Páginas vistas en total

miércoles, 4 de septiembre de 2013

VIVIR ES TRANSMITIR VIDA: ser felices es compartir motivos de gozo, soñar con un Mundo Mejor.

 



Para avanzar en la vida, para llegar a cualquier parte que nos propongamos, es necesario creer en uno mismo y atreverse a pasar a la acción. Empezando por un paso al frente, pero siguiendo, con tesón, hasta lograr la meta propuesta.

Nadie pude crecer, dejar crecer dentro de sí algo nuevo, sólido y duradero sin dedicar a ello su tiempo y su energía, sin controlar los miedos y temores, sin abrirse a la esperanza con confianza en sí misma, en sí mismo.

Y hay actitudes que, todas las personas sin excepción, necesitamos desarrollar; como son la autoestima, la asertividad, la alegría de vivir, la esperanza, la confianza, la apertura al amor y la amistad…

Este es un ensayo de novela inspirada en la aventura de un profesor emérito que sigue amando a sus discípulos, después de dejar su cátedra, y continúa ejerciendo su vocación fuera de las aulas.

Desde este entrañable personaje y el grupo de jóvenes que busca, yo quiero realizar algo que, para mí es importante: cantar a la Vida

No disimulo mi interés por lo que es vivencia y fruto de toda existencia humana. Pero no quiero cantar solo. Quiero ir de la mano de más personas que también pretendas SER creadoras de aquello que soñamos, que deseamos, que queremos.

Donde sea, donde estemos, debemos esforzarnos por cambiar la realidad mundial. 

Cada persona puede colaborar en promover desarrollos justos igualitarios, adoptando actitudes positivas y creativas.

Si nos hacemos conscientes de que el futuro de la humanidad depende de nuestro esfuerzo, seguro que no nos importará entregarnos para dar lo mejor: para darnos personalmente en pro de esta Causa.


                                                                     José-María Fedriani

En la portada un astrolabio.



El astrolabio (buscador de estrellas) es un antiguo instrumento que era usado por los navegantes, astrónomos y científicos en general para localizar los astros y observar su movimiento, para determinar la hora local a partir de la latitud o, viceversa, para averiguar la latitud conociendo la hora. 

El astrolabio podemos decir, pues, que es (viéndolo con un significado intrínseco) aquel medio que permite conocer dónde se está en un momento determinado. Por eso, para algunas personas (yo lo entiendo así), el astrolabio es como un símbolo muy certero de “ayuda fundamental” para quienes buscan el sentido de su vida: algo básico para quienes necesitan una orientación para saber dónde se hallan y encontrar la dirección correcta hacia dónde dirigirse.