Páginas vistas en total

martes, 26 de mayo de 2015

PREFIERO LO MEJOR


LA MEDIO LLENA

Y LA MEDIO VACÍA

 

La vida no siempre es

tan exacta como un número;

que muchas veces cambia

según se la contempla.

 

Lo azul no es siempre igual,

mirado desde lo hondo

de la profundidad del mar

que desde lo más alto

de una gran torre vigía;

ni el rojo es bermellón

en todos los momentos

y acaso varía a carmesí,

pues depende, así, también

de uno u otro matiz.

 

Si la botella en cuestión está

del contenido a medias...

¿cómo es que estará ella?

 

¿Qué es lo que más impacta

a quien la observa triste?

¿Qué es lo que descubres

cuando la observas tú?

 

La medio llena es también

la que está medio vacía.

 

Medio llena de dolor

o vacía de ilusiones.

Medio vacía de ganas

y llena de cansancios.

Medio llena de esperanza

o vacía de amargura.

 

Media... sin apenas temor,

y con mucho optimismo.

  

Según desde donde la mires

y con los ojos que lo hagas,

es que la verás más llena

o, acaso, ya acabándose.

 

Quizás que lo importante

no esté en el contenido

sino, más bien, seguro,

en la concreta manera

de observar las cosas.

 

Todo es verdad... y también

así ¡todo es mentira!

 

Mas hay algo importante

que a cada quien depende:

si quiero ver el bien llegar,

seguro lo hallaré cada jornada,

pero si prefiero quedarme

en mirar lo que no, con tristeza,

es provable que nunca vea

lucir el sol de la esperanza

para llenar mis días de ilusión.

 


Si la melancolía lastimera

me lleva, acaso, a desistir

de creer que puedo ver

lo que aún busco ser o hacer

¿no será mejor creer

que, con paciencia, certera

podré lograrlo entero

y a total cabalidad?

 

La preocupada pesadumbre

vacía la vida de color;

la rebosante y viva alegría

llena de gozo el corazón.

 

¿Cómo miro el camino?

Lo que importa ¿es lo que aún

me queda por andar

o sólo valoro aquellos tramos

que ya anduve y dejé atrás?

 

¿Qué valoro de una amistad?

¿Los recuerdos de vivencias pasadas

o lo que espero, con ella, compartir 

desde ahora en adelante?

 

¿Cuál es mi verdadera edad?

¿La que tengo vivida, que pasó,

o la que aún me queda por vivir?

 

Yo prefiero mirar de abajo

a arriba... y siempre descubrir

que la botella que tengo delante

está siempre más llena que vacía.

 


(En Ácido desoxirribonucleico)

 

2 comentarios:

  1. Es cierto, la vida es un poco de botellas medio llenas y botellas medio vacías. Siempre dependerá de en que momento de tu vida estés, de lo que hayas tenido que vivir o que sufrir.Pero sin duda percibirlo de una u otra forma dependerá de tu fuerza para afrontar los retos que cada día se te presenten.¡Qué maravilloso tiene que ser que puedas ver siempre la botella medio llena!

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, la vida es un poco de botellas medio llenas y botellas medio vacías. Siempre dependerá de en que momento de tu vida estés, de lo que hayas tenido que vivir o que sufrir.Pero sin duda percibirlo de una u otra forma dependerá de tu fuerza para afrontar los retos que cada día se te presenten.¡Qué maravilloso tiene que ser que puedas ver siempre la botella medio llena!

    ResponderEliminar