Páginas vistas en total

martes, 17 de julio de 2018

CON VALENTÍA O...


CON MALA SUERTE

A veces… escuchamos o hasta decimos “esta persona ha tenido mala suerte en la vida”. Y ¡ya está! Nadie es culpable de cómo le fue o le van las cosas. Todo el problema es ¡la suerte! Porque nació en tal familia, en determinadas circunstancias o de cierta condición…  



Pero ¿y por qué alguien que llegó a la vida en circunstancias muy parecidas o hasta aún más drásticas salen para adelante y logran superar todas las circunstancias adversas, hasta alcanzar una vida digna y afortunada?



Quizás, seguramente, es que nuestras vidas tienen mucho de OPCIÓN. Y quienes se conforman con no luchar, quienes tienen miedo a arrostrar su realidad, a salir de su jaula o de su armario, a pelear por lo que desearían… ¡jamás verán la sonrisa de  la fortuna, el brillo de su estrella!  


Para ser felices, para disfrutar la vida, para tener el gozo de existir ¡es necesario (imprescindible) OPTAR POR SER!

Ser quien se es, por encima de todo. Trabajar por demostrar al mundo (sin miedo) que estamos en la vida ¡para ser quienes somos!, ¡cómo somos!


Ojalá sepamos hacerlo, cada día. Amén.