Páginas vistas en total

martes, 28 de enero de 2014

FÁBULA


 


LA MEDIO LLENA


Y LA MEDIO VACÍA


 

La vida no siempre es

tan exacta como un número;

que muchas veces cambia

según se la contempla.

 

Lo azul no es siempre igual,

mirado desde lo hondo

de la profundidad del mar

que desde lo más alto

de una gran torre vigía;

ni el rojo es bermellón

en todos los momentos

y acaso varía a carmesí,

pues depende, así, también

de uno u otro matiz.

 



Si la botella en cuestión está

del contenido a medias...

¿cómo es que estará ella?

 

¿Qué es lo que más impacta

a quien la observa triste?

¿Qué es lo que descubres

cuando la observas tú?

 

La medio llena es también

la que está medio vacía.

 



Medio llena de dolor

o vacía de ilusiones.

Medio vacía de ganas

y llena de cansancios.

Medio llena de esperanza

o vacía de amargura.

Media... sin apenas temor,

y con mucho optimismo.

 

Según desde donde la mires

y con los ojos que lo hagas,

es que la verás más llena

o, acaso, ya acabándose.

 


Quizás que lo importante

no esté en el contenido

sino, más bien, seguro,

en la concreta manera

de observar las cosas.

 

Todo es verdad... y también

así ¡todo es mentira!

 

Mas hay algo importante

que a cada quien depende:

si quiero ver el bien llegar,

seguro lo hallaré cada jornada,

pero si prefiero quedarme

en mirar lo que no, con tristeza,

es probable que nunca vea

lucir el sol de la esperanza

para llenar mis días de ilusión.

 



Si la melancolía lastimera

me lleva, acaso, a desistir

de creer que puedo ver

lo que aún busco ser o hacer

¿no será mejor creer

que, con paciencia, certera

podré lograrlo entero

y a total cabalidad?

 

La preocupada pesadumbre

vacía la vida de color;

la rebosante y viva alegría

llena de gozo el corazón.
 

 

¿Cómo miro el camino?

Lo que importa ¿es lo que aún

me queda por andar

o sólo valoro aquellos tramos

que ya anduve y dejé atrás?

 

¿Qué valoro de una amistad?

¿Los recuerdos de vivencias pasadas

o lo que espero, con ella, compartir 

desde ahora en adelante?
 

 

¿Cuál es mi verdadera edad?

¿La que tengo vivida, que pasó,

o la que aún me queda por vivir?

 

Yo prefiero mirar de abajo

a arriba... y siempre descubrir

que la botella que tengo delante

está siempre más llena que vacía.

 

 
  (en “Ácido desoxirribonucleico”)

19 comentarios:

  1. Te he leído. Me ha parecido la poesía sencillamente encantadora. Yo siempre veo todo que todo tiene solución si sabemos esperar lo conveniente.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó la poesía y lo que trasmite!!!!
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Depende del estado de ánimo cómo veamos las cosas. Se dice que el término medio es el equilibrio. Ojalá pudiésemos siempre ver con los ojos del optimismo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Está la botella medio llena o medio vacía? Mira a la vida cara a cara y exígele que te entregue una botella llena.
    Como decía Marañón:
    "Vivir no es sólo existir,sino existir y crear, saber gozar y sufrir y no dormir sin soñar. Descansar, es empezar a morir."
    ¡¡¡Gracias por se mi seguidor y visitar mi Espacio!!! Ya estoy siguiendo este pedazo de Espacio lleno de buena Poesía y, en verdad, Mágico!!!
    Un Saludo. Abrazos.

    Gregorio Marañó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, magnífica la frase que nos recuerdas de Marañón: "Vivir no es sólo existir, sino existir y crear, saber gozar y sufrir y no dormir sin soñar. Descansar, es empezar a morir."

      Eliminar
  5. Hola José María, yo también miro de abajo arriba, y aun dependiendo de la época siempre veo la botella medio llena, me queda mucho camino por andar, lo pasado ya no tiene misterio, y a mí siempre me gusta pensar en lo bueno que llegara pronto. Una entrada llena de razón para reflexionar ahora que no estoy en mi mejor época… ya sabes, el invierno y la melancolía siempre van juntos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. YO COMO CASI SIEMPRE LLEVO PRISA AL VER TAN LARGOS VERSO DE MOMENTO PENSE...UF NO PODRE ACABAR DE LEER PERO AMIGO SON UNOS VERSOS TAN BONITOS ,TAN NATURALES A LA VIDA MISMA QUE HASTA SE HIZO CORTA LA COPA Y LLENE LA MAS GRANDE ...PRECIOSOS VERSOS
    BESOS
    MARINA

    ResponderEliminar
  7. ¡Gracias! Brindemos siempre ¡con la copa más bien llena!

    ResponderEliminar
  8. GRACIAS A TI AMIGO ...BRINDEMOS DE NUEVO
    UN ABRAZO
    MARINA

    ResponderEliminar
  9. deseandote feliz fin de semana....
    un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
  10. Qué bonita reflexión.
    Yo siempre pienso que la botella nunca está medio vacía, pues lo que la completa y no se ve, es el aire. El aire la llena, por lo tanto nunca está media vacía.
    Gracias por visitar mi blog.
    Saludos
    Maru
    http://lulurulitos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Buenas tardes José María, yo también la veo medio llena y si no lo está, ya me encargo de llenarla con todo lo bueno que encuentro en la vida.
    Gracias por esta reflexión.
    Un abrazo
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bien! Que nunca nos falten cosas buenas, eso es.

      Eliminar
  12. Creo que siempre es mejor tratar de verla medio llena, lo pasado ya pasó y no tiene arreglo, pero si podemos arreglar lo venidero. Siempre hay que ser optimistas. Me ha encantado tu
    poema.
    Abrazos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Y sí, lo pasado ya es historia. Mejor vivir mirando para adelante.

      Eliminar
  13. Lo importante es tener una botella a la que mirar, llenar o vaciar según sea el momento. :)

    Me gustó: "¿Cuál es mi verdadera edad?
    ¿La que tengo vivida, que pasó,
    o la que aún me queda por vivir?" Es interesante ese cambio de perspectiva, poder mirar nuestra edad desde lo que nos falta por vivir, por hacer, por aún conocer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola Jose Maria, soy de las que piensa que el verla de una manera o de otra, varía con mi ánimo. Aunque predomina casi siempre el valor positivo. La edad es, `por una parte, evidente por la contabilidad del calendario, pero también subjetiva desde una mentalidad inquieta y en desarrollo. Asi que........me quedo con estas palabras, si me lo permites:
    "Me doy cuenta de que si fuera prudente, estable y estática, viviría en la muerte, por consiguiente, acepto la confusión, la incertidumbre, el miedo y los altibajos emocionales, porque ese es el es precio que estoy dispuesto a pagar por una vida fluida, perpleja y excitante".. (Carl Rogers)

    Saludos. Marinela

    ResponderEliminar