y equilibrado, por lo que podemos tomar algo de ella como las semillas de calabaza, las de girasol, las semillas de linaza, la avena o el salvado de trigo, que son fibras que tienen la función de arrastre, por lo que ayudan a limpiar los intestinos y evitan la proliferación de gérmenes y toxinas si quedan residuos alimenticios.

Las verduras son alimentos importantes que aparte de nutrir, la fibra que poseen arrastran los desechos de la alimentación al mezclarse con ellos; los minerales y oligoelementos que contienen son importantes para el organismo y para el intercambio iónico.

Las frutas, son también importantes, a parte de nutrir tienen la característica (por sus componentes) de ayudar a desechar las toxinas acumuladas en diversos órganos del cuerpo, además de propiciar la diuresis y el aporte energético a las células, y ayudan al intercambio de sustancias nutritivas por las de desecho, haciéndolo más fácil.




En la terapia de desintoxicación con frutas, destacan las uvas, recordemos que son más efectivas aquellas que tienen semillas por contener éstas el germen de la vida, las zanahorias, la piña, las tunas, el mango, la sandía, el durazno, la pera, el tamarindo, el níspero, algunas frutas cítricas, la zanahoria, etc.

Algo muy sencillo y fácil de realizar para sentir un cambio positivo en todo el organismo, hasta en el carácter: durante 3 días, tomar sólo frutas del tiempo, alimentándonos únicamente con alguna de ellas y agua. Con ello, vamos a sentir los efectos generosos de la naturaleza al librar nuestro organismo de las toxinas. 

Dentro de las hortalizas, contamos con el tomate, las berenjenas, las zanahorias, la remolacha, los nabos, el ajo y la cebolla, las coles, etc. El poder oxidante, los minerales que contienen y en algunas, la acción diurética, establecen un buen recambio entre nutrición, depuración y desintoxicación.

No hay que olvidar la ingestión de líquidos, principalmente el agua (mejor mineral) para ayudarnos a realizar el arrastre de toxinas y poder eliminarlas por la orina, la respiración y el sudor o en casos especiales por las mucosas.

Podemos usar plantas medicinales, principalmente las que llamamos depurativas, las cuales han demostrado a través del tiempo su eficacia, entre ellas tenemos el diente de león o achicoria, la zarzaparrilla, la bardana, el nogal, los berros, la ortiga, y por supuesto el áloe.



Algo muy importante: al deseo tengamos de mantener sano nuestro cuerpo, hemos de aplicar la voluntad para realizarlo.

El desintoxicarnos no sólo significa hacerlo hoy para volver mañana a comer o ingerir alimentos que debido a un gusto distorsionado propicien un estado tóxico y quebrantemos con ello la armonía recuperada en forma de salud.

La salud debe ser perdurable y no buscarla en la enfermedad, ni anhelarla en la degeneración del cuerpo; no despilfarrarla en la juventud, saber que lo importante es siempre prevenir, que cuando el organismo reclama, es porque ya existe un problema quizá  grave, pues tantas veces no le escuchamos hasta que ya es demasiado tarde.

Si la naturaleza nos brinda todo su apoyo y amor a través de los alimentos (aire, agua, sol, minerales, vegetales, etc.), ¿por qué a la gente le gusta sufrir al menospreciar lo que es bueno? Pensemos por un instante: si lo que comemos forma nuestro cuerpo, ¿por qué darle algo que lo enferme o trastorne?



En la vida las cosas son simples, y simple es el procedimiento para desintoxicarnos cuando no existe alteración o enfermedad alguna. Hagamos la prueba. sólo con que quitemos de nuestra alimentación todo aquello que ha sido procesado (pan, harinas blancas, azúcar refinada, embutidos, etc.) y aumentemos el consumo de agua (de 2 a 3 litros al día), de frutas de la estación y unas buenas ensaladas de verduras con cereales, semillas, algunas leguminosas y una cena ligera por cinco días; después, por tres días tomemos sólo frutas en forma de jugo o podemos comerlas al natural y agua; en caso de que nos apetezca algo caliente, podemos tomar infusiones de té con limón o canela, de hojas de naranjo o de lechuga (buena si se está nervioso), y veremos cómo nuestro cuerpo nos dará las gracias; pues sentirá bienestar y vitalidad. Si deseamos un poco más de calor y energía, pongámosle miel de abeja.


Las dietas de desintoxicación, ¿qué son?


Una toxina es una sustancia química o un veneno conocida por sus efectos dañinos sobre el cuerpo. Las toxinas pueden provenir de los alimentos o del agua, de las sustancias químicas utilizadas para cultivar o preparar los alimentos, e incluso del aire que respiramos. El cuerpo absorbe toxinas y luego las procesa mediante órganos como el hígado y los riñones y las elimina a través del sudor, la orina y las heces.

Las personas a favor de las dietas de desintoxicación sostienen que debido a estrés emocional o deshidratación, las toxinas no abandonan el cuerpo apropiadamente durante la eliminación de los desechos. En cambio, ellos creen que las toxinas se quedan en el aparato digestivo y el gastrointestinal y en el sistema linfático así como en la piel y el cabello. Según los defensores de las dietas de desintoxicación, estas toxinas pueden causar todo tipo de problemas, como cansancio, dolores de cabeza, náuseas, y acné.

Se afirman muchas cosas sobre los beneficios de las dietas de desintoxicación, desde la prevención y cura de enfermedades hasta una mayor energía para concentrarse mejor y pensar con más claridad.

La idea básica de todas las dietas de desintoxicación es: renunciar temporalmente a ciertos tipos de alimentos que se cree que contienen toxinas.

Por ejemplo, pueden consumirse exclusivamente jugos naturales por unos 2 ó 3 días.

La idea es purificar y limpiar el cuerpo de todo lo "malo". Aunque las dietas varían, la mayoría de ellas requiere alguna versión de ayuno, es decir, dejar de comer por un par de días para luego reintroducir gradualmente ciertos alimentos en la dieta.

Siempre es muy positivo desintoxicar el organismo al principio de cada estación del año.

Puede ser recomendable tomar suplementos a base de hierbas para ayudar en el proceso de "purificación".



Hay montones de dietas de desintoxicación dando vueltas. Típicamente, suponen algunos días en una dieta completamente líquida y otros días, posteriores, en los que se añade a la dieta arroz integral, frutas y verduras cocidas al vapor (todo orgánico). Después de una semana de comer sólo estos alimentos, gradualmente reintroducir en la dieta otros alimentos, exceptuando las carnes rojas, trigo, azúcar, huevos y todos los alimentos preempaquetados o "basura".

A las personas que hacen dietas de desintoxicación también se les alienta a masticar bien los alimentos, a beber muy poco mientras comen y a relajarse antes de cada comida (¡aunque parece demasiado cómico llamar “comida” a unas cucharadas de áloe y un vaso de agua con limón!).



Una muy buena alternativa es: que se adopte, como norma, una alimentación balanceada, que incluya el hábito de consumir jugos algún día por semana.



¿Son seguras las dietas de desintoxicación?
Las dietas de desintoxicación siempre nos alientan a comer alimentos naturales e incluyen mucha agua y verduras, todas son cosas que sabemos que son buenas para la salud.

Sin embargo no necesariamente toda dieta de desintoxicación ha de ser buena.

Como muchas otras dietas de moda, también hay “dietas de desintoxicación” pueden tener efectos secundarios perjudiciales, especialmente para los adolescentes (a veces se quiere perder peso a base de “eliminar” con diuréticos, etc.)

Y atención, por favor: no hay fórmulas mágicas ni cualquier dieta es válida para todo el mundo. Por supuesto, las personas con problemas de salud, deben consultar siempre a su médico o nutricionista.


A tener en cuenta:
Para empezar, las dietas de desintoxicación están diseñadas sólo para objetivos a corto plazo. (Normalmente, se alienta a las personas a que ayunen de esta manera en épocas específicas durante el año, como por ejemplo, al final de una estación.) Y generalmente estas dietas se recomiendan no para ayudar a las personas a adelgazar, sino para ayudarlas a limpiar su cuerpo.

Debido a que los adolescentes normales necesitan alimentarse muy bien y consumir grandes cantidades de calorías y proteínas para reforzar su período de crecimiento y desarrollo, las dietas que suponen un ayuno y rigurosas restricciones alimenticias no son una buena idea. Para los adolescentes que participan en deportes y actividades físicas que requieren alimentos abundantes, el ayuno no brinda suficiente combustible para soportar estas actividades. Por estas razones, las dietas de desintoxicación pueden ser especialmente peligrosas para los adolescentes.

No es recomendable que las personas que tienen diabetes, nivel bajo de azúcar en la sangre, o trastornos alimenticios hagan dietas de desintoxicación.

También hay que evitar la adición a realizar purificaciones. Como todo abuso, el de las dietas de este tipo, puede provocar problemas de salud, incluyendo trastornos alimenticios graves.

Además, muchos de los suplementos que estas dietas requieren en realidad son laxantes, que están diseñados para hacer que vayas al baño más a menudo. El uso de este tipo de suplementos es una mala idea porque pueden producir deshidratación, desequilibrios minerales y problemas en el aparato digestivo.

No es que comer muchas verduras y fibra y beber grandes cantidades de agua sea mala idea. Pero es necesario que nos aseguremos de estar recibiendo todos los nutrientes que necesitamos, incluyendo los distintos grupos de alimentos, también las proteínas necesarias.

Nuestro cuerpo está diseñado para purificarse a sí mismo. El hígado y los riñones funcionarán como deben si seguimos una dieta saludable que incluya fibras, frutas, verduras y abundante agua.


Recomendación para la desintoxicación: utilizar ingredientes orgánicos.

Si estamos tratando de desintoxicar el organismo de substancias tóxicas, es esencial que los vegetales estén frescos en su estado natural y sean orgánicos. Lo que normalmente encontramos en el mercado y, consecuentemente, es lo que comemos, viene cargado de substancias toxicas (como son los químicos artificiales que se utilizan en la agricultura convencional). Al consumirlos, nos dejan residuos tóxicos en nuestro organismo.

Si nuestro propósito es el de limpiar, tenemos que utilizar una materia prima libre de estas substancias. Usar los vegetales convencionales para limpiar el organismo es tan absurdo como intentar limpiar o desinfectar la cocina con un trapo sucio lleno de bacterias.

Quizá tengamos que ir a un mercado alternativo de confianza, o dirigirnos a una tienda de comida naturista.


Métodos utilizados comúnmente para desintoxicar:

Existen todo tipo de terapias para limpiar el colon, la sangre, desintoxicarse de metales pesados, etc.

Por años, se han utilizado los ayunos de agua para desintoxicar. Tiene mucha lógica. Sin embargo, tampoco debe abusarse de esto.

Aquí vamos a hablar de recetas caseras a base de jugos de vegetales y frutas.



¿Cómo preparar una receta de frutas para desintoxicar el sistema digestivo?

Si los vegetales son orgánicos (como hemos recomendado) pueden usarse las cáscaras y las semillas;  si no los conseguimos, deben pelarse. Luego los licuamos con un poquito de agua mineral, y los colamos. Si utilizamos una licuadora, pues simplemente pasamos los vegetales por la máquina.

Algunas futas y verduras con propiedades desintoxicantes:

Ciruela: suave laxante.
Dátil: diurético, ayuda a superar la hipertensión.
Limón: hígado, vesícula biliar, alergias, asma, gripes.
Manzana: hígado e intestinos.
Tamarindo: depura el organmismo, elimina grasas y resíduos.
Uvas: colon Papaya: estómago, digestión, hemorroides, colitis.

Espinaca: anemia y condiciones de la piel (eczema).
Berros: anemia, gripes.
Remolacha: sangre, hígado, problemas menstruales, artritis.
Cilantro: sistema nervioso de metales pesados como el mercurio.
Áloe: hígado, vesícula biliar y páncreas.
Ajo: limpia sangre, antibiótico, alergias, gripes.

Para el sistema digestivo: Limón, Manzana, Uvas, Papaya.

Para sangre y sistema inmune: Ajo, Espinaca, Berros, Remolacha, Cilantro.



SOBRE DESINTOXICACIÓN PROFUNDA


Cuando la intoxicación es grande, llegamos a lo que podríamos llamar un “ensuciamiento celular” que lleva a una falta de oxígeno en todo el organismo; y esa es la causa de la mayoría de las enfermedades y de la pérdida de energía de nuestro cuerpo. 

La solución está en el aporte directo de oxígeno naciente en el interior del cuerpo. Esta fórmula de “Oxígeno Naciente”, desarrollada por Everett Storey, hace décadas, es solución para muchos problemas de nuestro mundo actual: limpieza del organismo, desintoxicación, aumento de niveles de energía, etc.

Actualmente ha sido perfeccionada por varios laboratorios. Todos son es toda una apuesta por la salud.

El uso regular de este complemento nuticional, a base de minerales, aminoácidos y encimas (todos elementos esenciales para la vida), a la vez que ayudan a nuestro organismo a fortalecerse y equilibrarse, desintoxican y eliminan las toxinas viejas acumuladas, desintoxicándonos, día a día, de una forma natural.

Cuando una persona toma un aporte de OXIGENACIÓN CELULAR por primera vez, puede que experimente alguna forma notable de desintoxicación, que puede incluir: movimientos intestinales más frecuentes y orina, náusea ligera, un ligero dolor de cabeza, varias evacuaciones al día, flemas, catarro, mucus, flujo nasal, amigdalitis, fiebre, etc.

Estas “reacciones son la forma en que la naturaleza corrige algo que anda mal internamente. Cualquier cosa que ha sido reprimida en el cuerpo por años (como alguna enfermedad de la niñez que fue reprimida con medicación) se licua y es eliminada por los canales normales de eliminación.

Tiene que ver con la conocida como Ley de Sanación de Hering que dice que “La mejora y la curación se producen de dentro a afuera y en el orden contrario en el que los síntomas aparecieron a lo largo de la vida de la persona”.

De todos modos, es interesante saber que quienes experimentan estos síntomas de desintoxicación, deben entender que pasar por esta fase de la desintoxicación es importante; que es algo que durará sólo unos pocos días y que, aunque se puedan sentir ligeras molestias durante el proceso, después experimentarán un nuevo nivel de vitalidad.

Por eso, a este proceso de desintoxicación, también se le llama “crisis de sanación”; pues es una reacción repentina y aguda, traída por el fortalecimiento de la fuerza vital corporal, de manera que las viejas toxinas puedan ser eliminadas.


ANTE LOS SÍNTOMAS DE LA DESINTOXICACIÓN ¿CÓMO ACTUAR?

Cuando el cuerpo se desintoxica, puede tener síntomas de gripe, catarro, dolores en el cuerpo o puede tener diarrea, estreñimiento, pueden salir granitos, sentir picores,  etc.

El proceso es totalmente natural: el organismo necesita un tiempo y unas “herramientas” de limpieza interna. Por tanto, si aparecen síntomas de la desintoxicación, SEGUIR TOMANDO el producto y continuar con una vida normal.

Pero no hay que asustarse; es el cuerpo utilizando los órganos de eliminación para deshacerse de las sustancias tóxicas. Y hemos de tener en cuenta que cuanto más tóxico esté nuestro cuerpo, posiblemente serán peores los síntomas.



¿Qué podemos esperar después de la desintoxicación?

Podremos notar desde una diferencia positiva en la piel o un mejor olor del cuerpo hasta tener mucha más energía. En general una sensación de bienestar.




6 comentarios:

  1. Hola José María: tras leer tu completo e interesante post, me permito dejar aquí el enlace a la receta de un caldo depurativo que me preparo muy a menudo. Espero que a alguien le sirva:

    http://www.comeencasa.net/2008/01/30/te-lo-digo-por-tu-bien-caldo-de-apio/

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias. Creo que puede interesar a mucha gente. Un abrazo, JM

    ResponderEliminar
  3. Buen texto. Muy interesante e instructivo. Es un gusto leerte y seguirte.Te envío un fraternal saludo deseándote un buen fin de semana, lleno de paz y armonía.

    ResponderEliminar
  4. Valiosisima información la que aqui se comparte. Es increible la falta de cultura alimenticia y falta de este tipo de información en las personas, creo que principalmente la mayoria de los padecimientos de enfermedades crónico degenerativas son a raiz de malos habitos alimenticios que tenemos y del desconocimiento total de las maneras que podemos combatir y contrarestar estos malos habitos y a la alimentacion baja en nutrientes que la industria actual nos esta empujando. Hoy en dia tantos pesticidas, fertilizantes, conservadores y alimentos artificiales y chatarras que a diario consumimos van desgastando la buena función de nuestro organismo. Los invito a mejorar estos habitos alimenticios complementando su alimentación con suplementos de alta calidad y con respaldo científico. En lo personal me han ayudado en gran medida a mejorar mi salud y bienestad y el de mi familia. Gracias por compartir información tan valiosa con todos. Saludos cordiales...!! www.saludperpetua.usana.com

    ResponderEliminar
  5. Que noble labor y que buen trabajo el de compartir de una forma ilustrada y sencilla la informacion adecuada y precisa para comprender mejor como funciona nuestro organismo y como ayudarlo; Muchas Gracias!

    ResponderEliminar
  6. Excelente información y consejos. Lo voy a aplicar para mejorar mi salud. Y me da gusto que haya gente que se preocupe por publicar este tipo de cosas que van en pro de la salud y evitar enfermarse y ponerse en manos del sistema médico actual que se han enfocado a tratar la mayoría de las veces solo los síntomas y no la causa de la enfermedad. Muchas gracias.

    ResponderEliminar