Páginas vistas en total

lunes, 6 de agosto de 2018

LA OTRA CARA DE LA REALIDAD

¿MIRAR PARA ADELANTE?
Mi madre decía que, “cuando nos llega un motivo de sufrimiento, lo mejor es mirar para atrás; no para adelante.”


Dicho de otro modo: pararnos a observar que hay personas que lo están pasando peor que lo que, en nuestro caso, estamos sufriendo. Seguro que, siempre, habrá alguien en peor situación. 


No mirar a quienes lo pasan mejor, sino peor; y eso nos hará ¡hasta optimistas! (no tiene por qué ser “consuelo de tontos”).


Si miramos siempre a los que están muy bien acomodados, puede que se nos despierte el sentimiento de la envidia. Y eso no es bueno, pues sólo puede llevar a amargarnos o al resentimiento (acaso el peor de todos los sentimientos que puede albergar el corazón humano).


Lo cual no quiere decir que esa sea nuestra norma de vida. Nunca hemos de renunciar a mirar al porvenir con ilusión. La mejor arma contra el pesimismo es el optimismo. Y eso quiere decir que la clave está en avanzar. Porque, sobre todo (es algo que nunca debemos olvidar): rendirse ¡nunca!