Páginas vistas en total

viernes, 11 de febrero de 2011

GRITO DEL INDIO (POEMARIO)




 de José-María Fedriani









              Lo dedico:

              A los hijos, a los auténticos hijos,
              de la tierra americana;
              y a tí y a mí,
              y a todos  - tantos...-
              quienes hemos aprendido a amarles
              por que sí.














INTENCIÓN



Ser indio, amerindio, indígena, aborigen de la tierra americana, es, tendría que ser siempre, una dignidad..

Nunca algo por lo que sentirse dolido, acomplejado, marginado. Pero esta dignidad sería necesario, es necesario, que encuentre un reconocimiento por parte de otras ( tal vez imperantes ) culturas... y de una propia valoración desde ellos mismos. Y desde este orgullo de saberse indio; descendiente directo de aquellos “hijos del sol” y de la “madre-tierra”  (aztecas, incas, mayas ) que consiguieron tan excelsas civilizaciones..., es desde donde se puede reclamar el respeto, a los otros, de la propia dignidad.

Sin ser indio, aunque teniendo amigos que lo son, traigo mi voz a estas páginas; para, con ellos, silenciosos, protestar por la invasión y el robo, por el cansancio en su pobreza y dolor... y también a gritar por la libertad que buscan... y cantar, con ellos, a la esperanza.

Aceptando que la falta de conocimiento de culturas diferentes puede llevar, alguna vez, a la sorpresa, a la extrañeza o, acaso, a la admiración de muchos de los hábitos, costumbres, modos de vestir y hasta de pensar..

Pero todo ello no es más que un reconocimiento de una ignorancia: nunca algo que no entendemos debe ser motivo para minimizar a nadie.

Pero queriendo y luchando, cada quien desde donde puede, por hacer que todos entiendan ( y entendamos ) que ser indio es, por lo menos, tan importante, tan valioso, tan necesario. . . como ser norte-americano, asiático, europeo o africano.

GRITO DEL INDIO quiere ser una llamada, desgarrada, a nuestra sociedad y a nuestro modo de vida.

Y también, por si acaso alguna vez hemos creído que éramos algo más valiosos que ellos, o por si se nos ha podido olvidar que hemos sido ( y seguimos siendo, por lo menos un poco ) culpables de muchas situaciones de pobreza, de marginación, de sufrimiento, del “tercermundismo” que padecen estos otros seres humanos ( que desde acá, sabemos llamarles “indios” ) ; sepamos que han sido, son y serán compañeros de la historia pasada, de la presente y del porvenir. Y que es mucho cuanto tenemos que agradecerles. ... hasta para ser lo que somos.



INDICE    
                               

SENTIR INDIO
1: Mucahua. 2: Sutil y eterna 3: Cuentos. 4: Estoy vivo.
5: Riesgo de ser. 6: Mi tierra... desnuda.7: Tenemos.
8: Como la vida


LA TIERRA: LA SELVA
9: Mi casaselva. 10: Trozo de paisaje. 11: Bendita tú.
12: Vida Nueva. 13: Lluvia. 14: Hijos de la Selva.


VIVIR DEL INDIO
15: Vivir. 16: Confiadamente.17: Ser silvestre.
18: Paso indio.19: Cantos. 20: Conversemos.
21: Toma conmigo. 22: Quehacer común.


POBREZA Y DOLOR
23: Cansado. 24: Como la mariposa.25: Lloro.
26: Grito rebelde.


INVASION Y ROBO
27: Han venido. 28: Manos sucias.29: No comprendo.
30: Invasor.31: Perdón de deudas.


LUCHA Y ESPERANZA.
32: Hacer posible.33:Ocaso y esperanza. 34: Minga.
35: Más amor. menos violencia. 36 : Juntos en la Vida.
37: Esperamos. 38: Creemos.


ALGUNAS PALABRAS INDIGENAS
(QUICHUA)




SENTIR  INDIO




1

MUCAHUA


Una mocagüa grande yo estoy haciendo; para meter en ella toda la historia que, día tras día, yo he ido conociendo de, éste, mi pueblo.

Con todo mi cariño modelo yo el barro... y le pondré dibujos que simbolicen toda esta nuestra cultura que tanto ama a la pacha-mama y a la alta montaña.

Una mocagua grande, en que todos podamos tomar la rica chicha en una fiesta eterna que nos haga sentirnos más hermanos, más amigos y más hijos de la selva.



2

SUTIL Y  ETERNA


Desde el primer olor a la vida que tenemos al nacer. . . y hasta que el último aliento caliente se nos escapa al morir... tenemos la existencia.. . que es sutil y es eterna.

Sorprendente, es la vida entera, como el brote de una orquídea... Permanente, como el perfume de la flor que llena todo el espacio. Fugaz, como la mariposa y el paso del colibrí. Definitiva, como el manto de la selva milenaria, como el sol y la montaña .... Alegre, como el canto del gallo o los colores del arco-iris...

Nace, corre. . . , se va. . . , como el agua y el viento.

Es la vida, sutil... y eterna.




3

CUENTOS...


La historia de mi pueblo está llena de mitos. Y la abuela me cuenta leyendas ancestrales que dicen que la vida nos cayó de lo alto; como caudal de estrellas que un Dios nos regalara por su amor infinito, sin límites ni inicio.

Un día, cuenta mi abuela, la vida en esta tierra era bien diferente; aunque hay cosas que siempre serán igual de válidas. Aquí, por dónde vamos, no estaban los caminos, ni había nieve en los cerros; las noches eran más claras y el cielo estaba lleno de múltiples estrellas. La luna se hacía entera cada cuatro semanas. Y, con ella, contaban su vida nuestras gentes.

Me cuenta que hubo un indio que no quería a nadie... y que quedó castigado a ser paují anciano enmedio de la selva. Narra otra ejemplar historia del hombre que fue violento y se quedó siendo tigre...Y del traidor que pasó a ser, eternamente, mono.

Los cuentos de la abuela no sé si son reales o simple fantasía; pero, yo, de ellos, aprendo fundamentales normas. Para hacer que mi vida sea como una vereda que, sabiendo a dónde llega..., yo, ándola cada día.





4

ESTOY VIVO


Cuando bajo al río y me baño, sin nada que me amarre a sus orillas, yo me siento hombre libre. Como el agua y el aire o como los peces... Y compruebo que estoy todo lleno de vida.

Cuando salto a la orilla, que es tierra firme, donde crecen los árboles y me veo el cuerpo fresco y brillante, pienso que no hay nada tan precioso e importante como tener la vida.

Cuando me echo en la yerba y me siento abrazado por el sol y la tierra, como una madre acoge uno a uno a sus hijos para darles su amor...; yo sé, sin duda, que, aquí, lo tengo todo cuanto me es necesario.
Cuando miro a lo lejos que no se acaba, cuando observo de cerca lo que se toca y huele, siento en mi adentro un gran lleno de gozo: lo mejor que tenemos es nuestra vida.

Y la tengo en mis manos y en mi mirada... y está en mi cuerpo entero: soy feliz, sin remedio: hoy...¡estoy vivo!.






5

RIESGO  DE  SER


Feliz y libre quiero ser. Y por eso yo canto sin miedo alguno. Al decir mis verdades... yo aparezco, ante otros, como desnudo. Pero no me arrepiento de ser yo mismo... y de arriesgarme.

Para ser como el cóndor he de buscar ser libre y también valiente. Poniéndole alas grandes a toda la mi vida desde lo adentro.

Sin, nunca, avergonzarme del que es mi canto todos los días.









6

MI TIERRA... DESNUDA


Yo sé que puedo creer todas las cosas que me dice esta tierra que tanto amo; porque siempre que confié me respondió con su bien.

¿Quién se cree que es, el hombre-vestido-de-rostro-blanco, para avasallarnos, ahora, con sus raros modos?

Desnudos nos llamaron, nuestros padres, a la vida y desnudos venimos, todos, a iniciar nuestra existencia.

¿Por qué unos extranjeros sin historia entre nosotros, sin saber lo que es la selva, han.., de decirnos como hemos de tapar lo que nos dio la naturaleza?
¿Por qué, quien no ha vivido el diario abrazo de la tierra, quiere decirme que no es cálido?

Desnudos viven los árboles, desnuda está la cascada y desnuda corre el agua... de los ríos y las quebradas. Desnudas van las aves o las sutiles mariposas y desnuda cae la lluvia sobre nuestros rostros. Desnudo es el abrazo del sol que nos calienta y desnuda la sonrisa callada de la noctámbula luna.

¿Por qué tengo yo que ir vestido si la selva me invita a estar desnudo? ¿Por qué no calla el que no sabe escuchar todo el vivo mensaje de nuestra madre-selva?













7

TENEMOS


Para mirar al Cielo. . . tenemos los ojos altos. Para pisar el suelo... tenemos los pies abajo. Para entregarlo todo... y acoger a los hermanos, a la altura del cuerpo, tenemos nuestros brazos.

La esencia del ser hombre, está en hacer la vida mirando a lo infinito; pero queriendo, siempre, andarla bien cercanos de cuanto ya tenemos.., aquí y ahora, presentes; sin del Allá olvidarnos.










8

COMO LA VIDA


Lento... , muy lentamente: como la brisa, el agua orilleando, el roce de las piedras y el dorar de la espiga.

Rápido... , muy rápidamente: como el viento, el paso de las aves, el tronar de la tormenta y la caída de la lluvia.

Lento... , muy lentamente: como la caída de las hojas, la llegada de las nubes, la obtención de la sal y el deshielo de la sierra.

     Rápido... , muy rápidamente: como un temblor de tierra, el cauce en la cascada o la expansión del fuego enmedio de la selva.

Lento... , muy lentamente: como tu espera, nuestro paseo, tu sonrisa, mis caricias y nuestro abrazo.

Rápido... , muy rápidamente: como nace un deseo, como se piensa en el mejor de los sueños o es el juego de los niños.

Lento.. . , muy lentamente: como crece la fe, se afianza una esperanza y llega, felizmente, el logro de un proyecto.

Rápido.. . , muy rápidamente: como pasa el presente que está ahora, y sólo ahora, en nuestras manos.

Lenta.., y rápidamente... es toda la existencia que sucede y que tenemos, tú y yo, para vivirla.





LA TIERRA:  LA SELVA





9

MI  CASASELVA


Mi casa es esta selva de innumerables ár­boles, de cascadas, riachuelos y sendas centenarias.

No hay, en ella, nada que me parezca ajeno y siento en su silencio el pulso de la vida que me arde en las entrañas.

No puedo ser más libre que andando por mi selva, ni hallo gozo tan grande como al dormir calmado en la verde espesura.

No hay manjares tan ricos como los que me ofrece puntualmente, graciosa, la natural y sabia madre-tierra de selva.

Por eso, nada quiero que me aleje de ella, ni nadie habrá que pueda cambiar mi pensamiento: mi casa es esta selva.







10

TROZO  DE  PAISAJE


Canta el gallo.., y le contesta, a lo lejos, el grito de otro que le oyó. El cielo está gris. Las nubes cubren todo el azul del cielo y el verde de la montaña. Sólo se ven las palmeras y los árboles más cercanos. Las avecillas cantan. No se ven, pero se las oye trinar desde los árboles, o acaso desde alguna de las pocas, pobres, casas que hay en lo cercano... Las plataneras lucen sus racimos, aún verdes, repletos de frutos. Hay árboles con flores rojas y amarillas. Y, aquí y allá, asoman los helechos más lindos. Fijando la vista, intentando adentrarla en la lejanía, entre las nubes grisáceas, se ve la muchedumbre de la selva... : árboles de mil formas y diferentes tonadas forman como un compacto tapiz que cubre toda la montaña... , que aún se hace más intensa en la lejanía... Canta el gallo. Los pájaros repican. Las florecitas tímidas, por entre la yerba, se esconden... Los árboles, orgullosos, lucen sus ramas y sus hojas... y, algunos, sus flores coloradas.

La naturaleza, hoy, una vez más, nos ofrece, graciosa, un regalo bondadoso a todos los humanos. A todos quienes tengamos ojos para ver, oídos para oir y corazón para sentir.











11

BENDITA TÚ...


Bendita tú eres, Madre-tierra, entre todo lo que ha sido creado por la gracia del Taita-Dios y por las manos del hombre.

Todo viviente de esta tierra justo es que sea agradecido al monte y a la selva que le ha dado cuanto tiene y que le ha hecho ser un ser humano.
Bendita tú eres Madre-tierra, porque, todos los que somos hijos tuyos, te rendimos amor gozando de la vida que tú nos das, constantemente.

Por la vida y también por la esperanza que de ti todos hemos recibido, seas, por siempre, bendita Madre-tierra.



12

VIDA NUEVA


¿Por qué el hombre-blanco tiene que decidir el número de huahuas que ha de tener mi huarmi?

Yo quiero ser el yaya de muchos huambras runas; por mucho que los gringos me digan, muy seguros, que en ello va mi atraso... Atraso está en sus mentes que sólo quieren hijos como una presunción y no comprenden nada de lo que es el vivir sobre esta tierra nuestra.

¿Por qué han de corregir los hombres a la vida si, por ella, es que todos hoy somos seres vivos. . . ; como es la yerba fresca, la chonta y el papango, el paují, el guacamayo, el mono, el lince, el jaguar o el lindo colibrí. .

No-más lloro por mis hijos; protesto por la vida que ellos quieren sesgar como si fueran pigues nacidos en la selva.., tan sólo porque el Taita los quiso ver crecer.

Prefiero que mi huarmí traiga al mundo a sus huahuas echada junto a un árbol antes de ir donde el blanco; que... poco me fío de él.

Alzo mi voz de runa. Para pedir a todos, más que nada, piedad y comprensión, alguna, hacia quienes amamos a la, ésta, tierra nuestra... que es madre-diosa eterna de nuestra humanidad.

Andar, pretendo, hoy, por una pica nueva que me lleve a la paz y a toda comprensión.

Es algo que he sabido que el Taita-Dios lo quiere: la Vida toda crece y lo hace sin reservas: en el agua, en el monte y en la tierra que piso... y siempre es vida nueva. Hasta una eternidad.








13

LLUVIA


Llueve. Hoy llueve en el poblado. Tal vez que llueve en toda la selva. Es hermosa la lluvia... El agua cae con fuerza. Todas las casas y las calles, los árboles y las plan­tas, reciben hoy la impetuosa visita de la fresca agua que, desde lejos, viene con un mensaje de amor: el Cielo quiere agua... para esta tierra.










14

HIJOS  DE  LA  SELVA


Somos como estos viejos árboles; que nunca dejan de echar raíces para vivir, para mejor crecer. Somos igual que nuestra tierra: la selva es nuestra madre.

Tú y yo somos como árboles: las costumbres son las raíces... que nos sujetan a la vida; la unión al suelo nuestro nos da la verdadera libertad. Lo que tenemos es la vida: somos hijos de este suelo eterno... que es nuestra madre selva.










VIVIR DEL INDIO






15

VIVIR


La mariposa no tiene casa. Y toda la selva es suya. De ella yo aprendo que mejor es vivir humildemente: Feliz de tener, confia­damente, todo lo necesario y tan sólo ello. Para vivir alegre, para gozar la vida que es el presente... Como una mariposa cruzando el aire... Sin nada que guardar, ni nada a que amarrarse. Tan felizmente...






16

CONFIADAMENTE


Como la lluvia cae, día tras día, sobre las hojas de los árboles viejas y nuevas, la vida nos regala, una y mil veces, cuanto necesitamos para la vida. Vivir confiadamente es tanta suerte como, sin ir a ello, encontrar un día una gran pepa de oro y vivir rico toda la vida.









17

SER SILVESTRE


El viejo indio tiene razón: Los hombres somos como árboles... Y la selva es nuestra madre que nos ha dado la vida y la mantiene. Como árboles somos mientras vivimos y siendo selva vamos siendo felices. Si queremos vivir o secarnos podridos, es cosa nuestra; pero es algo que atañe, también, a quienes tenemos tan cerca.., que sus ramas y las nuestras (hasta las más pequeñas) han crecido aunadas unas y otras. No podemos morir o existir solos. La vida está en la selva y somos todos.









18

PASO INDIO


El alama, en su pica, sabe bien que, su pie, ha de poner donde ya su antecesor bien lo logró; que la pica se hace.., paso a paso: uno.., tras otro; siguiendo, siempre, al anterior... Como queriendo volver a andar... lo que ya alguien anduvo: volviendo a lograr lo que ya se logró; instantes, minutos, horas o días anteriormente...

El alama sabe bien que su paso... hace la pica más camino; que no hay, constantemente que abrirlas. La novedad está en hacer... que siga siendo útil; que esté caminable: que sea...pica.








19

CANTOS


"El sol y la lluvia llegan
como regalos del Cielo.
Y la tierra se nos llena
de los frutos que más quiero"


Yo vengo a cantar estos mis poemas... con la música y el ritmo que, siendo aún un ni­ño papa y mama me enseñaron; mientras recojo la yuca, los choclos y plátanos.

Voy cantando... y, mientras, pienso lo que mis padres hicieron: que ellos, con sus manos y algún machete abrieron estas picas, levantaron la casa, hicieron esta chagra en la selva, la sembraron de yuca, de maíces y plátanos y pusieron la esperanza en su mañana.... y en el Cielo que regala.

Cuando nací, mi madre me acunó. . . sobre unas hojas de plátanos. Y, ella, sentada junto a mí, con flores en las manos, me cantó estas canciones.., que nunca olvidaré.








20

CONVERSEMOS


Conversemos, tranquilamente, pues tenemos todo el tiempo del mundo.

El Dios de los cielos nos da, diariamente, todos los días, todo el tiempo que es necesario para conversar, reir, pensar, labrar la tierra, cazar, pescar..., danzar, dormir, holgar...

Nadie nos podrá engañar, a quienes bien sabemos que el tiempo es gratuito y que lo tenemos ¡todo!

Tenemos una vida entera ¡podemos disfrutar de ella!.

Nadie nos puede impedir conversar tranquilamente... con todo el tiempo del mundo.




21

TOMA CONMIGO


Toma, conmigo, un poco de esta chicha. Y sírvete, a tu gusto, fritada, choclos, mote, paugí y mono asado, plátanos y piña... Que es, ahora, fiesta y hemos de compartir toda la caza, los frutos de la tierra y la alegría sin par de estar, hoy, juntos.








22

QUEHACER COMÚN


La vida es, siempre, para compartirla to­da (salud y gozo, sufrir y llanto).
   
    La vida es siempre toda de todos. Ninguna intimidad rompe, en nosotros, la fuerza que nos une... cuando tenemos que hacer las cosas juntos; en día de minga o de fiesta común.











POBREZA Y DOLOR





23

CANSADO


Cansado estoy de ser, tan sólo, el indio. que córtale el potrero a la doña ama. Cansado estoy de ir, todos los días, desde que sale el sol... en la su hacienda. Cansado estoy de oír cantar las aves.., y no poder, como ellas, hacerme un nido. Cansado estoy de dormir sobre la tierra... sin ni una cobija con que taparme. Cansado estoy, mamita, de ser tan pobre... y no poder, siquiera, cantar mis penas.
Cansado estoy de que nadie me llame por mi nombre.., y me digan “indio” como un desprecio. Cansado estoy de querer ser lo que soy... sin que alguien, siquiera, quiera serlo conmigo. ¡Qué duro es ser hombre... para ser indio! ¡Qué cansado vivir.., para ser nadie!


24

COMO LA MARIPOSA...


Vive la mariposa siendo libre como el aire y como el sol. Y yo..., siendo más dueño de mí mismo, teniendo yo más vida... ¿ por qué gozo menos de mi dignidad ?

Margaritas y orquídeas, alegres, nunca en­cuentran problemas para decir, al caminante, su mensaje... ¿ Por qué he de callar yo, si hablar puedo con más claridad ?

Crecen los pingües sin dificultad. Y nadie impide al agua correr en la quebrada...

¿Por qué, teniendo yo más pensamiento, tengo tantos obstáculos en mi avanzar?

Cruzan, sin miedo, mil veces, el jaguar y el mono, toda la espesura de la selva...

¿Por qué, yo, que tengo más razones, no puedo perseguir, con éxito, un destino ?

Fuego y lluvia, violentos, hacen cambiar el paisaje, acaso en unas horas... ¿ Por qué, siendo yo más sabio... , no puedo, aún, mi situación mejorar?

¿Por qué la lluvia, el fuego, el mono, el jaguar, el cuilín, el agua, los árboles, las flores y la mariposa pueden ser libres.,. y yo, queriéndolo más, he de seguir, en silencio, sólo esperándolo..?.












25

LLORO


Déjame llorar, hermano, por la historia de este pueblo. Que triste es la semblanza escrita en el camino por el que ahora andamos.

Mi lloro es amargo... cuando pienso en lo que fue, en la gloria que alcanzó y la cultura que logró éste que ahora es un pueblo olvidado y oprimido, por la nueva cultura imperante del llamado “occidente”...

Mi lloro es amargo... al recordar cuanto pasó; por culpa de unos hombres llegados de muy lejos...

Vinieron, con violencia y prepotencia, a decirnos qué era y qué no podíamos creer que era. Llegaron diciendo e imponiendo, muy seguros, un pensamiento que no tenía mucho sentido entre nosotros.

Vinieron cambiándonos el modo de vivir, de hacer nuestras viviendas, de jugar, de alimentarnos, de adornarnos o taparnos el cuerpo. Llegaron, sin respeto, como locos, decididos a gozar de nuestras hembras... en sus tiernos lechos.

Vinieron creyéndose los amos y señores de todo cuanto, desde siempre, era de nosotros Llegaron queriendo1 incluso, que dejásemos de alabar, alegres, la presencia de los montes o el salir del sol cada mañana.

No me es posible mirar atrás... sin sentir como llega la amargura a mi garganta y me ahoga el corazón.
Déjame llorar, hermano, por la historia de este pueblo.






26

GRITO  REBELDE


La fuerza de la selva - próxima y vibrante - está en mis venas, cargadas de agua viva y de esperanza.

La savia de los árboles riega, perenne y permanentemente, la vida de mi pueblo y de mis gentes...

El hacha criminal, del hombre-blanco, quiere quitarnos la vida con engaño. Diciendo que es progreso, necesario, el desmontar la tierra del su milenario maderaje; para hundir en ella otras semillas. Y hacer de mi selva un huerto suyo...

Yo protesto a los Cielos y a todo hombre que pisa el suelo. Porque es sacrílego crimen privar a la cascada de su risa, y a los ríos del canto enamorado de las sus aguas.., que escaparon, de lo alto de todas las montañas, por hacerse azul de los océanos... y poder ver el Cielo abiertamente.

Hoy, aquí, ahora, yo reclamo a la Historia, y a todos cuantos la hacen cada día, por el delito, sin perdón, de haber pisoteado... la ancestral cultura de mi pueblo; y hasta haber pretendido tachar, nuestras costumbres, de absurdos ritos primitivos...

Los que, en la tierra ésta, hemos nacido somos los únicos que, en las manos, tenemos y tendremos, el derecho... de tomar lo que nos sea necesario para seguir viviendo... en este suelo, en esta tierra, que es madre mía y de mis hijos.

Toda la voz la tengo en la garganta; para gritar mi pensamiento:

Una vez más, yo, os aseguro - y me alegro de poder decirlo - que estaré dispuesto a dar mí vida.., porque los hijos de mis hijos y los de ellos, igualmente, puedan seguir siendo, felizmente, herederos de esta vida entera.






INVASIÓN Y ROBO





27

HAN  VENIDO


Han venido unos seres... que no son nada nuestro. Me han cortado la vida de la esperanza. Y han dicho, de mí, cosas.., muy duras de aceptarlas. De muy lejos, han venido, con los rostros barbados; diciendo muchos verbos que no tienen sentido. Me han trabado la historia, de nuestra raza; que vergüenza quieren... que tenga de ser yo indio. Han traído largas lanzas, duras como el chonta-caspi. Y duros son de sentimientos... como un golpe de tormenta enmedio de la selva.

Han venido mirándonos con desprecio prepotente; por no saber entender las razones y el modo de vida de quienes tenemos esta otra nuestra cultura. Nos quitan las mujeres, los hijos y las hijas, las pieles, el oro y la plata... Y arrancan, enteros, mil sembríos de papas, de yucas y de caña. Se llevan mi vida... sin darme nada a cambio ni mirarme, siquiera, con rostro agradecido. No entendemos su habla, ni su modo, extraño, de ir todo arropados hasta en piernas y brazos.

Han venido, fulminantes, como la misma muerte; llenándonoslo todo del vacío sin límites. Porque nunca han amado a, ésta, mi pacha-mama, ni han aprendido a quererla como los hijos suyos. Mil hombres han venido de raza extraña a cambiarme la vida... Y me dejan muy triste.









28

MANOS SUCIAS


Me parece imposible que existan esos hombres... que vienen arrasando toda la riqueza de esta tierra.

No puedo aún creerme, aunque lo ven mis ojos, que a estos “gringos” no les importa nada. .. lo que es la vida; que lo maten todo.., por obtener petróleo ( para sus “carros”, para caldear sus casas...).

Hablan, queriendo engañarnos. E imponen, con terrible violencia, su cruel juego sucio de vivir “como dioses”... capaces de trasformar en “infierno” todo lugar ajeno por donde pasan...

Vienen, regalándonos muerte y amarga desolación: talando... tantos árboles de nuestra selva milenaria; contaminando nuestros ríos... con sus sucios desechos industriales: masacrando poblados enteros... con sólo motivaciones económicas.

Hablan, siempre hablan de derechos, de sus derechos. Nunca de obligaciones: Nos recuerdan nuestras deudas y se olvidan de sus robos.

Gringos de camisa planchada y manos sucias... que se ofenden si les decimos que no les necesitamos... Y que son, siempre ellos, quienes se van llevando.. . la riqueza de esta tierra.












29

NO  COMPRENDO...


El ruido de las máquinas me ensordece y me quita toda la paz del espíritu.

No me siento yo mismo sin oír el silencio armonioso de la selva.

No comprendo... como puede haber tanto mal unido a un mismo tiempo, bajo el sol que ilumina cada día... y sobre la madre-tierra que nos alimenta.

Sin mirar el pasado, ni el futuro, criminales con sueldos extranjeros, talan montes enteros y envenenan las cascadas, los ríos y el terreno... que son la gran riqueza que tenemos. Son malvados buscadores de oro negro que no saben pensar más que en dineros. Que se olvidan, tristemente, que la vida tiene que estar por encima de la muerte. Y que no hay quehacer más importante que el querer ser mejor cada jornada. . . como hijos de Dios que estamos siendo.

No comprendo... a estos hombres, que aún no saben que el mañana es tan importante como el hoy, y que agotan las riquezas de la tierra; sin pensar que, de ellos, dependerá el futuro... Y que todo el mal que, ahora, están haciendo ( dañando a los otros... y a sus hijos ), no es propio de seres tan inteligentes; sino de gente ignorante y necia que se olvida, plenamente, de su suerte... de estar siendo hijos de Dios, como nosotros.











30

INVASOR


Arde la selva...

Veo caer la mano asesina que destruye, indiscriminadamente, toda la riqueza de mi pueblo.

Veo pisoteados, tan cruelmente, mis derechos... por la bota-militar del extranjero.

Su tierra le ha negado lo que su egoísmo irracional mucho tiempo le exigió. Y llega a esta tierra, que no es suya; buscando, aquí, encontrar cuanto ha agotado en otro lugar.

Desconoce todo lo que sucede aquí. Y lo que esta tierra vale para nosotros.

Nosotros somos de aquí. Nuestros padres... nos enseñaron cuanto es necesario para la vida. Desde siempre estamos nosotros aquí. Tenemos derecho... a esta tierra.

El, ahora, nos invade. Nos obliga a trabajarle. Nos maltrata. Cubre las lagunas con cemento. Arroja petróleo en nuestros ríos. Tala los árboles más antiguos. Asusta a las fieras, que abríamos de cazar, con el ruido de sus máquinas. Ha contaminado las aguas... y han muerto los peces. Nuestras mujeres y niños pasan hambre.

No podemos seguir aguantando esta opresión del que viene de fuera... Que nos instrumentaliza, que nos discrimina, que nos explota.

Nadie tiene derecho a sacrificar vidas ajenas. Y, menos aún, si no hay más causa que su propio interés y su egoísmo.

Tenemos que unirnos. Sin tener miedo.

No podemos continuar sólo esperando, en silencio, un mañana mejor.

La causa, nos requiere afilar nuestros machetes y empujar afuera al invasor...

No más fuego en la selva. No más riqueza expoliada. No más bota-militar sobre mi suelo.

Es hora de luchar por esta tierra.













31

PERDON DE DEUDAS


No les quisimos ayer, no pudimos quererles. Ni, en el ahora, les queremos; ni podremos aún quererles.

No tenemos nada que, a nosotros, nos obligue a creer cuanto nos dicen. Ni hay razón que nos impida desear no verles más.

Perdonar queremos sus errores pero...¡déjennos! . No podemos perdonarles... Si, aún, están diciendo que fue hermoso y heroico aquello cuanto nos hicieron.
No podemos perdonarles... Si ni, siquiera, están dispuestos a perdonarnos esa “deuda” que ustedes se han inventado... y están tan empeñados en que les paguemos.

No nos vengan con historias, a cada rato, tan falsas y engañosas como todas aquellas... que, ya hace cinco siglos, se inventaron... para excusar sus muchas miserias.

Perdonarles queremos, a ustedes, tantas deudas que han ido contrayendo, aún sin reconocerlas, para con nuestros pueblos. Pero nunca podremos abrazarles si no nos dejan.







 

LUCHA Y ESPERANZA





32

HACER POSIBLE...


Vamos a andar, juntos, un mismo trazado; que, siempre, fue más fácil acercar a los pueblos haciendo, aunados, el camino. que, así, lo hace posible.

Si, cada uno, va avanzando en busca de los otros.., el encuentro podrá ser el resultado feliz del trabajo comunal.

Que, cada paso que andamos, son dos pasos.., sumados los esfuerzos.

Y realidad hacemos lo que es posible: el camino, ya, está siendo, tramo a tramo... Para encontrarnos, para , entre todos, hacer posible el encuentro de los dos pueblos.









33

OCASO  Y  ESPERANZA


No muere el sol en cada ocaso; rompiendo su promesa, de darnos luz y vida, cada jornada. El sol sólo se esconde, detrás de las montañas; hasta ver si seguimos teniendo la esperanza de un nuevo día.











34

MINGA


Suena el tambor.., que nos convoca.

Hoy es día fuerte para trabajar, a una, en bien de todos. Es día de “minga”.

La causa, única, que nos convoca... es razón justa para entregarnos, sin más demora, a hacer, de hoy, un día de lucha y de esperanzas...

Marchemos decididos, cada quien a lo suyo. Todos, en el poblado, sabemos que es la hora de aunar los esfuerzos. Que es día de “minga”.

No habrá descansos, en todo el día; mientras no hayamos, por fin, cumplido y hecho, entre todos, este trabajo lindo.., para la Comunidad.

En otra minga que bien recuerdo, todos quisimos hacer posible tener, de nuevo, una capilla en el cementerio.

Hoy, un camino... que va a llevarnos a estar más cerca de otro poblado; que quiere, aunado, también, lograr cruzar la selva hasta nosotros... Y, así, ir haciendo que pueblo y pueblo sean más hermanos. Como Dios-Taita nos quiere a todos.

Hermoso es celebrar, cuando acabamos, el haber podido - unidos por la fe, el mucho amor y la esperanza -, al fin lograr... aquello que quisimos, los unos y los otros, hacerlo, hoy, posible.

Todo el pueblo avanzando... en ser más pueblo. Es día de “minga”.










35

MAS  AMOR,  MENOS  VIOLENCIA


No quiero la violencia en liberarles... Que, de violencias, nacen nuevas violencias. Y, así, el amor, seguro que se nos rompe entre las manos.

Libertades quiero... para todos aquellos que están sufriendo, impacientes, el peso de la injusticia y la opresión. Pero, quiero, que el avance sea entero; sin fuerzas que se impongan, sin más razón que el miedo a mayores represiones o sufrimientos.

Quiero que el mundo cambie... con la fuerza, inefable, del amor, la justicia y la comprensión... Caminando, aunados, en la esperanza.

La libertad tiene que llegar sin más violencia que la renuncia. .. a lo egoísta.

Será un logro para todos los hombres del mundo entero.
Y hacerla... , hemos de hacerla, al estar de “purina”.., retirados de todo; y al participar, codo a codo con otros, en la “minga”.

Y hacerla...hemos de hacerla, caminando en las picas, que nos acercan, a los unos y a otros; y que es mejor no ir solos.

Y hacerla... , hemos de hacerla, haciendo amigos en el río, en la caza, al cortar la madera, al hacer la canoa o al bailar en la fiesta.

Que el amor..., que es justicia y que es comunicación, es la única fuerza constructora de liberación.





36

JUNTOS,  EN  LA  VIDA


Vente conmigo, cholita. A caminar, por la pica nueva que nos lleva a la huasi linda, que podrá ser nuestro hogar.

No pido, a la vida, otra cosa que no sea tu compañía y el calor de tu palabra; tan viva como tu mano apretada. No quiero, jamás, yo obligarte a venir conmigo, amada; pero sábete, huarmi mía, que te necesito, para vivir, más que a la lluvia y al sol.

Iremos juntos a la minga, juntos cortaremos la yerba y sembraremos, juntos, el maíz. Juntos iremos, por agua, a la quebrada y hasta comeremos juntos; como dos iguales, como compañeros. Abrazaremos, juntos, el placer en cada atardecer; aprehendiendo, cada mañana, a soñar con el porvenir. Siendo felices con lo que somos sobre esta madre-tierra que tanta vida nos da.

Lucharemos, cada jornada, por el bienestar del poblado y la felicidad plena de todos sus habitantes. Que es viendo ser felices, a los que nos rodean, como mejor podremos serlo nosotros mismos.

Ven conmigo, mujer mía. Vamos, juntos, compañera... que es más hermosa la vida al andana, a una, con alguien.

Yendo juntos, en la vida - para ser tú y yo felices -, no necesitamos más libertad que, ésta, que ya tenemos.

Podremos tocar el tambor y beberemos la chicha. Haremos el trabajo comunal. Y, juntos, nos alegraremos de poder mirar a la montaña. Y de pisar, juntos, descalzos la, ésta, misma tierra amada que pisaron nuestros padres; y en que, pronto, nuestros huamras podrán gozar de la vida; en armonía y en paz. Juntos como una familia.




37

ESPERAMOS


Sabemos que el futuro está en nuestras manos. Y por eso luchamos. Por que el mañana llegue cuanto antes.

Vemos, clarito, que, el poder de los poderosos, tiene los pies de barro... y va a caer, derribado, antes de que acabe esta generación.

Creemos, esperamos que, nosotros, los humildes, vamos a alcanzar la bendición del Dios de la Justicia.

Nos queda mucho por hacer, mucho camino de avanzar, pero tenemos una certeza: Sabemos que el futuro está en nuestras manos.




38

CREEMOS


Creemos en Jesús de Nazaret, que vivió siendo pobre y haciendo suyas las causas de los pobres.

Creemos en María guadalupana, que nos ha querido a los indios como hijos suyos y herederos de lo Eterno.

Creemos en la Iglesia santa, que lucha con nosotros por instaurar un Nuevo Orden en este nuestro mundo.

Creemos en cada hombre o mujer que, con amor solidario, se compromete en defender los derechos de los que estamos siendo olvidados.

    Creemos, sin reservas, en la Vida presente y la futura. Y, así, no más, creemos en el Dios de la Liberación.







ALGUNAS PALABRAS INDIGENAS

(QUICHUA UTILIZADO EN EL ORIENTE ECUATORIANO)






ALAMA           Indio de raza quichua.

CASPI             Palo, madera, duro.

CHAGRA         Sementera, tierra sembrada.

HUAHUA        Niño pequeño (recién nacido).

HUAMBRA      Joven.

HUAMRA        El hijo.

HUASI            Casa.

HUARMI         Mujer.

MINGA           Trabajo comunal que beneficia a todos.

MUCAHUA            Vasija de barro.

PACHA-MAMA      La tierra considerada madre.

PURINA                Lugar fuera del pueblo.

RUNA              Hombre indio.

TAITA            Referencia a Dios como Padre.

YAYA              Padre.










No hay comentarios:

Publicar un comentario