Páginas vistas en total

sábado, 8 de marzo de 2014

MUJERES Y TRABAJO

 

8 de marzo: Día Internacional de la Mujer, declarado por la  Asamblea General de la ONU desde 1977 para celebrar los derechos de las mujeres.
 



¿Por qué un día especial para la mujer?, ¿qué es lo que hay que reivindicar…?

  
 


¿Qué el trabajo no remunerado de las mujeres favorece la pobreza y estimula la exclusión social?

 
 
 


¿Qué ya va siendo hora de que este trabajo sea "más valorado y apoyado"?
 
 
 
 

¿Qué el trabajo doméstico (que abarca muchas tareas que son un bien social positivo e insustituible, básico  en muchas sociedades y crucial para el crecimiento económico y el desarrollo social) también supone un gran obstáculo para la igualdad entre hombres y mujeres, ya que ocupa el tiempo de las mujeres y les impide acceder a la educación, el trabajo digno, la salud y participar en política?
 
 
 
 


¿Qué el papel de la mujer, en el trabajo no remunerado del hogar, tiene un aporte fundamental en el bienestar de la población al realizar labores encaminadas a producir bienes y servicios que no se compran en el mercado, sea por cuestiones económicas o por costumbre (los alimentos requieren ser cocinados y servidos; la casa y su mobiliario necesitan limpieza y mantenimiento; los niños, los adultos mayores o las personas con alguna limitación física o mental necesitan atención y cuidados, etc.)

 
 
 


¿Qué el trabajo doméstico no remunerado debe ser una responsabilidad social y colectiva para los hombres y las mujeres, apoyado por el Estado, en lugar de caer enteramente sobre los hombros de la mujer?

 
 
 


Bien están todas estas cosas, pero yo pienso que, quizás, antes que nada,  hay algo que reivindicar en esta jornada: que el trabajo es más que un empleo. Pues el trabajo callado y acaso oculto que realizan las mujeres, es riqueza generada que no se registra como “renta nacional” en las estadísticas de tantos países; cuando, en realidad, es la que sostiene, tantas veces, el bienestar de muchas colectividades: familias, asociaciones, comunidades barriales, etc.



 
Sí en trabajo no remunerado, también es productivo y aporta riqueza, aunque no se “contabilice”, pero cubre muchas necesidades.

 
Por eso, es un día de “acción de gracias” hacia tantas mujeres (de todo el mundo) que han aportado, aportan, y seguirán aportando bienestar a quienes las rodean.

 
 
 


Rabindranath Tagore, decía así:

 
Te alabo, mujer, porque con una mirada

puedes robar al arpa toda su riqueza melodiosa,

y ni siquiera escuchas sus canciones.

Te adoro, porque pudiendo humillar

las cabezas más altivas del mundo,
amas a los desconocidos de la tierra.

Me conmueves porque con esos brazos,

cuya hermosura diera gloria a un rey,
son los esclavos diarios de tu hogar humilde.