Páginas vistas en total

jueves, 14 de marzo de 2013

ABSURDAS FRASES HECHAS


LA VERDAD ES QUE…

Estamos en una sociedad llena de mentiras. De mentiras y de personas mentirosas. Se ha normalizado de tal manera el “no decir la verdad” casi nunca. Lo normal es evitarla, como si la sinceridad fuera “pecado” o algo “peligroso” (quizás porque se dijo demasiadas veces aquello que de “la información es poder”).  Y, casi todo el mundo, cree ya que lo único importante es la “imagen”: el aparecer-aparentar que se es “alguien” diferente a quien realmente se es. Es decir, de que quienes nos observen se crean… que no somos como somos; sino como nos parece que vamos a “gustar más” al resto de la gente.


Lo de “ser” quien se es…  parece que eso se deja sólo para Dios (que así se identificó a Moisés) y de los pobres que no tienen ni forma de cómo engañar a nadie…
         
                                  

Y claro, cuando alguna o alguno de nuestros líderes políticos (por ejemplo) quiere decir algo creíble, pues…, antes de pronunciarse, dice eso de “la verdad es que…”; con lo cual, quienes le escuchamos, enseguida pensamos aquello de “esto no me lo creo yo ni borracho”… ¿o no os ha pasado eso a muchos de quienes leéis esto?


Pero lo peor del caso es que, después de tanto escuchar la inacertada frasecita, la vamos haciendo parte de nuestro cotidiano idioma y, a veces (demasiadas veces) llegamos a decir cosas tan absurdas como “la verdad es que sí” o “la verdad  es que no”…, como si un o un NO tuviesen la doble posibilidad de ser o no ser verdad…