Páginas vistas en total

domingo, 20 de octubre de 2013

IDEA NUEVA


Cambiar el  chip

Cuando nos vemos inmersos en un problema o lo vemos todo negro, se nos dice que hay que cambiar el chip. O lo que es lo mismo: que va siendo hora de dejar de hacer, de pensar y de sentir de la manera que lo hacemos, para pasar a pensar  y sentir de otra forma totalmente distinta. De ver la vida con ojos nuevos.

Y esto es una tarea a desarrollar: cuando queremos mejorar, no sólo se puede hacer entrenamiento físico, también podemos entrenar nuestra mente (nuestra forma de pensar, de “ver las cosas”).

 
De vez en cuando, a todo el mundo, ante algunos problemas y dificultades, nos vienen a la cabeza algunos pensamientos negativos, que pueden hacernos sentir tristes y preocupados, lo que hace que baje nuestra autoestima (la valoración que cada persona hace de sí misma).

 


Ante esto, es importante que pensemos que todas las personas tenemos dificultades y problemas. Pero que lo importante no es que los tengamos, sino que aprendamos a solucionarlos. Además, los pensamientos negativos no nos ayudan nada, pues nos hacen sentirnos tristes y sin ánimo para resolverlos.

 
Sin embargo, con un adecuado entrenamiento mental podemos cambiar los pensamientos negativos por otros más positivos que nos ayuden a elevar nuestra autoestima y a “estar en mejor forma” para hacer frente a los problemas y dificultades.

 
Para aprender a cambiar los pensamientos negativos por otros positivos, como para lograr tener un físico más deportivo, hemos de entrenarnos.

 
 
 
Claro que toda buena práctica comienza con una buena teoría. Así, lo primero que ha de hacer alguien que quiera desechar algunos patrones mentales que le estorban y entorpecen, es lograr identificarlos: saber claramente qué es lo que es necesario “tirar” (igual que con los tiestos que ocupan nuestros muebles o estanterías, si no elegimos qué tirar es imposible deshacernos de nada y dejar “espacio libre” para algo nuevo).


Después, poco a poco,  se deberá ir sustituyendo aquello que ya no nos gusta por algo nuevo. Si seguimos haciendo lo mismo que ayer, los resultados de mañana serán muy similares.

Por lo tanto: identificar y después sustituir, cambiar pensamientos negativos, frustrantes, pesimistas o de preocupación por otros de ilusión, de fuerza de voluntad, de ánimo y de aceptación; abandonar acciones infructuosas y obsoletas  por otras poderosas que produzcan los resultados deseados.

Se trata de compensar las emociones negativas con otras positivas, los pensamientos frustrantes o de desánimo por otros cargados de ilusión, de esperanza y confianza.

 
Por eso siempre es muy recomendable buscar un propósito en la vida, un por qué, una motivación que nos lleve a un “crecimiento personal” profundo. Se trata de encontrar un sentido auténtico y valioso a nuestra vida; algo que nos de la fuerza suficiente para andar el camino, ampliar nuestras miras y reconociendo nuestros errores, arrostrarlos con gallardía y mirar siempre adelante.

De nada sirve buscar “excusas” en las circunstancias o “culpabilizar” a otras personas. Es más práctico poner orden en nuestras ideas fundamentales (tirando lo que no sirve, adquiriendo lo necesario) y decidiendo sobre nuestra vida.

Lo que son nuestros negocios, pueden ser un ejemplo: lo que no nos funciona, hay que cambiarlo. “Renovarse o morir", dice el eslogan.



Close
El éxito de un negocio depende, sobre todo, del valor de su capital humano. Las oportunidades son para quienes las buscan y son responsables y constantes en su trabajo.  

Y, si a esto le añadimos una idea innovadora, con productos de calidad y el apoyo de personas cualificadas, los resultados serán los mejores.

Como nos dice el vídeo de Paradigma Team, empresa dedicada a profesionalizar el Marketing Multinivel, formado por un equipo de profesionales especializados (merece la pena verlo):
http://www.youtube.com/watch?v=KoZkcPe32uk#t=110