Páginas vistas en total

jueves, 24 de septiembre de 2015

CONQUISTAR…



Otro concepto discutible.

En Lisboa, en el Barrio de Belem, hay un Monumento (impresionante y de gran belleza, por cierto) a los Descubridores.




El monumento tiene aspecto de nave que se adentra en el río. Construido en 1960, para celebrar el quinto centenario de la muerte del príncipe Enrique el Navegante. Aparecen veintiún personajes históricos relacionados con los descubrimientos.





Pero… el Monumento a los Descubridores, desde luego, representa todo un concepto de cultura que, nos parezca bien o no, en este siglo XXI, bien podría ser ocasión para cuestionarnos algunas cosas.


No es mi intención juzgar la historia. Escrita está y está llena de hechos reales inmutables.

Pero volviendo al concepto que ilustra el monumento: ¿a qué me vengo a referir?

Lo que vemos, con admiración y fotografiamos…

Es una valoración del imperialismo, reconocimiento de un hecho histórico que siempre ha sido aceptado, valorado y elogiado como si realmente se tratara de algo muy digno de admiración y hasta de alabanzas…





Algo que, desde que éramos niños, se nos hizo valorar, en la educación-instrucción que recibíamos.

Pero hoy, yo me planteo (y abro mi pregunta a quienes me leen): ¿hasta dónde son plausibles un tipo de actuaciones como éstas?

Pues conquistar… ¿qué entendemos por conquistar?

Según mi diccionario se trata de «Adquirir algo por la fuerza de las armas»; también de «Ganar la voluntad de una persona o atraerla a un partido u opinión»; o lo que es lo mismo: lograr cambiar el pensamiento, la opinión y hasta la voluntad de otra persona. ¿Cómo es ese convencimiento?


                             

Y cuando hablamos de la seducción amorosa, ¿qué se entiende por “conquistar”?, ¿acaso robar el corazón? Pero (insisto en mi duda conceptual), ¿y robar es, también, un valor de nuestra cultura?

Conquistar…,  un concepto discutible, desde luego. Y ¿es aceptable en nuestros esquemas culturales de hoy, algo que tan poco o nada tiene que ver con el valor supremo de la libertad?


¿Es, acaso, un acto de justicia el sometimiento, a base de la fuerza de las armas y, en el mejor de los casos, del engaño?



No quiero tampoco juzgar a quienes se dejan seducir, de tal manera que sus sentimientos son ganados o “conquistados” y llegan a “rendirse”… ante el “usurpador”, u “osada bandida”, capaz de adueñarse de la propia libertad; pues dicen que “en el amor y la guerra todo vale”. Pero sí dejo aquí, abierto, el tema.



Junto al monumento está, forjada en hierro, “la rosa de los vientos”… Quizás es un canto a que, a veces, tantas veces, ¡hay que echar a volar muchas viejas “valoraciones” y transformarlas a nuestros nuevos valores!



7 comentarios:

  1. El monumento es una verdadera obra de arte, pero lo que representa tiene sus bemoles... aquí en América sí que lo sabemos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mirandolo así ¿Queda algo en la historia que sea digno de alabar?
    Muy buen texto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mi no me parece mal, si no juzgar la historia, sí juzgar a quien contó esta historia...y tantas otras...el cómo nos lo contaron y nos lo hicieron creer, maquillando lo que fué una salvajada como si hubiera sido una gloriosa proeza...

    ResponderEliminar
  4. Tu blog Amigo, tiene imágenes e Historia de mucho valor, precisamente por eso
    te doy mi emhorabuena y aunque es otro genero, puedes pasarte por mi cas
    donde persiste el amor y la añoranza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy bonitas imágenes de este maravilloso lugar.. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola José Maria!

    Nos dejas un precioso texto para una reflexión, ojalá pudiéramos ser libres de todo, pero no es así, creo que pocos lo son... Aunque hoy ya estamos devuelta antes de irnos, hay mucho ladrón de cargazones; y lo mismo conquistadores -inquisidores de batallas que salen o quieren salir victoriosos cueste lo que cueste.
    Bueno esta mi humilde opinión. Me ha encantado pasar por tu rincón bonito y cultural.

    Revisando mis entregas muy atrasadas, que por cierto tienen muchos fallos que he de corregir... Te encontré allí y vine a visitarte y agradecer tu paso por mi espació, seguramente no lo he hecho antes.

    Un beso y toda mi estima.
    Feliz día.

    ResponderEliminar